GOLF | OPEN DE ESPAÑA

El Open de España de golf vuelve con mucha fuerza

Más de 40.000 personas pasaron por el Club de Campo para ver el triunfo de Cabrera Bello tras un año sin torneo por la pandemia. Mejores cifras que en 2019.

0
El Open de España de golf vuelve con mucha fuerza
CAM

Un año de vacío, impedida su celebración en 2020 por la pandemia de coronavirus, no restó vigor al Open de España de golf, que volvió a disputarse en el Club de Campo de Madrid entre el 7 y el 10 de este mes.

Un total de 42.371 personas según la organización, el máximo permitido por los protocolos anticontagios, acudieron al Club de Campo. Fueron unas 11.000 más que en 2019, el estreno de la cita bajo el paraguas de Madrid Trophy Promotion (la misma empresa que organiza el Masters 1.000 de tenis en la Caja Mágica), cuando entraron cerca de 31.000. Esta vez incluso dejaron el recinto sin plazas de aparcamiento a horas de que comenzara la acción.

El ambiente fue espectacular, con los referentes españoles muy bien arropados. Estos fueron el vizcaíno Jon Rahm, número uno del mundo y vigente campeón del US Open, que quedó descabalgado de la pelea por el título con una mala vuelta el sábado, y el canario Rafa Cabrera Bello, que se acabó llevando el gato al agua y sustituye en el palmarés a Rahmbo (campeón en 2018 y 2019), uniendo su nombre también a otros como Seve Ballesteros, Sergio García o Miguel Ángel Jiménez. Desde la atalaya del 18 presenció su triunfo el viceconsejero de Deportes madrileño, Alberto Tomé, que después posó con él y el trofeo.

Los datos de asistencia son un espaldarazo a la gestión de un evento que en 2018, cuando se celebró en el Centro Nacional de Golf, con entradas gratuitas, congregó a más de 47.000 personas. El crecimiento desde la edición de 2019, antes de la pandemia y por tanto sin medidas sanitarias, es exponencial. Las restricciones y el componente económico no disuadieron a los aficionados de acudir a la que en los últimos años se ha restablecido como una cita muy importante del calendario europeo.

Seguramente habrá ayudado la estrategia de marketing desplegada, que llenó Madrid de referencias en marquesinas, autobuses y lonas sobre edificios. Con la entrada de Acciona en sustitución de Mutua Madrileña, los premios en metálico, 1,5 millones de euros en total, se mantuvieron estables. La novedad fue el acento ecológico. Por ejemplo con el premio ‘Acciona Emisiones Bajo Par’, que recibieron los tres primeros clasificados. Acciona se compromete a través de él a compensar la huella de carbono que generaron estos golfistas a través de la reforestación, plantando entre 7.000 y 10.000 árboles.