Reflexiones e ideas

Naoki Yoshida y el éxito de Final Fantasy XIV, una historia de reinvención

Final Fantasy XIV: Shadowbringers
Final Fantasy XIV: Shadowbringers

El juego, que afronta una nueva etapa con Shadowbringers, suma más de 16 millones de jugadores registrados y planea tener más expansiones en el futuro.

Final Fantasy XIV se ha consolidado como uno de los mayores éxitos en el género de los MMORPG, aunque estuvo cerca de quedar fuera del mercado tras un inicio donde Square Enix parecía no dar con la tecla. Naoki Yoshida fue el responsable de retomar la dirección del título con A Real Reborn y Stormblood, pero es ahora cuando afronta su reto más personal, Shadowbringers, que considera es la expansión más completa. Pudimos charlar con él en Gamescom 2019.

Yoshida no se había enfrentado a un MMO hasta Final Fantasy XIV. A sus 46 años de edad, el también conocido como Yoshi-P ha producido obras durante más de dos décadas, incluso juegos de cartas en máquinas arcade como Dragon Quest: Monster Battle Road. El punto en común en la mayoría de ellos, incluso en otros donde ha participado de forma más ejecutiva como en Dragon Quest Builders, es que suelen ser considerados éxitos por crítica y ventas.

Pero con Final Fantasy XIV Online era distinto: no tenía referencias. Lo que sí tenía eran referentes, como Ultima Online, EverQuest, Dark Age of Camelot y el incombustible World of Warcraft. También un equipo dispuesto a coger el timón y dar un giro de ciento ochenta grados, una especie de órdago: darlo todo por una nueva idea.

“Estuvo a punto de ser un fracaso”

Naoki Yoshida
Naoki Yoshida | Imagen: PlayStation Blog

“Hay muchos factores que han influido en el hecho de estar donde estamos actualmente, pero lo que ha hecho grande a Final Fantasy XIV es su idiosincrasia única”, comenzaba diciendo. “La versión original de Final Fantasy XIV fue un auténtico desastre”, decía con rotundidad. Sincero, añade que “nos dejó en una situación devastadora; estuvo a punto de ser un fracaso. Tuvo muy mala acogida; pudo ser no solo el final de Final Fantasy XIV sino también el de la franquicia Final Fantasy en su conjunto”. Contundente, pero consciente.

No lo tenían todo perdido, era cuestión de aprender a leer el lenguaje del MMORPG, el de la saga Final Fantasy —la que más facturación ha reportado en las cuentas de Square Enix en toda su historia— y aplicarlo en esta idea. Quizá llegaron demasiado pronto; quizá se adelantaron y era más una cuestión de esperar, pero optaron por macerar el producto, hacerlo más completo y eliminar barreras. También por aplicar pequeños cambios de calidad de vida. Pulir el diamante que tenían entre manos y volver a intentarlo. Si la única vía para evitar el abismo era a través de una expansión y volver a empezar, eso es lo que iban a hacer. Y así lo hicieron.

Analizar de los errores cometidos para pasar página

“Nuestra compañía en su conjunto se reorganizó, de arriba abajo. Nos dijimos: ‘tenemos que hacer algo’. Necesitábamos empezar de cero, poner de nuevo los pies en la tierra y comenzar desde el principio”, insistía Yoshida mucho más serio. Tras una pequeña pausa y un momento de reflexión, el creativo estira los brazos y volvió a mirar hacia arriba: “Teníamos la voluntad de hacer las cosas bien, de traer de vuelta el juego [FFXIV] al mercado”, continuaba.

Porque de inicio se cometieron errores reconocidos por ellos mismos: obsesión con la calidad gráfica, falta de conocimientos en los MMO y, por último, el convencimiento de que todos los problemas se podían corregir con meros parches.

Pero ¿cómo traer de vuelta Final Fantasy XIV?

“Lo primero que tuvimos que hacer es ser honestos con nosotros mismos y con el producto que queríamos ofrecer. Para eso tuvimos que mejorar nuestra política de comunicación con la comunidad de jugadores”. De nuevo, la idea inicial: entender el lenguaje del género y hablar la misma lengua que sus jugadores. El equipo de Yoshida se encontraba en un escenario muy particular, necesitaban saber qué es lo que pedían exactamente. Al fin y al cabo, a principios de década los jugadores de una saga tan arraigada a las consolas no estaban acostumbrados a pagar periódicamente por un videojuego, sino a pagar una sola vez por una experiencia aderezada por una buena historia y decenas de horas de contenido.

Todo eso se debía migrar, pero de forma masiva, con una buena infraestructura en línea y un trabajo donde los 365 días del año todo tenía que fluir como la seda.

“Teníamos que entender que nosotros también somos jugadores y nos gusta que nos comuniquen las cosas”, añade, porque la solución era eliminar barreras. “Decidimos hacer algo todos juntos”. Construir en base al consenso. “Todo esto afecto a nuestros procesos creativos, cambiamos nuestra forma de trabajar”, añadía. “Los jugadores en sí mismos tenían la oportunidad de participar en lo que poco a poco fue convirtiéndose en un auténtico éxito”.

Las claves del éxito según Naoki Yoshida

“Un aspecto clave para estar donde nos encontramos ahora fue priorizar que recuperáramos la confianza de nuestros jugadores”, que no siempre estuvo garantizada. Los foros, redes sociales y demás espacios de expresión pública mostraron mucho malestar con las etapas iniciales e intermedias de este viaje con la decimocuarta entrega numerada de la serie. Tomaron nota, aseguran. “Fuimos capaces de pedir una disculpa con el paso del tiempo a través de un mensaje: ‘esto es un título para nuestros jugadores’. La experiencia de juego es el factor más importante. Llegó un momento en que nos enfocamos más en la satisfacción que evocábamos a la comunidad que en el propio negocio, queríamos ofrecer una buena experiencia”, subrayaba.

