7 juegos de Microsoft para 2020

X019: Bleeding Edge, impresiones

Probamos la última build de Bleeding Edge durante el festival X019 en la ciudad de Londres.

Bleeding Edge se convirtió en una de las principales atracciones de X019. Ninja Theory experimenta con nuevos horizontes en un título multijugador de demostrado potencial a lo largo de su fase de prueba alpha. Lo que comenzó como un desarrollo “pequeño” se ha convertido en pilar fundamental de la oferta en línea de Xbox Game Pass durante la primera mitad de 2020.

En MeriStation hemos podido acceder a parte de su oferta multijugador de manos de sus desarrolladores.

Elige tu héroe

Gran parte del atractivo jugable de Bleeding Edge pasa por sus personajes. El elenco dispar elegido para representar el primer paso del equipo dentro de Xbox Game Studios recuerda a otros títulos bajo el mismo perfil. Nos referimos, evidentemente, a la vertiente hero shooter con nombres de la talla de Overwatch o Rainbow Six: Siege.

Sendos juegos brillan tras la pantalla por la fuerte representación de sus personajes. No es solo la manera en la que funcionan, sino cómo calan dentro de la comunidad. Pese a que desde la barrera puede parecer lo contrario, el equipo ha puesto especial énfasis en su iconografía, en la manera de desenvolverse a los mandos. Un héroe lo es todo, y más en un juego donde desempeñamos un rol específico. Una vez lo ves en movimiento sabes perfectamente de qué se trata.

Tampoco se anda con medias tintas: los once personajes elegidos hasta la fecha se dividen según su papel en el campo de batalla. No es posible duplicarlos en una misma partida, lo que fuerza a los jugadores a coordinarse desde la primera imagen de la partida. Nos sorprende la gran presencia de héroes ofensivos, que duplican su número respecto a sanadores y tanques.

Durante la partida tuvimos la ocasión de rotar entre los dos extremos, tanto el apoyo de los healers como el daño y la movilidad de los asesinos. El logro de Bleeding Edge en este sentido es transmitir la sensación de que seas quien seas tienes el poder de cambiar las tornas junto a tus amigos. Desempeñando el primer rol no sentimos que nos quedábamos atrás; todo lo contrario. Teníamos las suficientes herramientas para poder brillar de una forma creativa y vistosa en lo visual.

Mientras escupíamos veneno con la serpiente que rodea a Kulev, teníamos la oportunidad de influir en las mentes de los rivales de dos maneras creativas: copiando su elección para añadir una copia exacta entre nuestras filas (manejada por la CPU), o la capacidad de controlar a un rival durante unos segundos mediante su habilidad definitiva.

En el otro lado de la balanza se encuentra Daemon, una especie de samurai mezclado con temática urbana que ofrece una de los mayores rangos de movimiento vistos en la prueba. El golpe de efecto de este personaje radica en la forma en la que puede potenciar su habilidad entre sí. Por ejemplo, si pulsamos Y podremos hacernos invisibles por unos instantes; si durante ese periodo volvemos a presionar el mismo botón, dormiremos al rival. Las combinaciones son múltiples, ya que dependiendo de la acción mutará hacia otras alternativas.

Diversión directa

Cuando las tortas vuelan en el campo de batalla, no hay vuelta atrás. Tan solo necesitamos cinco minutos en el Dojo, rectángulo donde aprender los movimientos a modo de tutorial, para comprender cómo sacar partido al potencial básico que ofrece nuestro personaje. Se rompen las barreras altas que diluyen la experiencia entre los neófitos y quienes han dedicado multitud de horas.

El modo al que pudimos acceder consistía en la captura de tres puntos de control alrededor de un mapa pequeño pero complejo. El clasicismo de su propuesta choca por la interpretación que toma de sus raíces. Dependiendo del momento de la partida variará entre unos y otros, lo que pondrá a prueba la capacidad de coordinación de los jugadores.

Puede sonar a tópico. Bleeding Edge sufre de la influencia del moba por encima de cualquier otro género o subgénero. Si profundizamos en el mapa vemos que tomar un pasillo sin la compañía del resto de tu equipo puede ser una trampa mortal. Se castigan las teamfights perdidas, el no conocer exactamente qué es lo que necesita tu equipo en el momento correcto.

Todo ello con una suavidad que le hace estar lejos de tener una factura menor. Sobre todo nos referimos a las transiciones de los golpes, sus movimientos y la entrada del monopatín, el objeto que hace las veces de montura. Pequeños ingredientes que le convierten en una experiencia que rehuye de los lobos solitarios. Mención especial al trabajo en el equilibrio. Pese a estar todavía a más de cuatro meses de su lanzamiento, parece que el haber dado acceso a la comunidad ha servido para entablar una experiencia justa y vitaminada.

Estrella de Xbox Game Pass

Sus responsables nos comentan la respuesta positiva de la comunidad entre los canales de información oficiales. Ese discord al que se aludió durante el último Xbox Inside es un punto de encuentro entre los usuarios que tienen en su haber el acceso a las pruebas técnicas, donde se comparten sensaciones y se ayuda a los desarrolladores con impresiones de primera mano.

Bleeding Edge nos encantó. Tan simple como eso. La mezcla de componentes de varios géneros le sientan de maravilla a una acción en tercera persona que funciona como un reloj. Su llegada de lanzamiento a Xbox Game Pass le dará la oportunidad, al igual que Sea of Thieves, de formar una comunidad a corto y medio plazo.

Todos los usuarios del servicio y quienes reserven el juego podrán participar en las dos betas privadas, previstas para el 14 de febrero y el 13 de marzo. Las sensaciones viéndolo por una pantalla no tienen nada que ver con lo que se siente al estar a los mandos. Bleeding Edge gana en las distancias cortas cuando demuestra de lo que es capaz.

Su lanzamiento está previsto para el próximo 24 de marzo en Xbox One y Windows 10.

Bleeding Edge

Elige a tu luchador y únete a un equipo de renegados supercargados de los lugares más marginados de la sociedad: quema caucho como la valiente y bella Buttercup con sus brazos de buzzsaw desmontables, rompe todo como el rockero Black Metal Nidhoggr con sus electrizantes solos de guitarra o arrasa las calles como el Ninja más buscado de Nueva York, Daemon. Bleeding Edge es un título de acción y lucha por equipos de 4 v 4 a cargo de Ninja Theory y Xbox Game Studios para PC y Xbox One.

Bleeding Edge

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...