Guarda bien tu disco

Alan Wake y la fecha de caducidad: preservación y retrocompatibilidad

Alan Wake
Alan Wake

O tienes el disco original o nada. Xbox One vuelve a dar motivos para defender la retrocompatibilidad en un momento donde algunos juegos desaparecen.

No son pocos los videojuegos que se quedan prácticamente inservibles cuando las tiendas digitales deciden que ha llegado el final. Hace solo unas semanas nos hacíamos eco del caso de ModNation Racers, un título que nos gustó en su momento por su original propuesta, que mezclaba lo mejor de Mario Kart con los elementos más característicos del ADN de Little Big Planet: crea, juega, comparte. Por desgracia, el cierre de servidores del título exclusivo de Sony hace que esa ingente cantidad de contenido creada durante ocho años pase a ser inaccesible. Para siempre. Por suerte, insertar el disco sigue siendo posible…

…Y es la única manera de acceder a otros videojuegos de gran calado como Alan Wake. Un texto que recomendamos leer de nuestro compañero Borja Ruete es éste sobre Final Fantasy VIII, que pone de manifiesto la importancia de preservar el videojuego como elemento cultural no efímero. En ocasiones donde se pierde el código original se convierte en una tarea imposible rescatar aquellas obras de hace décadas en un entorno digital actual o incluso remasterizar.

Y ahora qué

Sin embargo, ahora nos encontramos con un problema añadido como es la desaparición de juegos digitales en las tiendas virtuales de compañías como Nintendo, Sony o Microsoft. Ha pasado con los juegos de Wii Ware, aquellos pequeños títulos de Wii en su ya cerrada aplicación de compras digitales; ya pasó con algunos juegos de Sony como PlayStation All-Stars Battle Royale, aunque de distinta manera; y ha pasado recientemente con Forza Horizon 2, la excelente obra de Playground Games que comenzó una trilogía de ensueño en Xbox One culminada con el reciente Forza Horizon 4.

Wii Ware
Wii Ware, ¿cómo recuperarlos?

Nombres como Everything Old Is New Again, You, Me, and the Cubes, MaBoShi’s Arcade, Snowpack Park o Bonsai Barber ya no se pueden comprar (ni jugar, si no los compraste) de ninguna manera, solo optando por la emulación y de formas alejadas de lo legal. Esos proyectos de Wii Ware se han borrado de un plumazo de la historia del medio. Si quieres echarle horas a Forza Horizon 2, así como sus dos expansiones, o las compraste en su día o no podrás jugarlas salvo que alguien conocido ya las tenga descargadas. El juego completo sigue pudiendo ejecutarse, pero sin el atractivo con el que fue diseñado originalmente. Un disco que hay que cuidar como oro en paño.

El caso del juego de Remedy Entertainment

Alan Wake
Alan Wake

Es por ello que nos viene a la cabeza ahora el caso de Alan Wake. Haciendo un poco de memoria, Remedy Entertainment fue la propia encargada de comunicar que el título iba a desaparecer de todas las tiendas digitales, que vino acompañada de una oferta previa a su expiración de nada menos que el 90%, otra forma de decir implícitamente que, o lo compras a este precio, o no lo vas a volver a ver jamás de forma tan accesible sin ser gratis.

Ese 12 de mayo fue el último día para hacerse con él, un título nacido en Xbox 360 allá por 2010 (un par de años después en PC) y que calificamos en esta casa de excelente. Jugabilidad, juego de luces y sombras, ambientación, doblaje de esos a los que nos acostumbró Microsoft la pasada generación y, para más inri, una narrativa donde todo parecía ir sobre ruedas hasta el final.

Por suerte, Alan Wake se vio recompensado por la retrocompatibilidad, una suerte de ángel de la guarda que permite que hoy podamos seguir jugando al título en consolas actuales (Xbox One) tras su adiós de las tiendas. Cualquier modelo de la actual máquina doméstica de Microsoft nos permite jugar al título como el primer día; o mejor aún, ya que el parche que se aplica al introducir el disco nos invita a pensar una vez más en eso de las remasterizaciones gratuitas. Digital Foundry calificó en su momento de maravilloso lo que se había hecho con este trabajo de retrocompatibilidad.

Este regalo al juego de Remedy se hizo oficial tras la llegada de Quantum Break a las tiendas, pero por desgracia un año después el disco original es la única forma de seguir disfrutando de un título que, por motivos que se nos escapan, no volveremos a ver en la Xbox Store nunca más. Con este panorama sobre la mesa, se vuelve a hacer imprescindible no olvidar el formato físico —aunque con cada vez menos cuota de mercado por el crecimiento de lo digital— será dentro de unos años la única forma de rescatar recuerdos con juegos que dejan de servir para las compañías cuando se cumple su malograda fecha de caducidad.

Retrocompatibilidad al rescate.

Alan Wake

Como Alan Wake, deberás sobrevivir a una historia de terror psicológico en un diminuto pueblo costero donde la oscuridad parece cernirse sobre tu presencia.

Alan Wake