La declaración encaja con la situación financiera que empezó a vivir Square Enix en los dos últimos años, cuando a través de sus áreas de negocio digitales, en dispositivos móviles y con obras como Final Fantasy XV y Dragon Quest XI, permitieron tener bien cubiertas sus tres principales focos de ingresos: consolas, PC y smartphones. Tener solvencia económica permitió no tener que preocuparse tanto de las cifras, elemento que nunca dejó de estar presente porque, como en todo juego online, no se permiten los altibajos.

Ellos lo sabían bien, comenzaron abajo. “Otro punto clave es que, en esos momentos [en los 2010-2015] había muchos y muy fuertes MMORPG en el mercado. Teníamos que dotar a Final Fantasy XIV de algo único, algo que solo tuviese él. Crear una buena experiencia. Pero cuando logramos alcanzar la calidad que deseábamos, lo más complicado fue mantener esas cotas de calidad alcanzadas”. Terminaba diciendo a este respecto que “Combinar todos estos factores nos condujo a donde estamos ahora mismo”, con un Final Fantasy XIV Shadowbringers que sigue dando la razón a quien un día decidió poner a Yoshida al mando de esta entrega.

“Sí, habrá más expansiones en el futuro”

Shadowbringers es la tercera gran expansión de contenidos, donde Hydaelyn ofrece nuevas historias a partir de lo ya narrado, un escenario donde el Imperio y los Ascians elevarán el nivel de peligro a un nuevo nivel. Los Gunbreakers son una de las novedades principales; un nuevo oficio basado en el uso del Sable Pistola de Final Fantasy VIII. Llama la atención que, según nos dijeron, otra de las metas con esta expansión fue democratizar la entrada de nuevos jugadores a través de la accesibilidad. Más formas de jugar y más atractivas, sin abrumar a quien no se ha acercado al título ni en la propuesta original ni en las dos expansiones precedentes. Por otro lado, las Vieras son una nueva raza jugable, algo que fue muy pedido por parte de la comunidad. Se añaden también novedades en el sistema FATE, misiones secundarias y ajustes en las acciones de roles.

El nuevo nivel máximo es el nivel 80, que seguramente no sea el último puesto que su intención es continuar sacando más expansiones en el futuro. Así nos lo dijeron, sin titubeos: está previsto que haya más expansiones en el futuro. Esto no ha hecho más que empezar.

Cuando preguntamos a Yoshida cuánto tiempo quería que durase el juego en el mercado, habló de “todos los años que sean posibles”, un objetivo que ya dijo en el pasado, con motivo del lanzamiento de A Real Reborn, cuando el producto estaba mucho menos maduro que ahora. “No hemos alcanzado nuestro pico de jugadores, tampoco de ventas. Todavía tenemos un gran margen de crecimiento y queremos seguir creciendo con determinación. Es muy raro si nos paramos a pensar cuándo terminará todo esto. Por eso nos decimos, ‘¿cuándo volveremos a tener una oportunidad como ésta?’ Posiblemente una vez en la vida, así que estamos constantemente intentando dar el 100%, dar lo mejor de nosotros mismos”, continuaba antes de hacer una nueva pausa.

Yoshida se mostró igualmente consciente de que estar tan alto es algo que no dura para siempre y que, tarde o temprano, vendrán momentos duros. “Tenemos que continuar trabajando con todo el equipo para mantenernos así. Y sí, habrá más expansiones en el futuro”.

El aprendizaje de estos nueve años

Un proceso continuo de aprendizaje donde destacan que “Tomar nota del feedback constante de los jugadores es lo que nos ha llevado hasta aquí, porque nos ha servido también para elegir cómo queríamos diseñar el lore y el universo del juego; no solo para el presente sino también para futuras implementaciones”. Escuchar a la comunidad no solo para corregir errores sino para pensar cómo hacer futuros contenidos, así es como se hizo Shadowbringers, en esencia.

El equipo de Naoki Yoshida regresa ahora a Japón con la intención de seguir aportando contenido y trabajar en equipo “cada día” con pequeñas implementaciones donde calibrar la reacción de los jugadores. “Siempre intentamos reflexionar si cada pequeño cambio tendrá un efecto positivo o negativo en nuestra comunidad y así seguir sumando”. Hasta ahora, 16 millones de jugadores registrados (dos millones más en los últimos nueve meses) y la intención activa de llevar el juego en un futuro a plataformas como Google Stadia. Tras PlayStation 4 y PC, el directivo piensa ya en Microsoft, en Nintendo y en Google, pero no hay nada que anunciar en estos momentos.

Nueve años en el mercado con la sensación de que el camino es todavía largo y que el universo Final Fantasy XIV tiene aún muchas cosas que decir.

Final Fantasy XIV: Shadowbringers

Final Fantasy XIV: Shadowbringers es una nueva expansión para el popular MMORPG de Square Enix para PC y PlayStation 4. Explora nuevos entornos impresionantes, descubre nuevas razas exóticas, domina nuevos oficios apasionantes y lucha junto a los PNJ más legendarios gracias al nuevo sistema Trust en tu nueva aventura como guerrero de la oscuridad.

Final Fantasy XIV: Shadowbringers

Que "chuminadas" le pediriais a la Next Gen?

No hablo de hardware (la APU en si), ni efectos graficos, hablo de esos detallitos que no todos agradecen...hasta que los necesitas. Por ejemplo, a mi me gustaria que se conservase todo lo que tienen ahora mismo en OneX (la entrada HDMI (si, la uso), 1440p para monitores, lector 4K, etc) pero me...