Competición
  • Clasificación Eurocopa

MOTOGP | GP DE LA REPÚBLICA CHECA

Triplete de Márquez, Pedrosa y Maverick para honrar a Nieto


Carrera MotoGP Jerez: GP de España

Ángel Nieto fue el origen de todo para las motos en nuestro país y sus herederos de hoy le han honrado en Brno de la mejor formar posible, con un triplete que vuelve a demostrar que España es la primera potencia en este deporte. Lo ha encabezado Márquez y ni que decir tiene que ha mirado al cielo señalando con los dedos índices para dedicarle el triunfo al doce más uno. Además, ha sido una victoria al más puro estilo Nieto, siendo el más listo de la parrilla. Y le han escoltado en el podio Pedrosa y Maverick. No ha podido acceder esta vez a él Rossi, que se ha vuelto a equivocar a la hora de elegir en qué momento cambiar de moto…

Y es que la carrera del GP de la República Checa de MotoGP ha arrancado con un leve chispeo, con el asfalto parcialmente mojado y con los pilotos optando por los neumáticos de lluvia. Eso ha propiciado una primera vuelta irreal, con Lorenzo poniéndose en cabeza con una diferencia de 0.741 sobre un Márquez al que seguían Dovizioso, Rossi, Maverick, Zarco y Pedrosa. Era todo mentira, al punto de que Marc se dejó adelantar para que no pudieran copiarle la estrategia y, a punto de completar la segunda vuelta, el del Repsol Honda les ganó a todos la carrera con su entrada a boxes para coger la moto con las gomas de seco. Ninguno de sus principales rivales pudo imitarle, porque les dejó pasar pícaramente delante. Después dijo que no perdió posiciones a propósito sino porque la rueda perdía agarre, pero muchos no le creemos. ¡Es un pillo!

Esa tempranera pasada por el pit lane le ha hecho caer provisionalmente hasta la decimonovena plaza y quedarse a 8.3 de la cabeza en el segundo paso por meta, pero estaba claro que se iba a poner primero si no arrancaba a llover, y no lo hizo. Consiguió liderar en la quinta vuelta, después de comerle tres segundos por parcial al trío de cabeza. Por insólito que parezca, en él permanecían Rossi y Dovizioso, dos de sus rivales en la pelea por el título, que hicieron la novatada de no entrar hasta la quinta vuelta. Craso error.

Cuando se estabilizaron las posiciones en la sexta vuelta con todos los pilotos ya habiendo efectuado el cambio de moto pertinente, el pupilo de Alzamora sacaba 17 segundos a Redding y Aleix, 18 a Abraham, 21 a Pedrosa, 22 a Petrucci, Rins y Crutchlow, 23 a Miller y Maverick, 25 a Baz, 27 a Pol y 28 a Rossi y Dovizioso, que marchaban decimocuarto y decimoquinto, respectivamente. Es decir, que les había metido un churro a todos con una jugada maestra, mejor incluso que la del año pasado en Alemania, porque aquella fue condicionada por el mal resultado que estaba arrastrando antes de pasar por el box. Esta vez les ha engañado a todos con alevosía y premeditación.

A partir de ahí, el ilerdense se ha dedicado a conservar su ventaja, para cruzar la meta con 12.4 sobre Pedrosa y 18.1 respecto a Maverick. Al de Yamaha se le vio muy contento porque, en otro fin de semana complicado para él, esta vez ha podido salvar los muebles con un buen tercero que le sigue situando como el segundo de la general. Eso sí, ahora está ya a 14 puntos de Márquez, aunque siete por delante de Dovizioso y ocho por delante de Rossi. De estos dos, demostró una vez más mucho más coraje Valentino que Andrea, porque su remontada le llevó hasta la cuarta plaza, posición que le ganó a Crutchlow en la última vuelta. El de Ducati, en cambio, sólo fue sexto, por delante de Petrucci, Aleix, Pol y Folger, que es el que cerró las diez primeras posiciones.

Rins ha terminado undécimo con una Suzuki algo tocada porque se la tiró la de su compañero Iannone cuando le tiró Aleix. Lorenzo ha sido 15º en otra paupérrima carrera vestido de rojo aunque esta vez por culpa del desastre que ha sido el box Ducati en los cambios de moto de sus pilotos. Le pidieron que entrara a cambiar de moto por el dashboard (la pizarra virtual), pero no la tenían lista y, además, cuando salió la puesta a punto llevaba reglajes mixtos, mitad para seco, mitad para mojado. Vamos, un desastre.

Respecto a los demás, Rabat fue 17º y Barberá 20º. El que no acabó fue Bautista, por caída cuando rodaba muy retrasado. Tendrá oportunidad de desquitarse el próximo domingo en Austria, donde la normalidad volverá al paddock y los hijos de Nieto, Gelete y Pablo, a sus puestos de trabajo. ¡Qué ganas de abrazarles tenemos muchos!