JUEGOS PARALÍMPICOS I ENTREVISTA AS

Carballeda: "Ver ejemplos de superación, en estos momentos, es bueno para nuestra sociedad"

El presidente del Comité Paralímpico Español vive estos Juegos de Tokio con optimismo y con la convicción del buen papel de nuestros deportistas, ejemplo de superación y lucha ante la adversidad. Una lección de vida que cobra más fuerza, si cabe, tras la pandemia de coronavirus.

Tokio
0
Miguel Carballeda, durante la presentación del equipo español en Tokio.
PEPE ANDRES DIARIO AS

Miguel Carballeda (Pontevedra, 1959) atiende a As tres días antes de la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Tokio, en los que participarán 142 deportistas —127 de ellos con discapacidad y 15 de apoyo— españoles. Ellos encarnan como nadie el espíritu de superación con el que la sociedad debe afrontar la pandemia que retrasó un año esta cita. Para la próxima, París 2024, podría llegar la tan ansiada igualdad en el deporte, uno de los objetivos por los que el Comité Paralímpico Español lleva trabajando de forma incansable desde su nacimiento hace 25 años.

—¿Qué expectativas tiene para estos Juegos Paralímpicos de Tokio?

—Espero que no nos pase nada y podamos volver todos en las mejores condiciones. También que nuestros deportistas se puedan traer muchos sueños cumplidos a pesar de la adversidad y de las incógnitas que rodean a estos Juegos. Ellos están preparados. Lo han estado haciendo durante cinco años, esta vez un poquito más, para dar lo mejor de sí mismos. Queremos eso y empezar a preparar París cuanto antes. Sin pandemias. Todos vacunaditos. Eso es lo que me preocupa. Ser capaces de superar ésta y de afrontar la próxima cita. Siempre nos quedará París para volver a tener años de aquellos que recordábamos como 'normalitos'.

—¿Son estos los Juegos más extraños que ha vivido?

—¡Pero con muchísima diferencia! Esto no aparecía en ningún guión, en ninguna previsión... Estamos viviendo una situación mundial tremenda que afecta al conjunto de la sociedad. Hay mucha gente que se ha quedado por el camino y esto pasa a un segundo plano. Lo importante es salir de esta situación y lanzar un mensaje de superación. Es posible superar cualquier adversidad porque la respuesta del ser humano es insospechada. El ejemplo de los paralímpicos es un magnífico vehículo para entender lo que está sucediendo. Nosotros tenemos mucha gente que ha sido capaz de salir adelante en el peor momento de su vida. Y eso tiene mucho que ver con lo que está pasando la sociedad en la pandemia.

—Ya sólo el hecho de que se puedan celebrar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos es un mensaje de esperanza per se...

—Sí y tendremos que acostumbrarnos a vivir de otra forma, como toque en cada momento y pensar que hay personas que lo pasan peor. Ahora estamos viendo a mucha gente que quiere salir de un lugar porque teme que otros tomen represalias y puedan incluso atentar contra su vida. Eso sí que es duro. Nosotros saldremos adelante y trataremos de volver a subir al podio para darle un ejemplo a la sociedad, ver ondear nuestra bandera y escuchar el himno y decir, con lágrimas en el rostro, que sí es posible. Somos capaces de hacer todo aquello que nos propongamos en el futuro.

"Estamos avanzando hacia una igualdad de oportunidades real. Espero que se pueda lograr para París 2024"

—¿Se podrán igualar las 31 medallas de Río?

—Soy optimista, pero desconocemos absolutamente cómo vienen los demás y cómo se han preparado en este año de diferencia con la fecha fijada inicialmente. Sabemos lo que hemos hecho nosotros con nuestra gente. El Comité Paralímpico Español, que cumple 25 años, ha volcado todos los esfuerzos en atender a los deportistas para que tuvieran las herramientas necesarias para seguir entrenando. Ese era el objetivo. No perder la forma. Las medallas son importantes porque para eso estamos. Somos los paralímpicos españoles y eso no es cualquier cosa, pero ahora mismo hay que mandar un mensaje de unidad, de saber ir por la vida, de dar ejemplo, de superarse y de decir al mundo que aquí estamos y somos capaces de volver a afrontar un proceso de superación.

