El arte de la guerra

Entramos en la fortaleza de Conqueror's Blade

Presentamos armas en la beta cerrada de Conqueror's Blade, donde nos convertiremos en señores de la guerra

Conqueror’s Blade está afilando sus espadas antes de su lanzamiento para PC Windows, cuya fecha aún no ha sido anunciada. Desarrollado por Booming Games y publicado por My.Com, este multijugador masivo online free-to-play emprende una gesta de gran envergadura: convertirnos en un señor de la guerra y sumergirnos en un mundo abierto y vivo, en el que múltiples casas defienden su territorio y conquistan dominios. Este fin de semana, se ha abierto el rastrillo para una beta cerrada en la que MeriStation hemos presentado armas.

El sello distintivo de Conqueror’s Blade es una representación de la Edad Media despojada de los elementos sobrenaturales que han permeado en nuestro imaginario gracias a la ficción fantástico-medieval. En la misma línea hemos conocido For Honor, centrado en combates entre ejércitos medievales, y Mount & Blade, que también aspira al realismo histórico.

Del feudo a la conquista

La arquitectura lúdica de Conqueror’s Blade es tan compleja que podemos sentirnos algo abrumados al zambullirnos en su mundo. No obstante, el camino del arte de la guerra está bien guiado e invita al jugador a invertir horas con sumo gusto. Empezamos con la creación de un héroe, cuyo género y aspecto podemos personalizar, y después, a través de decisiones narrativas, repartimos los puntos entre los atributos de Fuerza, Entereza, Agilidad y Armadura. Tras ello, nos especializaremosentre 10 clases que cubren casi todos los estilos de juego: hacha de petos, espada larga y escudo, mosquete, lanza, arco, espada corta y escudo, doble empuñadura, guja, nodachi y arco corto. A medida que adquiramos maestría en el combate, podremos emplear puntos de habilidad en su respectivo árbol y así otorgarnos una libertad bélica más suculenta.

En nuestro feudo, podremos completar un hilo de misionesintroductorias a las vastas mecánicas de Conqueror’s Blade. Empezaremos haciéndonos con un ejército, pequeño en sus inicios y que irá creciendo a medida que nos curtamos en el combate, investiguemos nuevas edades históricas que darán paso a nuevas unidades. Nuestra carrera como señor de la guerra incluirá la dirección de nuestras tropas, nuestro dominio de armas, así como el control de artillería, torres de asedio, escaleras y arietes; todo ello con el fin de defender nuestro hogar y extender nuestros dominios. También hay que mantener nuestro feudo abastecido con recursos, que recolectaremos en nuestras incursiones al exterior y que necesitaremos para crear nuevas unidades y armamento.

Cuando nos lancemos a la conquista de nuevos territorios, saldremos del feudo en compañía de nuestros hombres, teniendo en cuenta que llegamos alimentos que se consumirán en nuestros viajes. Fuera del terreno seguro, nos expondremos a ser asaltos por nuestros rivales y enzarzarnos en una batalla en la que mediremos nuestras fuerzas. Al llegar a las fortalezas ajenas, podemos lanzarnos al asedio, para lo cual deberemos poner en marcha nuestras dotes estratégicas y adaptarlas según el momento: ordenar a nuestras tropas defender un punto o atacar a un bando, centrarnos en el disparo de artillería y asegurarnos que nos defienden, etc. Para afianzar la conquista, deberemos tomar una serie de puntos clave y, en el caso de estar en el bando opuesto, defenderlos. Las batallas, cuyo máximo alcanza el 15 VS 15, resultan un choque de armas espectacular, donde debemos mantener la mente despierta y ágil para moldear nuestra táctica a la situación. Las unidades que perdamos no se repondrán, si bien nuestro héroe sí podrá regresar al combate después de morir. En cuanto a la duración, ésta dependerá del tamaño de los ejércitos que participan y la dimensión del terreno donde tenga lugar la contienda.

Guerra de clanes

A través del tablón de anuncios y del chat de Conqueror’s Blade, podremos contactar otros jugadores y buscar una casa a la que servir y con la queconsquistar otros feudos. También serán habituales las estrategias del metajuego, donde dos casas se alíen contra una tercera temporalmente. Por otro lado, si no nos seduce la idea de comprometernos con un clan, podemos seguir nuestro rumbo en solitario, ya sea progresando a través de partidas esporádicas o alquilarnos como mercenarios para casas ajenas.

Dentro de nuestro feudo, se nos encargará un hilo de misiones con el que nos familiarizaremos con las mecánicas principales y adquirir una soltura muy valiosa antes de enfrentarnos a otros jugadores. Si bien el diseño de estas misiones adapta la curva de aprendizaje de un juego muy complejo, sí se echa en falta un poco de profundidad narrativa que haga sentir más vivos a los PNJs que nos rodean.

En Conqueror’s Blade, tanto si hay guerra activa como si deseamos seguir nuestro ritmo, podemos acceder a partidas rápidas para aprender diferentes artes de guerra: expedición, asedio, defensa… Podemos tomarnos entre modo como un entrenamiento contra la IA y una forma efectiva de aprender a manejarse entre batallas complejas; o bien medirnos contra otros jugadores y examinar nuestras ventajas e inconvenientes estratégicos.

El camino de un señor de la guerra

Convertirnos en señores de la guerra requiere paciencia y dedicación en un camino de autosuperación, por otro lado, muy grato. Conqueror’s Blade logra mantener viva la sed de dominio y tentarnos a volver a por más. Siempre hay una misión que cumplir o más terreno que conquistar y, con cada paso en la progresión, se reaviva el deseo de poner en marcha nuestras habilidades y unidades recién adquiridas.

Cabe destacar la potencia gráfica que despliega el motor CHAOS, que se ha mantenido estable durante nuestras partidas en este fin de semana. La fluidez de los combates se sostiene en las batallas masivas, y es de admirar la delicadeza en los detalles de escenarios y su iluminación, coherente con los ciclos de día y noche y en los fenómenos climáticos, los cuales afectan a la visibilidad de la batalla. La música es otro elemento elogiable: la melodía folk que nos abraza dentro del feudo es hogareña y amable, como una lectura al calor de la chimenea; por otro lado, en las etapas bélicas del juego los temas épicos nos enardecen durante la encarnizada pugna por la victoria.

Por supuesto, Conqueror’s Blade tiene arañazos técnicos que debe pulir antes de su lanzamiento, como la misión de los bandidos imposible de iniciar. Con todo, lo que hemos apreciado en esta beta cerrada nos ha dejado muy buen sabor de boca y mucha sed de conquista, que esperamos saciar en la próxima beta abierta, cuya fecha aún queda pendiente, así como la de su lanzamiento definitivo.

Conqueror's Blade

Conqueror's Blade es un MMORPG free-to-play a cargo de Booming Games y my.com para PC que mezcla elementos de estrategia y acción táctica con grandes enfrentamientos medievales.

Conqueror's Blade

Cosas nuevas

Por fin estoy aquí! Después de casi cinco años viviendo en Berlín, trabajando, aprendiendo inglés y viviendo el sueño europeo termino una etapa y empiezo otra. Una etapa nueva en Madrid que empiezo con ...