Competición
  • Champions League
Champions League
Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

Márquez: "No me preocupa que Rossi quiera buscar venganza"

MOTOGP | ENTREVISTA

Márquez: "No me preocupa que Rossi quiera buscar venganza"

Marc Márquez.

Dan Istitene

Entrevista con el campeón en la que quita importancia al papel que pueda jugar Valentino en el desenlace del Mundial. “Si eres el mejor no dependes de nadie”.

Entrevistar a Marc Márquez a los pocos días de que el Real Madrid pierda en casa con el Betis supone que te vacile nada más verle. Es futbolero y culé, con lo que hay pique sano con los madridistas. Ni dio tiempo a hacer la primera pregunta. Salió de su boca, con retranca: "¿Qué hacía el miércoles a eso de las doce menos cuarto de la noche? (Risas)".

-Pues ver al Madrid palmando sorprendentemente contra el Betis… ¿Le felicito ya por el título de Liga del Barça?

-(Más risas). Qué va, qué va. Todavía no somos campeones. Hace dos años le sacábamos al Madrid 12 o 13 puntos y ganamos sólo por uno. Hasta que no cae la bandera a cuadros… La plantilla que tiene el Madrid es para ganar en Europa y en España.

-Hablemos de motos. Vaya sorpresón la reaparición tan rápida de Rossi, sólo tres semanas después de haberse roto la pierna.

-Lo que más sorprende es la motivación que tiene para volver. Cuando te haces daño, lo que acorta plazos son las ganas de volver, pero estando en su situación, ya con una carrera perdida y estando lejos en el campeonato, sorprende su ilusión y sus ganas. Le hace volver su pasión por las motos. La misma ilusión que le lleva a conseguir los resultados que consigue con la edad que tiene (38 años) es la que le ha llevado a volver tan rápido. Ese es el secreto. Su pasión por las motos.

-¿En eso le gana Rossi?

-Mi pasión por las motos también es máxima. Vivo por y para ellas. No me imagino una vida sin las motos y ojalá pueda tener su pasión e ilusión por ellas cuando llegue a su edad.

Márquez y Rossi, en los Libres de MotorLand.

"A Rossi le hace volver antes su pasión por las motos, es el secreto"

-¿Hasta qué edad se ve dando gas sobre el asfalto?

-Ahora mismo te digo que hasta que el cuerpo aguante, pero las lesiones te tienen que respetar y es muy importante el entorno. Valentino ha hecho una cosa muy buena, que fue crear su academia. El simple hecho de entrenar con chavalines y estar con ellos, hablar y reírse con ellos, permite que nunca entrene solo y esto es lo que le hace seguir así. La motivación para las carreras siempre la tienes, pero la clave es tenerla para el día a día, porque cuesta un poco más el ir a entrenar, y a él le sale de esta manera.

-¿Se ve montando una academia de ese estilo en Cervera algún día? Aún a riesgo de que digan que copia a Rossi.

-(Sonrisas). No lo sé, pero tengo claro que, cuando me retire, de una manera u otra seguiré involucrado en el mundo de las motos, porque es mi pasión. Aquí hay muchos expilotos trabajando que podían quedarse en su casa y es por la pasión que sienten. A veces decimos que nos gustaría estar en una isla, pero a los diez días estaríamos aburridos y sin saber qué hacer.

-¿Le preocupa que Rossi pueda ser el árbitro del Mundial?

-No, porque creo que habrá más árbitros.

-Se lo digo porque él mantiene la teoría de que usted ayudó a Lorenzo a que le ganara hace dos temporadas. ¿No teme que pueda querer buscar venganza a su manera por aquello?

-Sí, pero… Seré claro. No me preocupa eso, porque si eres el mejor en la pista no dependes de nadie. Puede sonar arrogante o puede sonar de muchas maneras pero, si tú haces la faena bien hecha, ganas y vas más rápido que ellos.

-¿Y si alguien corre para evitar que ganes?

-Que no te pillen. Sales y te vas. Si vas más rápido no dependes de nadie.

-¿No contempla que, pese a ser más rápido, le puedan buscar el contacto en una frenada?

-En mi cabeza no se contempla esa posibilidad. Esperemos que se llegue mejor.

-Se ha llegado a tal punto en las redes sociales con tintes de hooliganismo a veces que eso es algo que se comenta, y los pitos que le dedicaron en Misano son más propios del fútbol que de las motos.

