Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

FÓRMULA E | AD DIRIYAH

Bird gana con una sonrisa y dos recién llegados en el podio

El británico de Virgin tenía más ritmo que nadie y logró la primera victoria de la sexta temporada. Lotterer, 2º con Porsche y Vandoorne, 3º con Mercedes.

Bird gana con una sonrisa y dos recién llegados en el podio
Francois Nel Getty Images
Formula E Coche Formula E

Una bandada de cazas acompañando a un avión comercial, el verde y blanco de la bandera saudí dibujado en el cielo, el himno nacional sonando en el país que abrió sus puertas al mundo gracias a la llave que encontró la Fórmula E, y una sonrisa. Una sonrisa delatadora. Muchos la tenían en el comienzo de la sexta temporada en Arabia Saudí, pero ninguno como Sam Bird. Sabía que tenía un gran ritmo y que solo un error le dejó quinto aportándole de la pole. Lo subsanó con creces: ganó con el Virgin por delante de un magnífico Lotterer y un notable Vandoorne.

A pesar de que la pista no podía estar más sucia, la salida fue de lo más limpia. Sin toques, y sin adelantamientos. Sims, Vandoorne y De Vries se mantuvieron en el mismo orden, con la ventaja para los Mercedes de tener tras ellos un coche amigo, el Venturi de Mortara con su mismo motor, actuando de barrera improvisada con Bird, con mucho más ritmo pero sin hueco para demostrarlo. El comienzo de la carrera no tuvo más misterio, aunque seguro que Buemi diría lo contrario: su Nissan se paró en la segunda vuelta. Y Muller, con problemas, ni tomó la salida.

Clasificación de la primera carrera de la sexta temporada.

Todo se comenzó a apretar cuando las estrategias empezaron a jugar con el modo ataque. Como novedad, da más potencia (de 200 kv a 235) y se sitúa en zonas lentas para que activarlo suponga un mayor riesgo. Así, Bird pudo quitarse de encima a Mortara y acercarse a De Vries. Poco a poco, las diferencias se fueron reduciendo y la cabeza de carrera fue ganando unidades como en el juego de la serpiente. Los cuatro primeros, eran uno. O más bien, cinco, porque Lotterer se empeñó en que también contasen con él y su debutante Porsche.

Y entonces, de los ataques se pasó a la guerra. Con las activaciones de los segundos, y obligatorios, modos ataque, Sims y Lotterer pasaron de golpe a De Vries, que se fue desvaneciendo hasta caer a la sexta plaza. Pagó la novatada, mientras su compañero pasaba a Sims para tomar el liderato, aunque no le dudaría mucho… Vandoorne tardó demasiado tiempo en usar su segundo ataque y, cuando lo utilizó, Bird ya le había pasado, Lotterer también lo hizo y el Safety Car salía a pista por un accidente de Abt para hundir del todo su última ofensiva.

Apenas quedaban seis minutos para la bandera a cuadros cuando la carrera se neutralizó por el coche de seguridad, Bird se veía ya bañándose con confeti, no con champán porque estamos en Arabia, en lo más alto del primer podio de la temporada, y así fue. Una fiesta que compartió con las dos marcas recién llegadas: Porsche y Mercedes. Un comienzo esperanzador para ellos… y demoledor para Vergne. El bicampeón se retiró por avería tras salir undécimo. Esta vez le tocó a otro lucir sonrisa, la que se puso en la parrilla y ya no se le borró.