—Ejemplos de superación como los de una Premio Princesa de Asturias de los Deportes y la protagonista de una portada de 'Time'.

-¡Casi nada! ¡Casi nada! (ríe). Y cada una con sus circunstancias. Teresa Perales ha tenido la mala suerte de lesionarse en el hombro, pero quiere estar en Tokio y hubiera sido capaz de superar a Michael Phelps en el número de medallas. Una española, con discapacidad, madre, en silla de ruedas... capaz de eso. Es normal que la hayan reconocido, por fin, con este galardón. Estos días estaba en Galicia y en las noticias escuchaba, mientras comía, la vida de Susana. Cada día se levantaba en Vigo, se desplazaba en transporte a su hospital de Santiago, trataba a la gente de COVID, después salía a entrenar con un resto visual mínimo y, además, va a competir en dos deportes en Tokio. También la presentamos como candidata a representar a los deportistas paralímpicos de todo el mundo. Hasta ahora lo había sido Teresa Perales. ¡Vaya dos ejemplos! ¡Las mujeres con discapacidad al poder! Las cosas están cambiando para mejor hacia la igualdad de oportunidades real para personas con y sin discapacidad, para hombres y mujeres.

—¿Y en qué punto estamos en la equiparación entre Olímpicos y Paralímpicos?

—Estamos un poquito más cerca, gracias a que el Comité lleva cuarto de siglo cumpliendo nuestros sueños, pero también luchando por ellos. Y haciendo ver a las Administraciones y los poderes públicos que hay que igualarse un poco más. Es importante que hayamos dado un paso y que nuestros deportistas paralímpicos vayan a tener un reconocimiento económico más alto por las medallas en Tokio que en Río. Espero que para París lo podamos igualar. Será una cita clave para decir alto y claro que existe la igualdad de oportunidades en el deporte.

—Es importante el papel institucional y también el de los patrocinadores quienes, pese a la pandemia, han mantenido su apoyo.

"España es, tras Japón, el segundo país del mundo donde la sociedad más conoce y reconoce el deporte paralímpico"

—Estamos hablando de una treintena de marcas de nuestro país, empresas solidarias, responsables, comprometidas y que han hecho posible, entre otras cosas, el deporte de personas con discapacidad. En plena pandemia ahí están, apoyándonos. La Administración también se ha portado fenomenal: mejorando nuestro presupuesto para Tokio, el reconocimiento a las medallas... A igual esfuerzo, igual reconocimiento porque somos personas por encima de todo, con y sin discapacidad, deportistas de élite en cualquier caso. Así, con lo público y lo privado, se construye mejor un país.

—Háblenos sobre la Casa Paralímpica de España.

—Estará en el complejo del Grupo Social ONCE, en el Paseo de la Habana, 208. Vamos a convertirlo en un pedacito de Japón para que las empresas que no han podido ir y sus trabajadores puedan acercarse a las actividades. Nos hemos traído aquí el país del sol naciente para seguir los acontecimientos de los Juegos Paralímpicos y a nuestros deportistas.

—La gente se ha volcado con los Juegos Olímpicos, ¿por qué debe seguir atenta a los Paralímpicos?

—Merece la pena madrugar y ponerse la tele, escuchar la radio, leer los periódicos, seguir las redes sociales... Los medios nos habéis ayudado, gracias por hacernos visibles. España es, tras Japón, el segundo país del mundo donde la sociedad más conoce y reconoce el deporte paralímpico. Ver ejemplos de superación, en estos momentos, es bueno y le va a venir muy bien a nuestra sociedad. Vamos a intentar pensar en esa gente cuando nuestros deportistas se suban al podio. Compartirán con ellos sus medallas.

—¿Cuándo pondrá rumbo a Tokio?

—En principio voy del 29 de agosto al 6 de septiembre. Son las fechas en las que irá Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte y José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes. Es un gran detalle por parte del Gobierno de España, que haga ese esfuerzo para estar con nuestros deportistas en Japón unos días. Están a la altura.