PRO FORO INDUSTRIA Y DEPORTE

Arrola: "El mundo digital te permite y te obliga a probar"

El directo de marketing de Mediapro, Miguel Pretel (BeSoccer), José Miguel Calleja (ACB) y Manuel Saucedo (WiZink Center) abordaron la revolución tecnológica para atraer al fan.

0
Arrola: "El mundo digital te permite y te obliga a probar"
CHEMA DIAZ DIARIO AS

La tecnología y su democratización han modificado todos los aspectos de la vida diaria. Desde la compra en el supermercado hasta el modo en que gestionamos los viajes. Turismo, cine, música… la sociedad consume de una manera diferente por una revolución constante que también afecta al deporte y a sus aficionados. Un cambio que se abordó este miércoles en el PRO Foro Industrias y Deporte, organizado por 2Playbook con AS de media partner, a través de la mesa redonda La revolución tecnológica para reenganchar al fan.

El punto clave, cómo hacer que las nuevas generaciones vean productos deportivos en un entorno que les ofrece múltiples válvulas de entretenimiento y que, además, devoran en plataformas y con un lenguaje nuevo, alejado de los convencionalismos del pasado. “La gente joven no aguanta un partido entero porque la expectativa (de que pase algo) es remota, pero sí una hora de League of Legends porque continuamente pasan cosas. Hay que crear expectativas”, asegura José Miguel Calleja, director general de la ACB, uno de los invitados a esta mesa redonda.

La competición española de baloncesto es una de las que más innova para acercarse a los jóvenes y a un aficionado, digamos, casual (“la gente tiene muchas más curiosidad en otras cosas”), con iniciativas como Distrito ACB: “Buscamos como enganchar al fan. Tienes que atraer al aficionado esporádico, al otro, al arraigado ya lo tienes comprado, digamos. Es un reto, pero ahí está la puerta abierta”.

La pregunta es cómo enriquecer el producto”, continúa Ignacio Arrola, director de marketing de Mediapro, que ofrece ejemplos: un partido en formato vertical para TikTok, que atrajo a 500.000 espectadores: “No vieron los 90 minutos, pero era una nueva audiencia a la que le atraía el contenido”. Un nuevo formato, una plataforma joven. Bingo. Arrola da una clave para este nuevo campo de juego: “Experimentación total. Hemos sido bastante pioneros con acuerdos con Facebook para que el campeonato en la India se viera por ahí. Hay que probar y el mundo digital te permite y te obliga a eso”.

“Vemos una evolución (de consumo) según la generación. Es diferente. Conocer cómo se consume es la clave de todo”, prosigue Miguel Pretel, director general de BeSoccer, que se centra en “crear experiencias a través del dato, contenido más corto y vestido de otra manera” para atraer a unas nuevas generaciones que han nacido con un smartphone en la mano: “Permite que el consumo de la información de datos pueda hacerse en cualquier sitio, en casa, en el estadio… La tecnología nos permite eso: tener acceso”.

Recintos deportivos y dinero

El mundo digital es el nuevo campo de juego, pero el real, el palpable sigue ahí. Este no ha desaparecido. Cada fin de semana, los aficionados acuden a los recintos deportivos para ver a sus equipos… aunque la pandemia y las nuevas posibilidad para disfrutar de la alta competición han dejado tocada la asistencia de algunos pabellones como el WiZink Center de la Comunidad de Madrid. Así lo atestigua Manuel Saucedo, director del recinto deportivo: “El deporte va ligado a la tecnología a través de cualquier pantalla, y es una experiencia inmersiva. Es difícil atraer a los aficionados. Los grandes recintos crecen más en zonas VIPS y de experiencia que en la propia grada. Hay que modernizarlos para atraer a la gente y eso requiere un esfuerzo muy creativo”. “Con la tecnología vamos a tener una crisis de asistencia”, sentencia.

La digitalización y su revolución tecnológica deja una pregunta en el aire: cómo hacerla rentable. Su constante evolución permite crear, desarrollar nuevos productos, pero muchos de ellos no dan un rendimiento económico. “Falta el reto para conseguir dinero. La tecnología nos permitirá todo, pero hay que ver cómo se paga. Está siendo difícil: no se ha llegado al punto de monetizar todas las ideas”, explica Saucedo. “El proceso va lento, pero va. Hay que cuidad el contenido y monetizarlo”, cierra Pretel.