MOTOGP I GP DE AUSTRALIA

Maverick gana y corta la sequía de Yamaha 26 carreras después

Márquez quedó fuera de combate en la sexta vuelta, al tocarle Zarco en el final de recta y dañar su Honda. Bautista rozó el podio, tras Iannone y Dovizioso.

Philip Island

Al fin vuelve a celebrar Yamaha una victoria. Ha sido 26 carreras después del triunfo anterior (Assen 2017) y, contrariamente a lo que dice el peso de la historia, el que ha cortado la sequía de 25 carreras sin ganar no ha sido Rossi sino Maverick. Ha facilitado las cosas que Márquez se haya vuelto a topar con la maldición de Phillip Island a la semana de coronarse campeón de MotoGP…

Como ya sucediera en 2014 y en 2016, años en los que también llegaba al GP de Australia con el título recién ganado en Japón, Marc no ha podido acabar la carrera. Esta vez ha quedado fuera de combate en la sexta vuelta, cuando Zarzo le ha dado en el final de recta. El galo, que se fue al suelo de manera muy aparatosa, pero sin consecuencias, reconoció después que quizá debería haber frenado antes, porque fue él quien tocó la Honda para luego salir despedido por los aires.

El campeón, por su parte, vio impotente como se rompía el subchasis de su moto, quedando bailando el colín y la silleta, pero aceptó con deportividad lo sucedido y lo resumió todo en un lance de carrera, que se entiende más según él en esta pista porque con los rebufos es difícil frenar las motos en el final de recta.

Sacó provecho de ello Maverick, porque se ahorró dos adelantamientos tras otra mala salida. Pasó de la segunda plaza de la parrilla a la décima, pero esta vez supo ir quitándose luego pilotos de delante con una facilidad pasmosa. Se puso líder en la octava vuelta, con un interior de manual a Dovizioso, y desde ahí tiró hacia la meta en solitario. Llegó a gozar de cuatro segundos de ventaja, sin que nadie le inquietara, y las últimas vueltas se las pasó regulando, para recibir el banderazo a cuadros con segundo y medio de ventaja sobre Iannone, que superó a su vez a Dovizioso por 0.289.

Tras el de Yamaha quedó una entretenida batalla por las otras dos plazas de podio. Bautista, en su estreno como piloto oficial Ducati, llegó a rodar segundo, algo difícilmente imaginable viendo el transcurso de los entrenamientos, en los que se llegó a caer hasta tres veces. Sus ganas de demostrar el pilotazo que lleva dentro, aunque se haya quedado sin hueco en la parrilla para 2019 y se tenga que ir a las SBK, pudieron más que esos entrenamientos.

Al final acabó lo más arriba que podía acabar, justo por detrás de un Dovizioso que se está jugando el subcampeonato con Rossi, al que ahora le saca 15 puntos, después de que El Doctor acabara sexto, cediendo la quinta plaza ante el empuje de Rins en la misma línea de meta.

Con este triunfo de Maverick, el quinto desde que está en MotoGP (uno con Suzuki y cuatro con Yamaha), España se queda a una de las 600 victorias, con lo que muy mal se tiene que dar para que no llegue ya esa cifra redonda en las dos citas que quedan.

Sería bonito que llegase de la mano de Pedrosa, pero no se le ve en condiciones de ganar en estos momentos. En Australia se volvió a caer, en la curva 4, rodando lejos de la cabeza. Aleix ha terminado noveno, Torres 17º y ha abandonado Pol, por problemas con el neumático trasero de su KTM. 

0 Comentarios

Normas Mostrar