King's Quest V: Absence Makes the Heart Go Yonder!

King's Quest V: Absence Makes the Heart Go Yonder! - Hacia el Desierto

Graham deberás combatir contra el malvado mago Mordack, con el fin de liberar a su familia que se encuentra secuestrada.

HACIA EL DESIERTO

Tras visitar al mago que nos proporciona la pista sobre lo ocurrido al castillo y a la familia del rey, nos encaminamos hacia el desierto. Este es cruzable por su extremo Norte, al lado de las montañas, y siguiendo hacia el Este hasta hallar un poco de agua. Tomamos un poco de ella, revitalizándonos mas al poco rato sentimos un poco de ruido. Nos ocultamos tras las rocas para sobrevivir a la experiencia de ver abrirse la antesala al tesoro de los bandidos... mas es necesario encontrar primero la guarida de los bandidos en el desierto.

Dicha guarida se halla unas tres veces al S. y otras tres al O. hasta llegar a un Oasis, donde repostamos, tres al S. y una al O. Repostamos agua otra vez, entramos en la tienda procurando no despertar a su ocupante, y nos llevamos su bastón mágico, sin el cual Sesamo no se abre por más que se lo pidamos.

Regresamos a la antesala del tesoro por un camino diferente. Hallamos el esqueleto y nos llevamos su bota. Este lugar se halla dos pantallas al N. del oasis.

Una vez en la antesala del tesoro, las puertas se nos abrirán usando el bastón del ladrón. Una vez dentro, hay que ser rápidos y coger (a) la botella del genio de mal idem y (b) una moneda de oro cuyo brillo nos reclamará nada más entrar. Salimos rápidamente en cuanto esté todo esto en nuestro poder y abandonamos el desierto definitivamente.

La moneda de oro la usaremos para poder consultar a la gitana, pagando con ella la entrada, es decir, hay que dársela al gitano de la entrada. Nos dará un medallón mágico, que nos pondremos para protegernos de la magia negra.

Super Arcade Soccer

Hoy quiero contaros de un indie que llegó a mis manos de forma casual. Estaba viendo uno de los estupendos directos de chicasgamers.com, una página sobre videojuegos que os recomiendo mucho, y el caso es que me estaba gustando bastante el direc...