Un Barrio remodelado

NBA 2K19, impresiones finales

Pedro Herrero

Probamos nuevamente NBA 2K19, pudiendo profundizar en sus novedades jugables, así como en el nuevo Barrio.

No es sencilo encontrarse una franquicia cumpliendo nada menos que 20 años, mucho menos hacerlo prácticamente sin altibajos, y es que hace tan solo unos días pudimos presenciar la celebración del lanzamiento inminente de NBA 2K19, y de paso, de las dos décadas de esta IP de referencia en el género deportivo. La presentación en sociedad tuvo lugar en Brooklyn, hasta donde nos desplazamos para poder ampliar las primeras impresiones que ya pudimos vislumbrar hace unas semanas, cuando disfrutamos de nuestros primeros partidos entre Los Angeles Lakers y Golden State Warriors. Esta vez, existía la posibilidad de elegir los equipos para disputar un encuentro, con lo que ha sido posible profundizar un poco más en el sistema Takeover y otras novedades jugables, aunque bien es cierto que el epicentro de las noticias al respecto se han estado centrando en el modo Mi Carrera.

Así ha evolucionado NBA 2K

Uno de los aspectos que más nos llamó la atención durante los partidos que jugamos fue lo complicado que es conseguir un tiro abierto. A pesar de circular el balón y buscar buenas posiciones, la grandísima mayoría de lanzamientos que llevábamos a cabo terminaban siendo contested shots, es decir, tiros bien defendidos o que eran punteados en última instancia. La NBA y el baloncesto en general ha sufrido muchos cambios en los últimos años, y el tiro de media distancia es una rareza poco rentable que ha quedado desechada por una gran cantidad de equipos, algo que se va a ver reflejado en NBA 2K19, ya que la dificultad para anotar estos lanzamientos rara vez compensa para conseguir sumar tan solo dos puntos, lo mismo que una bandeja y un punto menos que un paso o dos atrás. De hecho, hace tan solo unos días Mike Wang, director de gameplay, ha asegurado que será aún más desafiante anotar desde 5 o 6 metros en la versión final, también en el Parque y Pro Am, ya que lo más probable es que en el pertinente parche de lanzamiento lleguen un buen puñado de correcciones y balanceos en la jugabilidad.

En este sentido pudimos profundizar en dos de los aspectos que creemos que más han evolucionado durante estos meses, y uno de ellos es el sistema de robos. Con solo dos equipos -Lakers y Warriors- comprobamos que robar el balón con jugadores como Rajon Rondo tiene mayores posibilidades de éxito, claro, pero después de jugar aún más, sabemos que es una cuestión de, sobre todo, timing y vulnerabilidad del atacante. Se trata de encontrar el momento justo para atacar el balón, ya que si este está bien protegido por el manejador, será un intento en vano, pero si lo hacemos en un cambio de mano o posición, podremos acabar haciéndonos con la pelota, y es algo que comprobamos manejando a otros buenos ladrones como nuestro compatriota Ricky Rubio.

Y dicho sea de paso, fuimos testigos de muchas jugadas de struggling, es decir, aquellas en las que el balón está vivo pero no en posesión de ninguno de los equipos, con lo que se da una situación en la que los jugadores pelean por él, y es aquí donde se aprecian no ya una física de la pelota muy mejorada, sino una cantidad enorme de nuevas animaciones. De hecho, sorprende la velocidad con la que los jugadores reaccionan en estas circunstancias, y en momentos como estos se nos retrotrae a otras épocas como los 90, donde la defensa era imperante.

Pero por supuesto hay que hablar también del sistema Takeover, un cambio hacia el realismo -aún mayor- del que ya hablamos en nuestras primeras impresiones y con el que, como explicábamos entonces, se trata de la clásica racha de cada jugador, pero ya no supone un incremento en sus ratings en general, sino en sus insignias en particular. O dicho de otra manera, y según palabras de Mike Wang, la idea de que cada jugador es su propio arquetipo. No es sencillo estar on fire en NBA 2K19, pero pudimos conseguirlo con Jimmy Butler durante uno de los muchos partidos que jugamos, y de esta manera, el jugador de los Timberwolves se volvía omnipresente en la cancha, siendo eficiente en defensa como es él, y apareciendo para recibir continuamente en ataque, siendo también un jugador solvente. Otro que conseguimos que entrara en este estado es Rudy Gobert, convirtiéndose en un verdadero monstruo de la zona, no permitiendo ni un solo tiro fácil del rival en las cercanías del aro y haciéndose gigante a la hora de rebotear tanto en ataque como en defensa. En definitiva, y como hemos venido explicando, cada jugador será decisivo de una manera única, según sus características específicas.

Un Barrio aún más grande y cuestiones de arquetipos

NBA 2K18 trajo una gran revolución con el Barrio, un espacio social de encuentro entre los jugadores de NBA 2K en el que llevar a cabo numerosas actividades para competir o progresar, y en el que esta vez nos encontraremos con un ciclo dinámico de día y noche. Una vez sentada esa base, se trata de añadir mejoras que lo hagan un lugar más cómodo para todos, algo que no siempre era así en la pasada edición. No eran pocas las ocasiones en las que teníamos que desplazarnos demasiado de un lugar a otro para hacer algo no muy relevante, como cambiarnos de ropa, por ejemplo. Todo eso es ahora más accesible, y por ejemplo el cambio de indumentaria es posible ahora simplemente desde el menú, no teniendo que dirigirnos a nuestra cancha para este menester, algo que es realista, qué duda cabe, pero en absoluto confortable. De hecho, el metro nos lleva ahora a más ubicaciones, y no solo de un extremo a otro del Barrio, y es más, ni siquiera habrá extremos porque ahora tendrá forma de cuadrado, en lugar de una U como en la pasada entrega, donde el Parque ocupaba un extremo y el gimnasio el otro. En definitiva, es evidente que ganamos en comodidad, pudiendo adquirir incluso vehículos para desplazarnos más allá de la bici, como monopatines.

