MOTO3

Moto3: María Herrera está a un paso de repetir con Laglisse

Nuevo giro en el futuro de la toledana y de la escudería madrileña, que tras cerrar por falta de patrocinio quiere hacer un equipo con ella. KTM decide en breve.

María Herrera está a un paso de seguir en el Mundial de Moto3

El incierto futuro de María Herrera en el Mundial de Moto3 se ha convertido en los últimos tiempos en un culebrón cuyo desenlace está próximo y, crucemos los dedos, todo a punta a que será con un final feliz. Y también con un giro inesperado en cuanto al compañero de viaje de la toledana se refiere...  La escudería Laglisse, la suya del año pasado, la misma que se ha visto obligada a cerrar el chiringuito para este curso por falta de patrocinador, es con la que está a punto de cerrar su regreso a la parrilla a lomos de una KTM, fábrica que ha de dar el OK definitivo para que esta noticia no tenga más vuelta de hoja ni más fiascos, como el que supuso verla a las puertas del RBA como compañera de Rodrigo y Guevara sin que finalmente se materializase una opción muy atractiva.

La piloto de Oropesa (Toledo) se encuentra desde hoy en Jerez, donde está el grueso de la parrilla entrenando, para subirse mañana a una de las KTM que el equipo Laglisse tiene para sus pilotos del FIM CEV Repsol, la moto de 2015 con el chasis de 2016, y así hacer sus primeros kilómetros de la pretemporada a la espera de que se cierre el acuerdo de manera definitiva. Ya ha ha conseguido lo más difícil, que era reunir el dinero necesario para poder afrontar la temporada, alrededor de medio millón de euros, cifra a la que ha llegado con el apoyo familiar y de patrocinadores que pronto se conocerán. La plaza la tiene, porque Dorna, el promotor, cuenta con ella, y también el equipo, porque Laglisse está bien visto en el campeonato y desde que anunció su salida del Mundial sabía que tenía las puertas abiertas para volver en cuanto se dieran las circunstancias. Y se han dado mucho antes de lo esperado...

Fuentes consultadas por este diario dan por seguro que María Herrera estará en la parrilla del 20 de marzo en Qatar y el único fleco que queda por rematar es que KTM dé el sí quiero para que pueda disponer ella también de una de sus motos de 2016, ya sea con los colores de la marca naranja o de Husqvarna, propiedad suya y con la que ya corrió la toledana en este mismo equipo el año pasado. Y a malas, siempre quedaría la opción de hacer el Mundial con la moto del CEV, pero eso es un Plan B en que de momento es mejor no tener demasiado en cuenta.