F1 | MÓNACO | LIBRES 2

Mercedes aplica un correctivo y la zona media se comprime

Vettel acabó a siete décimas de Hamilton, el más rápido seguido de Bottas, pero Leclerc sufre para entrar en el top-10. McLaren paga la avería: Norris, 12º y Sainz, 13º.

Mónaco
0
Lewis Hamilton (Mercedes W10). Mónaco, F1 2019.
ANDREJ ISAKOVIC

Las calles de Mónaco ya son estrechas para circular por ellas con un pequeño utilitario a 30 kilómetros por hora. Hacerlo a 200 kilómetros por hora requiere de una precisión al límite, bailando a pocos centímetros de unos muros que castigan el más mínimo desliz y casi cualquier corrección. "Este circuito penaliza el error, que es lo más justo", remarca alguien que entiende mucho de carreras. Exprime al piloto al máximo, prueba todas sus habilidades. Pero no, a pesar de todo eso, que es cierto, Mercedes también está a un mundo de Ferrari, siete décimas, en el circuito más corto del Mundial.

Hamilton acabó la primera jornada de Mónaco por delante de Bottas aunque el margen es mínimo, 81 milésimas, ante la lucha por una pole que aquí si debería ser decisiva. Detrás Vettel quiere acercarse, pero su SF90 ya va al filo del límite. Le faltó poco para saludar al guardarraíl de Santa Devota, frenó su coche a tiempo y protestó por radio porque le habían montado unos neumáticos que no esperaba. El tetracampeón hizo el tercer mejor tiempo y no se puede decir que le fuera mal, porque Leclerc se encontró con casi todos los problemas posibles y acabó a cuatro décimas de su compañero que en este trazado es un mundo, del 3º al 10º.

Porque la zona media está más comprimida que nunca, en un segundo están estrujados del cuarto coche (Gasly, el mejor Red Bull) al 17º, y tampoco es que Vettel disponga de mucho margen, menos de una décima sobre el francés. Albon superó con el Toro Rosso a Verstappen aunque los problemas hidráulicos sacudieron a su RB15. Tras ellos una batalla cerrada entre Haas y Alfa Romeo por consolidarse en ese top-10 que puede dejar atrás en este circuito a McLaren. Norris y Sainz fueron 12º y 13º, castigados por una avería en la mañana (en la conexión del ERS con la batería) en el coche de Carlos que le dejó sin rodar. El madrileño es la referencia del equipo en los libres y en este circuito hacer kilómetros desde el primer día es muy importante. Empiezan con un gran retraso, aunque queda una mínima ventana para el optimismo: los mejores sectores de Sainz le habrían dejado varios puestos más adelante. Lando tuvo daños en el suelo de su monoplaza que también le devolvieron al garaje antes de tiempo.

Igualdad máxima, en cualquier caso, tanto entre los dos equipos que no son Mercedes como entre el resto de la parrilla, sin contar a Williams ni a Stroll, a un mundo de su compañero, Sergio Pérez, mientras dirige los reglajes de su Racing Point. Este viernes no hay actividad en pista para la F1, aunque aquí nadie descansa: Ferrari necesita acercarse y enderezar la situación de Leclerc para al menos consolidarse de cara al podio. Y el equipo de Brackley no quiere líos: si la ventaja es mayor, más seguro es el homenaje a Niki Lauda con el sexto doblete consecutivo. Y los que quedan…