Beta

Gears 5, impresiones del multijugador

Probamos la beta multijugador de Gears 5, lo nuevo de The Coalition para Xbox One y Windows 10. El multijugador más estable que se recuerda en la saga.

La imagen del último fin de semana ha pasado por la vuelta de uno de los buques insignia de Microsoft. Por fin Gears 5 se ha paseado durante unos días por nuestras consolas (y ordenadores), tiempo suficiente para confirmar sensaciones y devolver la ilusión entre la comunidad. Pese a los problemas propios en sus primeras horas, una vez se despejaron los servidores encontramos una entrega que difiere en perspectiva respecto a la saga.

The Coalition ha creado una herramienta competitiva, un campo de batalla pensado para que el mundo de los eSport sepa aprovecharlo sin olvidar, obviamente, al jugador tradicional. La fórmula sigue en la misma sintonía Gears of War, salvo por pequeños cambios a nivel gunplay que mejoran más si cabe la manera en la que aprovechamos el armamento.

La mejor experiencia Gears of War competitiva

Así de claro. Nunca antes habíamos vivido la faceta multijugador de la franquicia de esta manera. La estabilidad es total, ningún agente externo se entromete para entorpecer el duelo de jugadores. Tanto el código en línea como el ticket rate de los servidores habían sido una de las críticas más comentadas entre sus seguidores. Si bien el trabajo real comenzó con su antecesor, la inclusión de servidores de 60hz ha permitido que la detección de disparos sea fiel. No hay combate más justo en su más de diez años en el mercado. ¿La experiencia Gears definitiva? Apunta a ello.

Pese a que en términos jugables estemos ante ‘lo mismo de siempre’, sí que hay que poner en valor algunas decisiones clave para que el nuevo ecosistema funcione. Es el caso de la Gnasher, cuya recarga activa ha cambiado por completo su funcionamiento. Ahora, hacer una recarga perfecta no bonifica el daño de las balas de ese cargador, sino que lo rellenará por completo. En cambio, si la colocamos en el segundo valor, obtendremos la mitad de balas. Este cambio elimina por completo la estrategia previa a los duelos para pasar a la acción que dependa en exclusiva de la pericia del jugador.

Esto, unido a la rapidez de estos encuentros, permiten brindarnos uno de los mejores combates con escopeta jamás vistos desde la primera entrega allá por 2006. Se ha convertido en un arma letal en distancias cortas, de mayor rango de poder por cada cartucho, cuyo índice de daño podremos ver en las marcas de impacto que aparecerán sobre la mira. Todo está diseñado al milímetro para que el jugador experimentado pueda ser consciente de sus acciones en cualquier momento. Precisión de cirujano al servicio del mundo de la competición en línea.

Otro de los cambios que merecen especial atención es la posibilidad de realizar headshots con cualquier arma, incluso con las automáticas estilo lancer. Nunca antes cualquier arma había sido de tanta utilidad en manos habilidosas. Lo normal en los torneos hasta el momento era utilizar el spray de los rifles de asalto para tumbar a los enemigos desde lejos. De este modo se marcaba territorio tanto en zonas de objetivo como en los picks del armamento. La posibilidad de romper la cabeza por daño acumulado permite utilizar estas armas con mayor precisión, es decir, aprovechar al máximo sus capacidades.

Tanto el personaje como las transiciones entre las coberturas se sienten más ágiles, lejos de la pesadez de movimientos vista años atrás. En cuanto a experimentación, recuerda a lo que People Can Fly intentó con Judgement; romper el combate estático para dejar al jugador un mayor número de acciones en circunstancias de combate. Para muchos quizá haya llegado tarde, pero en pleno 2019 era necesario tener un shooter de garantías dentro de la división Xbox.

Las dos caras del multijugador

Este primer fin de semana de beta deja claras las intenciones de The Coalition. La base de jugadores en Estados Unidos y el Sur de América siempre ha impulsado la salud de su sistema en línea. Sin su presencia, la población caería sensiblemente. Es por ello que la forma en la que se ha moldeado el sistema en línea de Gears 5 haya sido siempre sobre la corriente de opinión de sus usuarios más fieles.

Comentábamos párrafos atrás las grandes diferencias entre la oferta social y competitiva. En lo primero, se notan los esfuerzos por reinterpretar los modos de juego clásicos para que sirvan como campo de entrenamiento para la verdadera experiencia Gears. De esta forma nace Arcade, una nueva forma de jugar a Duelo por Equipos. Cada personaje disponible cuenta con una serie de ventajas pasivas y su propio árbol de armamento, del que podrá hacer uso mediante la obtención de monedas por cada baja. Por ejemplo, Marcus Fénix se desliza más rápido por las coberturas, y es el único que puede comprar un martillo y la gnasher. Cabe señalar que en el competitivo se eliminan las clases comentadas del modo arcade, se juega con las reglas de siempre.

En cualquier momento puedes acceder a esta tienda, puesto que la obtención de la compra es inmediata. Cuanto más matemos, más dinero obtendremos para recargar la munición del arma elegida o simplemente devastar al enemigo con la más cara de las tres. Acción directa y sin filtros. Todo lo contrario que Escalada competitiva, ya conocido por los veteranos. Este rey de la colina al mejor de siete rondas requiere de cooperación total con el equipo. Más de veinte minutos de partida que dejan de las mejores experiencias que se pueden vivir en Gears of War. Incluida la selección de las armas que aparecerán en los puntos clave por el mapa. Tú eliges qué es lo mejor para la escuadra.

Ambas caras del juego se complementan, tanto como preparatorio como para demostrar de qué pasta estamos hechos. Todavía queda por confirmar el resto de modos de juegos que le acompañarán una vez llegue el próximo 10 de septiembre; un número reducido siempre viene bien para aunar el máximo número de jugadores posibles. También queda por ver el número de mapas final, aunque los vistos en la beta siguen la misma línea simétrica pensada para el combate cercano. En concreto, Distrito mantiene un alto nivel de calidad.

Vuelve la ilusión

A falta de comprobar qué nos depará la historia principal, este pequeño aperitivo del multijugador sirve para afianzar el compromiso de The Coalition por facilitar la mejor experiencia en línea a todos los amantes de la marca. Manteniendo un perfil bajo, nos han brindado una beta que rezuma sabor a producto final. Pocos anticipos de este tipo han funcionado tan bien como la de Gears 5 (obviando las colas de las primeras horas). En el plano técnico, 60 imágenes por segundos sin atisbo de caídas. Un portento técnico en la versión de Xbox One X, utilizada para estas impresiones.

Queda por ver si el buen trabajo se mantiene en el resto de apartados, pero lo que está claro es que el juego viene para erigirse como uno de los competitivos más sólidos y divertidos de lo que llevamos de generación en Xbox One.

Gears 5

Gears of War 5 es la quinta entrega de la saga de acción y disparos de The Coalition y Microsoft para PC y Xbox One. La dependencia que tienen los seres humanos en la tecnología se ha convertido en su perdición y los enemigos se unen para destruir todos los supervivientes. Como Kait, viaja al pasado para revelar los orígenes de los Locust y lucha con tu equipo para proteger lo que haya quedado.

Gears 5

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...