Impresiones al detalle

Dragon Ball Z Kakarot: impresiones tras jugar 3 horas

Bandai Namco nos invita a jugar 3 horas a Dragon Ball Z Kakarot en PS4, en las que controlamos a Goku, Gohan y Piccolo y nos enfrentamos a Vegeta.

La historia de Dragon Ball Z, con la que muchos y muchas crecimos, regresa una vez más con un lavado de cara que le sienta muy bien. Del extenso abanico de videojuegos basados en el universo de Dragon Ball que conocemos, Kakarot es especial por el hecho de sumar el género RPG a las batallas repletas de acción a las que estamos acostumbrados. Gracias a Bandai Namco, hemos podido ponernos a los mandos y jugar durante 3 horas al título un mes antes de su lanzamiento (el 17 de enero de 2020) en PC, PS4 y Xbox One. Si queréis descubrir qué nos ha parecido la obra de CyberConnect2, acompañadnos en este detallado texto.

Una historia que conocemos y un amplio elenco de personajes disponibles

El punto de partida de Dragon Ball Z Kakarot es el recuerdo que Goku guarda de la pelea contra Piccolo, ocurrida años atrás. Se trata de la primera escena de acción en la que podemos empezar a hacernos con los controles del juego. Tanto si hemos jugado anteriormente a títulos de la saga Dragon Ball como si no, os aseguramos que no os costará poneros en la piel de Goku y empezar a realizar ataques y esquivas, cargar Ki para ganar energía y lanzarla al contrincante, llevar a cabo súper-ataques y, en definitiva, vencer en todas las batallas que nos pongan por delante.

De vuelta al presente nos presentan a Raditz, un extraterrestre que se dirige a la Tierra con la misión de encontrar al llamado “Kakarot”. En cuanto a Goku, vive una vida feliz en compañía de su familia: su esposa Chi-Chi y su hijo Gohan (de 4 años). Al poco de avanzar en la historia también nos encontraremos con personajes tan míticos como Bulma, Muten Rōshi y Krillin, a los que se les unirán otros como Yamcha, Kami, Chaozu, Yajirobe, Enma Daio, Rey Kai, Nappa y Vegeta, entre otros, a medida que avance la trama. El punto extra a favor de Kakarot es el hecho de que podremos controlar a diversos de estos personajes, por lo que no todo el juego será desde la perspectiva jugable de Goku.

Como podéis comprobar, la historia que jugaremos en Dragon Ball Z Kakarot es la que ya conocemos del manga y el anime originales. Sabemos que el argumento repasa diversas sagas y por lo que hemos podido jugar en las mencionadas 3 horas en las que hemos estado a los mandos, confirmamos que la historia es prácticamente 1:1. Para que os hagáis una idea, ese tiempo de juego nos dio para completar unos 5 capítulos y conseguimos vencer a Raditz (terminando así su saga), empezar la del Entrenamiento y saltar a una partida más avanzada para enfrentarnos a Vegeta con la ayuda de Gohan y Krilin.

Además, en los pasados meses nos han confirmado muchos más personajes (y versiones avanzadas o fusionadas de los anteriores) tales como Vegito, Gotenks, Freezer, Cell y muchos otros. Con todo ello, el juego promete ser muy extenso en lo que a duración se refiere y fiel a la historia de Dragon Ball Z. Pero lo realmente importante aquí es lo que añade. Aquellos puntos en los que innova y que convierten a Kakarot en un juego que merece la pena ser jugado más allá de por el mero hecho de revivir la gran historia que cuenta.

Una serie de mundos semi-abiertos por explorar

Si volvemos al punto de inicio del juego, en el que Goku despierta de sus ensoñaciones, la tarea que debemos realizar es muy sencilla y mundana: recoger manzanas y algo de pescado para Chi-Chi. Controlamos a Goku y Gohan revolotea por los alrededores mientras paseamos por el primer escenario semi-abierto de muchos que tendremos el placer de visitar. Con tal de cumplir esta primera misión tan solo debemos pasar por encima de unos brillos que indican la presencia de ítems, en este caso en las copas de los árboles que señala el pequeño Gohan.

En cuanto a los peces, conseguimos atraparlos mediante un sencillo pero gracioso minijuego en el que Goku usará su cola de mono para pescar (o una caña en caso de llevar a otro personaje, como Vegeta). No tiene mayor misterio, tan solo debemos seleccionar un cebo, agitar la cola para que piquen y apretar el botón indicado en el momento idóneo con tal de hacernos con las presas. Gracias a esto podremos cocinarlas en una hoguera o bien en nuestro hogar y al ingerir las comidas que obtengamos conseguiremos efectos especiales y boosts en defensa o ataque, por ejemplo.

