Barberá necesita engordar "cinco kilos como mínimo"

MOTO2 | GP DE ARGENTINA

Barberá necesita engordar "cinco kilos como mínimo"

Barberá necesita engordar "cinco kilos como mínimo"

Mela Chércoles

"Llevo seis o siete kilos de lastre en la moto, con placas de wolframio. Estoy hecho un tirillas. Peso 60 kilos y casi podría ir en la Moto3", dice.

Termas de Rio Hondo

Acostumbrado como está uno a pelear para bajar kilos, resulta chocante escuchar a un piloto de élite la necesidad que tiene y el esfuerzo que le supone ganar peso. Es el caso de Héctor Barberá, que esta temporada ha bajado de MotoGP a Moto2 y, por si el retroceso no tuviera suficientes complicaciones, se encuentra que entre él y su Kalex no llegan al peso mínimo obligatorio en la categoría de 217 kilos. Era de 215 hasta el año pasado, pero subió dos, y el valenciano, con sus 60 kilos, necesita llevar bastante lastre...

"Llevo seis o siete kilos de lastre en mi moto, con placas de wolframio. Estoy hecho un tirillas. Peso 60 kilos y casi podría ir en la Moto3. Me parece que Canet pesa 63 ó 64. Es una faena llevar tanto peso extra en la moto. Lo ponemos en la parte más baja de la moto, junto al motor, y supone un peso muerto que perjudica en las inercias, ya sea en las frenadas o al dar gas", asegura el del Pons HP40 desde la oficina de su equipo en el paddock de Termas de Río Hondo a este diario.

Baberá está buscando soluciones: "Estoy intentando coger algo más de peso, pero es imposible coger esa cantidad de músculo y, si lo hago de grasa, luego estás gordo. Yo creo que es más difícil ganar peso que pederlo, porque el peso de calidad, de músculo, crece poco a lo largo del año. Si lo quieres coger de volumen con pesas, luego vas lento. Cogerlo de grasa es fácil, pero luego sudas más, te deshidratas y no vas bien. Tengo que beber mucho durante el GP, para estar hidratado y procurar perder el menor peso posible, sin privarme de comer. Sin embargo, luego vuelvo a casa, me pongo a entrenar y pierdo peso. Con el mono y con todo doy 69 kilos y debería dar 79 u 80 para estar en el peso".

Al peso se añaden otros problemas, de diferente estilo de conducción y técnicos, porque ahora ha de tirar de embrague para cambiar de marchas: "Al inicio salía y no entendía nada. Tengo que usar el embrague que era algo que ya no llevaba en la MotoGP y no puedes dejar la moto parada, porque hay que dejarla correr mucho en la curva. Su conducción es más parecida a una 125 que a un 250, porque no tiene nada de potencia. Tengo que aprender a tenerla un poco más por la mano y la faena fue que en Jerez nos llovió en la pretemporada y sólo di 40 vueltas en tres días. Además, cuando me dieron el embrague nuevo, del que tenemos dos para toda la temporada, había mucha diferencia porque yo estaba rodando con embrafgues viejos y hace falta que el nuevo se ruede, que se suelte con kilómetros, para que no se me bloquee la rueda según lo suelto. Mi cerebro ya ha asumido el embrague y en esta pista me veo mejor".

El valenciano, en todo caso, se ve haciéndolo bien este año en la categoría intermedia, en la que debutó con el decimtercer puesto en Qatar: "Necesitaré dos o tres carreras para estar fino y a eso ayudaría estar en 65 kilos. Ahora peso 60 y necesito engordar 5 kilos como mínimo". Ojalá pudiera pasarle alguno de los que a mí me sobran...

0 Comentarios

Normas Mostrar