Argentina
1
Portugal
2
Finalizado

FÚTBOL SALA | MUNDIAL

Ricardinho y Portugal tocan el cielo: campeones del mundo

Portugal consigue su primer Mundial tras superar a Argentina (1-2). El VAR, decisivo: expulsó a Borruto por un puñetazo a Ricardinho, que fue MVP del torneo.

0
Ricardinho y Portugal tocan el cielo: campeones del mundo
@fifacom_es

Portugal es la nueva campeona del mundo... además de ser la vigente campeona de Europa. Son los dominadores actuales del fútbol sala (el Sporting también ganó la Champions este año) y Ricardinho, el emblema del país, entra en el Olimpo (donde residían los dioses en la mitología griega) a sus 36 años con una Copa del Mundo que le hace ganar enteros para ser el mejor jugador de la historia (si no lo es ya). Ya lo ha ganado todo y fue MVP del torneo. Los lusos se convierten en la cuarta selección que lucen una estrella en su pecho tras Brasil (5), España (2) y Argentina (1), que cayó en Lituania y cede el trono a una Portugal (1-2) a la que le salió todo de cara durante el torneo. La suerte del campeón, desde el inicio del torneo.

De salida fue un duelo muy igualado, con los dos equipos a la expectativa, esperando a su rival, por lo que apenas generaron ocasiones, salvo un disparo al palo de Borruto. Por experiencia, Argentina estaba por delante, ya que tres de sus cinco jugadores del quinteto inicial también lo fueron en la final de Colombia hace cinco años. Tras trece minutos, llegó la acción que cambió el partido y que provocó que la albiceleste perdiera parte de la corona: Borruto, máximo goleador histórico de Argentina en los Mundiales, pegó un puñetazo a Ricardinho tras hacer una presión. El portugués se quedó tendido en el suelo, dando gritos, pero los árbitros no vieron nada. Fue el banquillo portugués el que pidió el VAR. Los árbitros lo revisaron y no dudaron: roja directa. Argentina también reclamó el VAR en esa acción por un golpe sobre Cuzzolino, pero no había nada de nada.

Puño de Borruto sobre Ricardinho

Argentina tenía por delante dos minutos con un jugador menos... si no recibía un gol en ese tiempo. Y justo, en el momento que entraba el quinto integrante, Pany Varela anotó tras una gran jugada personal. Su disparo potente superó a Sarmiento y Portugal golpeaba primero. Antes, Ricardinho se había topado con la madera. El astro estaba en su salsa, demostrando que quería escribir, todavía más, su nombre en la historia. Argentina se quedó tocada tras la acción y lo mejor para ellos fue la bocina del descanso, con el marcador apretado.

En la reanudación, cambiaron el chip y salieron con una marcha más, apretando a un Bebe que, de ser discutido en la portería portuguesa, pasó a ser una de las estrellas de la nueva campeona del mundo. Pasado el chaparrón, Erick se echó a su selección a la espalda y, tras tres acciones consecutivas, casi logra el segundo tanto portugués. El larguero lo evitó. Fue de nuevo Pany Valera el que marcó su doblete (acaba en Lituania con ocho tantos). Córner sacado por Ricardinho y golpeo colocado con la derecha. Argentina reaccionó de inmediato: Claudino, que llegó tarde a la jugada anterior sobre Varela, recortó distancias. Quedaban doce minutos, un mundo.

Portugal empezó a sufrir, se veía cerca de ser campeona del mundo, pero a la vez muy lejos. Edelstein tuvo el empate a puerta vacía... y el balón cayó a su pierna menos buena. A los de Ricardinho les tocaba defender, y eso lo manejan a la perfección: en octavos, ante Serbia: en cuartos, ante España (eliminada por la campeona), y en semifinales, ante Kazajistán, tuvieron que llegar a la prórroga. En la final no lo necesitaron, y es que la suerte del campeón se hizo patente: con Argentina jugando con portero-jugador con Taborda, Joao Matos hizo una mano en el área portuguesa. Los argentinos solicitaron el VAR, y lo celebraron, porque pensaban que iban a petar penalti. Los colegiados lo vieron y... nada, sigan. No daban crédito en el banquillo sudamericano. Y en la última jugada, Basile estrelló el disparo final en el poste de Bebe. Portugal y su capacidad de resistencia: nueva campeona del mundo, y Ricardinho, en el trono más alto que puede haber.

Brasil remonta para acabar tercera

La selección brasileña completó el podio del Mundial de Lituania 2021 como tercera clasificada, después de igualar dos marcadores adversos, remontar y doblegar a Kazajistán (4-2). Al descanso perdía 0-1, por un tanto en propia puerta de Guitta en el 12. Y al minuto 31 caía por 1-2, tras el 1-1 de Taynan en propia puerta, del que se rehizo con el 1-2. Pero su reacción entonces ya fue ganadora, con el 2-2 de Rodrigo y con el 3-2 de Ferrao, el pívot del Barcelona, que relanzó a su equipo al triunfo. El 4-2 fue de Lé, ya en el minuto 35, para sentenciar el último compromiso de Brasil en la actual edición del torneo de los torneo. De esta manera, Ferrao termina como máximo goleador del torneo con nueve tantos y Brasil sube al podio en todos los Mundiales menos el de Colombia 2016 (ocho de nueve, con cinco títulos).

RESUMEN

1 - Argentina: Nico Sarmiento, Claudino, Basile, Taborda, Brandi -cinco inicial-; Stazzone, Bolo Alemany, Maxi Rescia, Cuzzolino, Borruto, Vaporaki, Farach, Santos y Edelstein.

2 - Portugal: Bebe, Fabio Cecilio, Bruno Coelho, Joao Matos, Ricardinho -cinco inicial-; Andre Coelho, Tomas Paco, Afonso, Zicky, Erick, Pany, Tiago Brito, Miguel Castro y Vitor Hugo.

Goles: 0-1, m. 15: Pany Varela. 0-2, m. 28: Pany Varela. 1-2, m. 28: Claudino.

Árbitros: Nurdin Bukuev (Kirguistán) y Mohamed Hassan (Egipto). Expulsaron por roja directa a Borruto, por Argentina, en el minuto 13. Amonestaron a los portugueses André Coelho (m. 7), Tiago Brito (m. 27), Zicky (m. 34) y Erick (m. 34).

Incidencias: final del Mundial de Lituania 2021, disputado en el Kaunas Arena.