Competición
  • Tour Francia
  • Champions League
  • Europa League

F1 I GP DE MÓNACO

Ferrari identifica su punto débil y no está en el alerón delantero

Ferrari señala a los neumáticos: "No les culpamos, es un hecho"

FLORENT GOODEN / DPPI Media / AF

FLORENT GOODEN / DPPI Media / AF

Binotto explica lo que entienden en la Scuderia como "cambio de concepto" y señala a los neumáticos: "No les culpamos, pero es un hecho".

Montecarlo

Mattia Binotto, jefe de Ferrari, deslizó hace pocos días que se podría estudiar un "cambio de concepto" en el SF90 para corregir los problemas de rendimiento. Ahora, en Mónaco, se explica: "En las curvas lentas estamos perdiendo mucho tiempo en comparación con Mercedes". Entre los motivos señala a los neumáticos Pirelli: "Las gomas de este año son bastante diferentes de las del año pasado. No estoy culpando, es un hecho. Antes nos costaba enfriarlas y ahora cuesta calentarlas para alcanzar la ventana óptima para lograr agarre".

Eso se puede conseguir "fundamentalmente con carga aerodinámica". "Tenemos un coche eficiente en recta, pero no con la mayor carga aerodinámica de la parrilla. ¿El concepto? Depende de si quieres tener el coche más eficiente o el que genera más carga", afirma. "Tenemos un coche eficiente al que le falta un pico de carga aerodinámica en curvas de baja velocidad. Ya en los test de Barcelona probamos varias mejoras, pero quizás es el momento de preguntarnos a nosotros mismos si necesitamos buscar otros objetivos para alcanzar un rendimiento final".

No obstante, Binotto salva el alerón delantero del Ferrari, la pieza que más le diferencia del resto de coches de la parrilla: "Quizás no es la gran aerodinámica (la causa del problema). No tenemos que cambiar nuestro alerón delantero, que sea diferente de Mercedes no quiere decir que ya hayamos alcanzado nuestro máximo con él. No queremos cambiarlo, el estilo de Mercedes se valoró al principio del proyecto. Durante las temporadas compruebas lo que haces y no consideramos un cambio ahora". 

Aunque no todo se debe a la aerodinámica del Ferrari. "Es una interacción de todo. Sufrimos con las gomas, pero también hay una interacción mecánica y aerodinámica. Es un equilibrio, configuras el coche para que tenga alta velocidad y pierdes en el resto de curvas. Lo que nos falta es alcanzar el equilibrio entre todas las condiciones", dice el dirigente suizo.

Se trabajará en esos cambios sin que eso comprometa al monoplaza de 2020, tal como explica a As: "El proyecto del coche del año que viene ya está empezado hace varias semanas, o meses. Ya lo estamos desarrollando y para el verano lo normal es que el trabajo esté muy adelantado. Si hay que corregir algo para el año que viene también hay que hacerlo muy pronto. Estamos trabajando en paralelo porque este año necesitamos mejorar y tenemos mucho que aprender. Hay cosas que haremos en el coche actual que beneficiarán al de 2020".