-(Se ríe). Claro. En el fútbol es multiplicado todo eso, pero es normal cuando un deporte crece como han crecido las motos. Antes lo seguían los entendidos y cuando crece llega a más gente y cada uno opina lo que quiere, habiendo gente que entiende más y que entiende menos. Para mí es bueno que crezca el deporte aunque también implique cosas malas.

-En Misano dio una lección en la pista y otra fuera de ella, pidiendo a sus aficionados que ellos nunca jaleen la caída de un piloto. ¿Le viene en el mejor momento correr en Aragón por todo lo que vivió en Misano?

-Es que no le doy importancia. No puedo perder el tiempo en eso si quiero ganar este Mundial. Después de la caída del warm up de Misano no podía estar pensando en que me habían pitado sino en saber por qué me había caído y cómo podía mejorar la moto para ganar la carrera.

"Este año voy al límite. Por eso son las 19 caídas que llevo"

-Algo sí que pensó porque lanzó besos a la grada.

-Hombre, está claro que escocer, escuece, y que te gustaría rebotarte, pero no ganas nada y ganan ellos, porque les das bombo.

-¿Cómo se gana este Mundial?

-Es el más apretado y de los más difíciles desde que yo estoy aquí. Es muy bonito para los espectadores y muy difícil para el equipo y los pilotos. ¿Cómo se gana? Una de las claves es olvidarte un poco de todo y centrarte en tu box, trabajando por y para lo tuyo. Con eso ya tienes algo ganado. Luego hay que tener un punto de suerte, pero esa suerte hay que perseguirla y buscarla. Yo digo que es un Mundial a tres, pero con la boca pequeña, porque Dani puede ganar aquí. Después de esta carrera estará todo más definido.

-¿Cree que los compañeros de equipo van a tener este año un papel más destacado que nunca con usted, Dovizioso y Maverick?

-Yo creo que sí, que se verán órdenes de equipo. No es una cosa que me guste, porque el primer rival es el compañero de equipo, pero hay una marca que ha invertido dinero y quiere ganar el Mundial. No se ha hecho nunca en Honda y no se ha hablado de esto. Espero que no haga falta hacerlo y que venga por sí solo. A ver qué pasa.

-¿Cuándo va a empezar a negociar su próximo contrato? En 2018 todos finalizan sus contratos y va a haber mucho ruido.

-Cada año se empieza a hablar antes. (Risas).

-¿No ha comentado ya nada con Honda para 2019? Uno de los rumores más comentados es que usted acabará algún día con KTM y los colores de Red Bull…

-No, no. (Risas). No se ha llegado a hablar nada porque yo tampoco quiero que se haga. El año pasado yo fui uno de los que más lo alargó. Tiene que ser una situación incómoda firmar en febrero, porque sabes que te vas a ir y tienes que trabajar con el equipo todo el año, como le pasó a Lorenzo. Yo prefiero ver cómo va todo y ahora mismo mi corazón es Honda. También hay momentos en los que el corazón se parte un poco.

-¿Cuáles son esos?

-Cuando la moto no está como quieres. Ahora estoy en un momento dulce en el que me sale todo y me encuentro cómodo, pero en las cinco primeras carreras era una odisea subirme a la moto.

-De todas las Honda que ha tenido la mejor fue la de 2014. ¿Se parece ésta a aquella?

-Sí, se parece, pero los otros han mejorado. A nivel de sensaciones me encuentro muy bien, me encuentro cómodo, pero se tiene que ir muy al límite. En 2014, me encontraba cómodo y podía mantener un pequeño margen sobre el límite, mientras que ahora voy al límite. Por eso son las 19 caídas que llevo.

-Me encanta cómo sabe controlar generalmente cuándo puede caerse y cuándo no.

-¡No me quiero caer nunca!

-Ya, pero entiende que forma parte del juego. ¿No cree que la caída del domingo por la mañana en Misano le salvó de caerse después en la carrera que ganó?

-Probablemente me hubiera caído sin esa caída, es cierto. Casi seguro al ochenta por ciento.

-¿Cómo se las apaña para no lesionarse con tantas caídas como lleva este año?

-Es más suerte que otra cosa. Está claro que la preparación física es importante, pero a veces me he roto cosas, como cuando me rompí el escafoides, con la tontería más absurda que puedas llegar a imaginar. A veces la caída más boba te puede lesionar.

-Gracias y buena suerte.

-Gracias y hasta otra.

0 Comentarios

Normas Mostrar