Competición
  • Europa League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

MOTOGP

Márquez: "Yo nunca he tenido ningún problema con Rossi"

Rossi y Márquez en el podio de Argentina.

JUAN MABROMATA

AFP

El ilerdense explica cómo vivió su apretón de manos con el italiano en Termas: "Acepto sus felicitaciones y está claro que acepto sus saludos".

Rossi y Márquez se dieron la mano al acabar la carrera de MotoGP de Termas de Río Hondo, en el mismo escenario donde arrancaron sus famosos desencuentros, en 2015. Ahora, es la segunda vez que los dos pilotos más laureados en activo de MotoGP se estrechan la mano después de tener problemas entre ambos. La primera fue a pie de podio en Montmeló 2016, aún consternados por la triste pérdida de Luis Salom el viernes. La segunda llegó en la antesala del podio de Termas, después de que el año pasado Rossi le negara a Márquez la mano en plena rueda de prensa del GP de San Marino.

En Argentina fue Valentino el que dio el primer paso. Al ver pasar a Márquez a su lado, le dio un toque en el brazo en señal de reconocimiento por el carrerón que acababa de hacer su rival, y el del Repsol Honda le ofreció inmediatamente la mano, en señal de agradecimiento y para felicitarle también por su gran segundo puesto. Fue un instante rápido, pero con mucha carga emocional.

Márquez explicó la situación en 'El Larguero' de la Cadena SER y, sin darle demasiada importancia, sí que se le notaba contento con lo sucedido: "La verdad es que ha sido una carrera muy buena, donde lo he sabido gestionar muy bien. El momento se ha visto por las cámaras. Yo nunca he tenido un problema con él, de hecho, ya le tendí la mano en Misano y ya se la tendí aquí hace un año cuando pasó lo que pasó, porque asumí que era un error mío y fui penalizado por ello. Pero bueno, esta vez me ha felicitado y yo, sin ningún problema, le he dado la mano. Acepto sus felicitaciones y está claro que acepto sus saludos".

Márquez pidió perdón a la audiencia

Márquez fue el amo y señor del fin de semana del GP de Argentina. Protagonizó la anécdota de los libres al ir corriendo por el prado esquivando charcos, después de que se le saliera la cadena de su Honda; después firmó la pole número 81 de su carrera deportiva; y remató con la primera victoria del curso, inapelable, que además le puso líder de la general. El campeón tuvo todo bajo control, salvo una cosa por la que pidió perdón a la audiencia de 'Telecinco'.

"Siento justamente que su vuelta para dar las carreras en abierto haya coincidido con una victoria sin emoción por la escapada, pero quería quitarme una espina y ser muy rápido también con precisión", dijo tras ganar con 9.8 de ventaja sobre Rossi. Y es que el español en la primera vuelta ya tenía una ventaja de un segundo sobre el pelotón de perseguidores, que sí que ofreció una lucha muy animada, decidida en la última vuelta a favor de Rossi con un preciosa y contundente pasada sobre Dovzioso, que acabó tercero.