A medida que avancemos en la historia, los mundos disponibles se irán ampliando y podremos visitar un mayor número de localizaciones. Como hemos mencionado, se trata de mundos semi-abiertos, por lo que la exploración será un factor clave a la hora de descubrirlos. Podremos avanzar rápidamente gracias a la habilidad de volar, la nube Kinto y demás, a la par que recogemos Orbes Z (esenciales para adquirir Súper-ataques), nos detenemos allá donde queramos para recoger ítems y hablar con NPC que nos otorgarán misiones secundarias.

Durante nuestra sesión de juego pudimos llevar a cabo algunas de estas tareas opcionales y podemos afirmar que, a pesar de su sencillez, resultan interesantes con tal de adentrarnos de forma más profunda en el lore, reencontrarnos con diversos personajes que los más fans de la saga reconocerán de inmediato y obtener ítems útiles para desarrollar nuestras habilidades y mejorar nuestras estadísticas. Ejemplos de ello son encontrar un libro perdido o acabar con unos enemigos que atosigan una villa determinada.

Otro punto interesante que invita a la exploración de los mundos son los coleccionables, al menos los que pudimos descubrir en los primeros compases del juego. Se trata de una serie de fotografías que en realidad son fragmentos extraídos del anime original de Dragon Ball y que vendrán acompañadas de un recordatorio de esa parte concreta de la historia.

Por otro lado, el minijuego de la pesca no será el único que nos permita añadir momentos de diversión extra a la historia. Hace unos meses quedó confirmado que Kakarot tendrá disponible también un minijuego de Home Run, el cual recrea una escena del anime protagonizada por Gohan. Como éste, encontraremos más actividades que CyberConnect2 ha diseñado con tal de aportar una nueva dimensión a la historia de Goku y el resto de personajes de Dragon Ball Z.

El sistema de Emblemas del alma y Tablones comunitarios

En cuanto a las conexiones con estos personajes, el juego presenta un sistema de Tablones comunitarios que se irán desbloqueando a medida que conozcamos a más y más personajes. Algunos ejemplos que pudimos desbloquear en nuestra sesión de juego fueron el del Guerrero (habilidades que aumentan los parámetros del ki y los ataques), la Cocinera (aumentan los efectos positivos obtenidos de la comida), el Adulto (rebaja los precios en las tiendas y demás) y el de la Aventura (recuperar más salud, resistencia, etc. con ítems). Cada uno de ellos está relacionado con una serie de personajes, por lo que si queremos mejorar ese árbol de habilidades y hacernos con algunas de ellas deberemos completar misiones con determinados personajes o superar puntos clave de la historia.

Aquí es donde entran los Emblemas del Alma. Se trata de una especie de “fichas redondas” de cada uno de los personajes importantes que hay en la historia. Una vez que los obtengamos los debemos asignar a su tablón comunitario correspondiente (por ejemplo, Vegeta, Trunks y Goku en el del Guerrero), además de combinarlos entre ellos. Gracias a esto obtendremos potenciadores y bonificadores especiales.

Además, al combinar diferentes personajes entre sí también desbloquearemos diálogos exclusivos entre dichos personajes, por lo que esto aportará un valor extra al sistema de Tablones Comunitarios y Emblemas del Alma. El aprender a gestionarlo dependerá de nosotros y el tiempo que invirtamos en desarrollar estas relaciones mediante el cumplimiento de misiones secundarias y demás más allá del progreso por la línea principal de la historia.

Otro sistema útil que Dragon Ball Z Kakarot pone a nuestra disposición es el de los Campos de Entrenamiento. Están repartidos por diferentes zonas y nos permiten enfrentarnos a enemigos o guerreros Z a los que ya nos hayamos enfrentado en el pasado (incluso a nosotros mismos). Al completar dicho entrenamiento, aprenderemos nuevos súper ataques y potenciaremos los que ya tenemos. Un ejemplo de ello es convertir nuestro Kamehameha en un Superkamehameha.

Batallas repletas de acción y adrenalina

No podemos despedir este texto sin tratar el sistema de combate. A pesar de que el juego sea un RPG, la acción es una parte imprescindible de todo título de Dragon Ball que se precie y por ello pudimos disputar múltiples batallas en las 3 horas que estuvimos a los mandos. Para hacerlo contamos con una serie de sencillos controles que irán ganando en complejidad a medida que desbloqueemos súper ataques y nuevas habilidades.

