FÓRMULA 1 | GP DE MALASIA

El reto imposible de Sebastian Vettel contra Lewis Hamilton

El alemán, que ya remontó en dos de sus títulos, quiere ganar las seis carreras que quedan para lograr su quinta corona frente al británico.
Rally Dakar 2018 en directo online

Sepang
0
Sebastian Vettel con el Ferrari en Sepang.
EDGAR SU REUTERS

Aparenta tranquilidad, pero mira a todas partes Sebastian Vettel. Sabe que lo de Singapur fue un error no forzado que le impide mirar al horizonte con la tranquilidad que esperaba. Ahora necesita ganar. O abandonos de su rival. No hay otra cosa. Malasia, Japón, Estados Unidos, México, Brasil y Abu Dhabi. Esos seis países son la esperanza de Vettel para lograr un imposible, remontar 28 puntos a Lewis Hamilton en su Mercedes y conseguir el que sería su quinto título mundial, el primero con Ferrari en su tercer año con los italianos.

El alemán tiene claro lo que debe hacer y tiene esperanza en poder hacerlo: "Quiero ganar las próximas carreras y no necesito pensar en otra cosa. Creo que todavía podemos ganar y contar por nosotros mismos. Depende de nosotros hacer un buen uso de nuestro coche. Hemos demostrado en la mayoría de las carreras que somos competitivos y además queremos mejorar", señala el siempre ambicioso piloto germano.

¿Lo puede conseguir? Sin duda. Pero es difícil. Primero porque su coche no es el mejor, aunque está cerca de serlo. El Ferrari de Vettel es el más competitivo de la última década, pero no está, al menos en algunos circuitos, al mismo nivel que el Mercedes. Y cuando lo ha estado no siempre han sabido aprovecharlo, como es el caso de Singapur, aunque sí lo hicieron en Mónaco o Hungría. La segunda razón es que de los seis circuitos que quedan solo en tres (Japón, Austin y Abu Dhabi) pueden tener un monoplaza similar al Mercedes, en el resto (México y Brasil) el coche alemán debe estar por delante por motor. En Malasia el rendimiento también parece que será parejo. La tercera es el estado de forma de Hamilton, que al fin parece un piloto seguro de sí mismo que apenas comete errores, con una confianza ciega con su Mercedes.

Sin embargo Vettel ya lo ha hecho en dos ocasiones. La primera, 2010, cuando a falta de seis carreras estaba a 31 puntos de Hamilton en el Mundial. Entonces ganó tres carreras, hizo un cuarto puesto, un segundo y abandonó en otra, pero su rival no terminó dos grandes premios y además se vio superado también por Alonso. Entonces su actual equipo, con una estrategia terrible en Abu Dhabi, le regaló el Mundial que debió ser para el español. Pero lo logró. Y la segunda vez fue en 2012, entonces estaba a 29 puntos del asturiano a falta de seis carreras para el final, ganó tres, hizo un segundo, un tercero y el sexto de Brasil. Alonso hizo tres segundos y dos terceros, pero el abandono de Japón le dejó sin opciones, aquella vez que Kimi se lo llevó por delante en la salida.

En sus otros dos títulos Vettel no necesito de remontadas, en 2011 llegaba a 112 puntos a Alonso a estas alturas de la temporada y en 2013 eran 60 con el español. La diferencia es que llevaba un Red Bull con escapes sopladores que era muy superior al resto de coches. Ahora su Ferrari es un gran coche, pero no destaca de esa manera. Vettel está ante un imposible y casi nadie cree en su remontada. Pero él sí. Y a veces eso ya es bastante. ¿Lo conseguirá?