Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina
Copa Argentina
Talleres Talleres TLL

-

Banfield Banfield BNF

-

F1 | HUNGRÍA | MCLAREN

"Carlos Sainz marca la diferencia en el desarrollo del McLaren"

Tom Stallard, ingeniero de carrera de Sainz, charla con AS sobre su relación de trabajo: "Fue un alivio cuando le conocí en el test de Abu Dhabi".

Tom Stallard, ingeniero de carrera de Carlos Sainz en McLaren. F1 2019.
Zak Mauger

"Hace un año, cuando se anunció la alineación de McLaren para 2019, yo estaba bastante preocupado". Habla Tom Stallard, ingeniero de carrera del equipo de Woking, que por aquel entonces no tenía muchas referencias del madrileño y "sabía que con Lando, como ‘rookie’ sería difícil encontrar algunas necesidades". "Mi miedo era que Carlos fuera un piloto de ‘callar y correr’, ¿entonces quién iba a desarrollar el coche? En esa situación tienes que encontrar el ‘feedback’ en los datos de la telemetría, y es mucho más complicado. Por eso fue un alivio cuando le conocí en Abu Dhabi…", recuerda.

Se sienta para charlar con AS este británico, plata olímpica en el equipo de remo de Pekín 2008, uno de los pocos con permiso para entrar "en la cabeza del piloto". Graduado en Cambridge, fue ingeniero de carrera de Button y Vandoorne, ahora lo es de Sainz. Su toma de contacto en el test de Abu Dhabi sentó las bases del MCL34, hoy sólido cuarto coche: "Me impresionó que su conocimiento técnico es bastante bueno y tiene la mentalidad de desarrollar el coche en primera persona en vez de esperar al equipo. Allí pudimos hablar 18 horas diarias y llegamos a la conclusión de que la forma de pilotar el McLaren no era tan diferente de la del Renault".

"Como está viviendo en Woking puede venir más tiempo a la fábrica y allí pasamos mucho tiempo con Prodromou y el resto de gente de aerodinámica, y les está guiando mucho. Por ejemplo, tenemos unas condiciones concretas para el túnel del viento basadas en las debilidades que él identifica. En ese sentido, Carlos está marcando la diferencia en el desarrollo del coche a través de su ‘feedback", explica.

"Un piloto puede estar día y medio quejándose del coche, pero luego..."

Para este ingeniero, el piloto ideal debe “interactuar, discutir sobre los problemas del monoplaza, pero luego extraer el máximo. Estás un día y medio quejándote por lo terrible que es el coche, dices que es una mierda para que tus ingenieros puedan mejorarlo, pero luego tienes que cumplir con tu mejor vuelta posible en clasificación, y eso no es tan fácil psicológicamente”. Puede comparar los caracteres de sus tres pilotos McLaren: "Sin duda, Carlos habla más que ellos. Jenson tendía a ser bastante negativo subrayando todos los pequeños problemas, pero su punto fuerte es que era capaz de dejarlos atrás para extraer resultados. Stoffel no hablaba mucho y era más introvertido. Cuando las cosas no iban tan bien eso lo hacía un poco más difícil".

A estas alturas de la temporada, en Sainz quiere reforzar las clasificaciones para que tengan un impacto positivo en la carrera. "Los domingos ha sido muy fuerte, Mónaco fue un buen ejemplo por cómo apretó en las cuatro o cinco vueltas clave. En clasificación siempre ha sido bastante bueno en sus cuatro años y medio de F1 y ahora estamos trabajándolo. Ya vimos los primeros resultados en Alemania".

La relación entre ambos es "más que positiva", aunque su función como nexo no siempre sea cómoda en momentos de máxima tensión. "Hablamos mucho las cosas tras las carreras y sabemos qué decirnos. Para mí, una de las cosas más emocionantes de mi trabajo es estar dentro de la cabeza de un piloto cuando está compitiendo e intentar anticipar su pensamiento para tener lista la información que necesita, antes incluso de que la pregunte por radio. Como Carlos es comunicativo lo hace más fácil". Recuerda cómo en Alemania tuvo que calmarlo tras la salida de pista, y cómo de ahí llegó la mejor posición del año. "La rabia no tiene por qué ser mala y si el piloto es comunicativo puedes reaccionar y tratar los problemas. Pero es que además Carlos es muy rápido, que es lo más importante". Ahí está, lo más importante.