También nos encontramos más actividades no solo para pasar el rato en el Barrio, sino para seguir construyendo nuestro jugador, así como personalizarlo de manera cosmética. Este sistema, y hay que decirlo porque en NBA 2K18 no siempre era así, es mucho más amigable, habiéndose reconocido desde Visual Concepts que no se hizo todo bien ni mucho menos. Algo que en principio no influye directamente en la jugabilidad, pero cabreó a gran parte de la comunidad fue el tema de los peinados, por los que había que pagar cada vez, incluso si ya los habíamos comprado anteriormente. Esta vez no solo son gratuitos, sino que además podremos previsualizarlos. Curiosamente, gran parte de las críticas por los micropagos vino en este sentido más que en el estrictamente jugable, algo de lo que se ha tomado buena nota y de lo que podemos estar seguros de que va a cambiar, aunque no sabemos aún en qué medida, ya que no pudimos comprobarlo de primera mano. Eso sí, será mucho más sencillo conseguir VC, ya que prácticamente cualquier cosa que hagamos en el Barrio nos otorgará una cantidad determinada de esta moneda virtual, y un añadido en este sentido es el Daily Bonus, que según ha comentado Ben Bishop -senior producer-, será una suerte de misión diaria en la que centrarnos, como por ejemplo anotar 100 puntos en total en cualquier modo dentro de todos los englobados en Mi Jugador.

Obviamente, hay que hablar también de nuevas formas de competir en el Barrio, algunas inéditas y otras que suponen variaciones de las ya conocidas. Una de ellas son las Crews, o Pandillas, formadas por tres jugadores compitiendo contra otro trío controlado por otros jugadores o por la IA y en el que no solo encontraremos jugadores de la NBA, sino personalidades como youtubers de NBA 2K, siendo una manera rápida de ganar VC para todos los integrantes del grupo. Cada pandilla puede personalizar su atuendo completamente, no limitándose a la equipación de juego, sino también a sudaderas, camisetas de calentamiento, etc. Por otra parte, el Jordan Rec Center es un concepto que está de vuelta, implementado en NBA 2K15 y que no llegó a convencer por los largos tiempos de espera para poder jugar un partido, algo solucionado gracias a un nuevo sistema de matchmaking del que habrá que esperar al lanzamiento y los primeros días de juego para concluir cuan bien funciona.

Para finalizar, hablemos de arquetipos, un aspecto en el que se han centrado muchos esfuerzos para equilibrar, ya que en los últimos años hemos visto como hay varios mucho más valiosos que los demás por la simple evolución del juego competitivo, ya sea en el Parque o en Pro Am. Hasta ahora era difícil ver a un jugador centrado en la defensa ser útil en ataque, algo que se ha solucionado añadiendo pequeños detalles, y de esta manera y por ejemplo, un defensor exterior tendrá la insignia de tiro desde la esquina, ocupando un lugar desde el cual no solo no molesta a los anotadores más eficaces, sino que supone una amenaza. Tampoco era habitual encontrarnos con jugadores en posiciones intermedias, como escolta o ala pívot, encontrándonos mayormente con bases, aleros y pivots. Es decir ¿para qué elegir un ala pívot cuando siendo pívot puedes hacer prácticamente lo mismo siendo además más alto y fuerte? Lo que se ha hecho es crear un sistema más profundo en el que cualquier arquetipo tiene pequeñas aptitudes que hacen que no se encuentre en una desventaja permanente.

Es más, para asegurarnos que elegimos a un arquetipo que se amolda a nuestro estilo de juego, podremos previsualizarlo antes de tomar una decisión. Así, al ir navegando por las diferentes alternativas, veremos el máximo de cada atributo al que podemos llegar no solo en relación con cada aspecto del juego, sino también con nuestras cualidades físicas. Por ejemplo, si tenemos los brazos muy largos podremos ser buenos robando balones, pero no unos excelentes manejadores de balón, y eso ocurrirá a medida que editemos a nuestro jugador y cambiemos su cuerpo.

Como vemos, está claro que el componente competitivo de NBA 2K es cada vez más importante, y muchos esfuerzos de Visual Concepts han ido encaminados en esta dirección. La apuesta no solo por fomentar la popularidad de la 2K League, sino la interacción entre jugadores en el Barrio es clara, y como decíamos, con unos cimientos ya construidos en NBA 2K18, NBA 2K19 se centrará solucionar todo lo que falló en la pasada entrega, equilibrando el juego y haciéndolo más justo y accesible. Podremos descubrirlo todo más a fondo cuando el juego llegue a las tiendas, el próximo 11 de septiembre, o bien el 7 si hemos reservado la Edición Leyenda.

NBA 2K19

NBA 2K19, desarrollado por Visual Concepts y editado por 2K Sports para PC, PlayStation 4, Xbox One y Switch, es la nueva entrega de la popular saga de deportes y baloncesto de 2K Games perteneciente a la temporada 2018-2019. NBA 2K cumple 20 años redefiniendo los juegos de deporte, con los mejores gráficos, las mecánicas más realistas, modos de juego innovadores y un entorno abierto cautivador, “El Barrio”. Con NBA 2K19, la saga vuelve a superar sus propios límites y acerca el juego aún más a la cultura y la emoción del baloncesto real.

NBA 2K19