Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
Copa Libertadores

RAIDS

El Rally de Marruecos, la prueba del algodón para Alonso y Coma

La pareja española de Toyota se enfrenta a 2.500 km de tramos divididos en cinco jornadas y a los mejores pilotos, entre ellos, Sainz, Al Attiyah, Peterhansel o Roma.

Alonso y Coma con el Toyota en Marruecos.

Es como intentar capturar una serpiente. Te sitúas frente a ella con un gancho en las manos, la miras decidido, cara a cara, sin perder de vista su mirada un instante, sabiendo que el peligro puede estar en cada movimiento que hagas. Una mala decisión, un descuido, o simplemente un exceso de confianza, y habrá una desgracia. Eso es lo que se va a encontrar Alonso, junto a Coma, en las dunas: un peligro constante. En los circuitos conoces a la perfección cada curva, en los raids no sabes lo que puede haber tras la siguiente.

Una complicada transición que el asturiano se ha atrevido a afrontar en su reto de "ser un buen piloto en todo", también sobre la arena, y cuyo siguiente paso es el Rally de Marruecos, la cita final del Mundial de Cross-Country de la FIA. Cinco días (de hoy al miércoles), cerca de 2.500 kilómetros (casi 1.700 de especiales) y los mejores pilotos de raids. Competición al máximo nivel, la definitiva para saber si puede o no afrontar con garantías un desafío de la altura del Dakar. "Dependerá de las sensaciones" que tenga con el Totoya Hilux 314.

Se ha preparado a conciencia con cuatro intensas jornadas de test cerca de Erfoud (zona en la que trascurrirá el rally limitada al norte por Fez) en las que sumó 1.400 km y que le han servido para “aumentar” su experiencia. A su lado ha tenido la sabiduría y los consejos de Al Attiyah y De Villiers, compañeros y a la vez rivales que se han involucrado al máximo en la adaptación de Fernando. "Ha estado haciendo un muy buen trabajo", dice el primero. "Está aprendiendo muy rápido", corrobora el segundo.

Ellos serán dos referencias importantes con las que compararse, apunten más. La siguiente y más cercana, la de Carlos Sainz, que prepara el camino a su decimotercer Dakar tras anunciar que sigue con Mini y que, sin duda, es uno de los favoritos a ganar en Marruecos. Otra es la de Peterhansel, Monsieur Dakar, compañero del madrileño en X-Raid y rival de Al Attiyah por el Mundial. También está Nani Roma y su nuevo proyecto con Borgward. Y otros como Przygonski, Ten Brinke, Prokop…

Esteve, Subirats, Peña y Farrés, los dos últimos en side by side, completan la lista de españoles sobre cuatro ruedas. Pero el mundo estará pendiente de uno en concreto, de si es capaz de pasar la prueba del algodón. Hoy los primeros 330 km de especial. Cuidado con la serpiente...

Barreda, Santolino y Laia Sanz, bazas en motos

Laia Sanz en Marruecos.

No solo de cuatro ruedas irá la cosa en el Rally de Marruecos. La cita africana también es la que cierra el Mundial de Cross-Country de la FIM e igualmente servirá como la mejor preparación posible de cara al Dakar para pilotos de motos como Price, Walkner, Quintanilla, Benavides, Van Beveren o Sunderland, quien ya se proclamó campeón mundial en la anterior prueba de Chile.

Y, por supuesto, aquí también se hablará español con Joan Barreda, Lorenzo Santolino y Laia Sanz. Iban a ser cuatro, pero la baja de Oriol Mena tras lesionarse un hombro por una caída durante un entrenamiento los ha dejado en tres. "Estoy muy contenta de estar aquí porque el año pasado me perdí la carrera por enfermedad", dice Laia, que esta vez podrá preparase bien para el Dakar.

Comparten recorrido con los coches, aunque ayer ya comenzaron a competir en un prólogo de siete kilómetros por Fez que se completó en poco más de seis minutos y que deparó el primer líder: Walkner. El austriaco aventajó en dos segundos a Benavides y en cuatro a Sunderland. Barreda fue sexto, Santolino, 16º y Laia, 21ª. Pero será hoy cuando empiecen la verdadera competición en la primera etapa con final en Erfoud.