Lo primero que debemos aprender es a esquivar y bloquear, además de a contraatacar cuando hagamos lo propio y a propinar diversos puñetazos y patadas sencillos si hablamos de combate cuerpo a cuerpo. Las bolas de energía sencillas son el método más efectivo y rápido para lanzar desde la distancia, mientras que el volar y desplazarnos rápidamente por el terreno de batalla nos ayudará a acercarnos al enemigo.

En cuanto a los súper ataques, debemos cargar la barra de ki antes de poder realizarlos. Como sabéis, podremos controlar a varios personajes (en nuestro caso pudimos controlar a Goku, Gohan y Piccolo) a lo largo de la aventura, por lo que cada uno de ellos cuenta con una serie de habilidades y ataques particulares. Aprender a usarlos y su rango de acierto (si son cuerpo a cuerpo o a distancia, en línea recta o persiguen al objetivo, por ejemplo) es clave con tal de acertar en el blanco e ir reduciendo poco a poco las diversas barras de vida con las que cuentan los enemigos. Por supuesto, las batallas más importantes contarán con diversas fases intercaladas con escenas cinemáticas épicas que parecen surgidas directamente del anime.

Para ayudar en la batalla contaremos con la asistencia de diversos personajes de apoyo, los cuales aparecerán en determinados puntos de la historia y algunas batallas para ayudarnos. No podemos controlarlos directamente, pero sí seleccionar cuándo queremos que realicen sus súper ataques con tal de ser estratégicos y combinarlos con los nuestros para vencer.

Subir de nivel y trabajar en mejorar nuestros ataques y habilidades de personaje será necesario si no queremos sudar al tener que enfrentarnos a los enemigos principales de la historia o a cualquier enemigo común que encontremos en el amplio mundo. Un detalle a agradecer es que podremos empezar batallas con diversos seres al toparnos con ellos en campo abierto y que algunos de ellos nos sobrepasarán en nivel. Esto crea una experiencia equilibrada en la que la dificultad del juego irá ligada a nuestro nivel de habilidad a los mandos o lo mucho que trabajemos en mejorar a nuestro protagonista.

En definitiva…

El apartado gráfico del juego, como podéis observar en las imágenes y vídeos que acompañan a este artículo, destaca por su color y definición, a la par que se mantiene fiel al estilo gráfico de calidad superior al que estamos acostumbrados. En lo técnico, por otro lado, hemos de señalar algunas bajadas de frames en escenas de mucha acción y tiempos de carga algo elevados. Nada de ello nos impidió progresar en la partida, por lo que no se trata de errores graves, pero sí son aspectos que agradeceríamos ver pulidos de cara al lanzamiento de Kakarot, el próximo 17 de enero.

Para concluir, debemos señalar el hecho de que al terminar con la larga sesión de juego nos quedamos con ganas de más. A pesar de que Dragon Ball Z Kakarot no innove demasiado en el apartado jugable (los minijuegos los hemos visto en múltiples ocasiones en otros títulos, los escenarios abiertos no son nada del otro mundo y las misiones secundarias resultan demasiado sencillas), sí que se agradece el toque RPG y de exploración. Estos dejan en manos del jugador el desarrollar tanto como quieran sus habilidades, relaciones con personajes y demás (que hemos comentado en párrafos anteriores) o bien dejarlo todo de lado con tal de centrarnos en las misiones principales.

La historia de Dragon Ball Z Kakarot ya la tenemos vista y muchos nos la sabemos al detalle, pero aun así resulta agradable la sensación de nostalgia que nos invade al revivir las míticas escenas del anime y el manga una vez más, en buena calidad gráfica y con la opción de controlar a los personajes más memorables de la saga. El poder vivir de primera mano esas batallas que los Guerreros Z libraron contra todos los enemigos que querían destruir el planeta Tierra.

Esta extensa y emocionante historia regresará a nuestras consolas PS4 y Xbox One, además de a PC, el próximo día 17 de enero de 2020. Habrá que esperar a ese momento para comprobar al 100% el resultado del trabajo de CyberConnect2 y Bandai Namco Entertainment, pero lo que podemos avanzar por ahora es que nos ha dejado con un buen sabor de boca.

Dragon Ball Z Kakarot

Dragon Ball Z Kakarot, conocido hasta su presentación oficial como Dragon Ball Game Project Z: Action RPG, es un nuevo título de acción RPG basado en el popular manganime a cargo de CyberConnect2 y Bandai Namco para PC, PlayStation 4 y Xbox One. Explora lugares nuevos y vive aventuras increíbles mientras avanzas en la historia y forjas tu amistad con los héroes del universo de Dragon Ball Z como Goku, Vegeta, Piccolo, Gohan y muchos más.

Dragon Ball Z Kakarot

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...