Competición
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
Bundesliga
Liga Portuguesa

F1 | HUNGRÍA | LIBRES 2

Cambios de motor de McLaren y Mercedes en un libre arruinado

Gasly fue el más rápido de la segunda sesión, pero sin rebajar los tiempos del primero con Hamilton, Verstappen y Vettel en décima y media. La lluvia invalidó el viernes.

Verstappen, ganador en Hockenheim, hizo el segundo mejor tiempo del día en el viernes de Hungría. F1 2019.
Charles Coates

A veces llueve y no queda más remedio que salir a mojarse. En Hockenheim, por ejemplo, porque había 25 puntos para el ganador y un gran premio de Fórmula 1 en juego. Pero en unos entrenamientos libres de Hungaroring con condiciones mixtas que no se esperan ni en la clasificación ni en la carrera, las escuderías vieron poco que rascar: segunda sesión muy 'light', rondando la decena de vueltas por coche y con tiempos muy pobres que no mejoraron los de la mañana, así que Hamilton se acuesta con el mejor crono del día seguido de Verstappen y Vettel, separados por una milésima entre ambos y no tan lejos de la cabeza. Lo más interesante del día: un par de trompos de 'Mad Max', accidente de Albon con el Toro Rosso y bonitas postales de derrapes sobre un encharcado asfalto.

Al menos el otro Red Bull, el de Pierre Gasly, se llevó la alegría de acabar al frente de una tabla de tiempos con cuatro compuestos diferentes de neumático en los cuatro primeros puestos. Ahora, conclusiones pocas en Hungría y mucha tarea pendiente para los Libres 3 y la clasificación. De hecho, fue un día de averías ciertamente llamativas: Bottas no marcó tiempo en la sesión inicial porque su equipo descubrió un fallo en el motor y decidió sustituirlo. Volvieron al que estrenó en Australia, cargadísimo de kilómetros pero con una fiabilidad implacable, aunque estrena batería y centralita para la carrera.

También en McLaren hubo maniobras de montaje: a Sainz le reemplazaron la unidad de potencia entre el primer entrenamiento y el segundo, en este caso se sacó el que estaba previsto utilizar durante todo el viernes, que es el mismo que estuvo muy cerca de romperse en Paul Ricard y que luego ha funcionado durante varios viernes. Fue por una fuga hidráulica, caso similar al de Lando Norris unas horas después. Si se perdió tiempo en pista poco importa, porque nadie más lo aprovechó. No fue su mejor viernes, aunque acaban en el top-10 de un circuito poco amigo con Norris, 8º y Sainz, 9º. De todas formas, la fiabilidad de Renault lleva en entredicho desde los primeros kilómetros de la temporada, a pesar de la mejora de prestaciones, y a la vuelta de las vacaciones se presume que llegará la próxima penalización por estrenar unidad. 

Un sector para cada coche

Aunque seguirá lloviendo hasta el mediodía del sábado, se espera que la clasificación (15:00 horas CET, Movistar F1) se celebre en condiciones de seco (la previsión de lluvia para esa hora es inferior al 15%). Igual la carrera, para cuando habrán subido ligeramente las temperaturas. El calor es lo único que puede limitar las posibilidades de Mercedes, que apunta de nuevo al doblete. El Ferrari es más rápido en el primer sector, el de la recta, y mucho más lento en el último, el de las curvas lentas. Red Bull hace justo lo contrario, aparentemente con más éxito en este trazado revirado. Las 'flechas de plata', equilibradas, lo hacen todo bien. Aunque tras el revolcón de Hockenheim, y con nubes negras sobre el cielo de Hungaroring, no es de extrañar que hayan preferido esconderse hasta ahora. Al menos en los últimos 20 minutos la mayoría de monoplazas regresó a la pista para justificar la entrada de los aficionados.