PARALÍMPICOS

Más de un centenar de deportistas irán a la conquista de Tokio

Este miércoles se presentó la lista del equipo paralímpico español, que estará formado por 135 deportistas: 122 con discapacidad, más 13 de apoyo. Competirá en 15 de las 22 disciplinas.

Madrid
Teresa Perales, Miguel Carballeda, José Manuel Franco y Ricardo Ten, durante el acto de presentación del equipo parlaímpico español para los Juegos de Tokio 2020.
PEPE ANDRÉS DIARIO AS

Un total de 135 deportistas paralímpicos españoles —122 con discapacidad, más 13 de apoyo— tienen asegurado ya su pasaporte para participar en los Juegos de Tokio, que se celebrarán entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre. Este miércoles el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Manuel Franco, y el del Comité Paralímpico Español, Miguel Carballeda, anunciaron la lista con los seleccionados en un acto en el que estuvieron presentes los abanderados Ricardo Ten y Michelle Alonso —esta última a través de un vídeo—, la deportista española con más medallas en unos Juegos y Premio Princesa de Asturias de los Deportes Teresa Perales, la pareja de atletas Gerard Descarrega y Guillermo Rojo y Sara Revuelta, en representación de las dos selecciones de baloncesto en silla de ruedas.

El equipo español competirá en 15 de las 22 disciplinas. Baloncesto en silla de ruedas y natación serán las que cuenten con mayor representación (24 deportistas cada una), seguidas de atletismo (20), ciclismo (10), fútbol-5 y tenis de mesa (8), triatlón (7), piragüismo y remo (5), tenis en silla de ruedas (4), judo (3), halterofilia (2), taekwondo, tiro y tiro con arco (1). Uno de los grandes nombres propios será el de Susana Rodríguez, reciente portada de la revista TIME, que hará historia al competir en dos disciplinas diferentes, como atletismo y triatlón.

Los datos y la Casa de España

La expedición estará formada por 221 personas. De ellas, 135 serán deportistas y habrá 86 miembros más, entre entrenadores, médicos, fisios... Para desgranar algunos detalles curiosos de la lista tomó la palabra Alberto Jofre, director gerente del Comité Paralímpico Español: "Un 67% serán hombres y un 33% mujeres, aunque hemos pasado de las 28 de Río a 40 en Tokio. No estamos contentos con esa cifra, hay que mejorar y trabajar más en eso. La edad media ha aumentado de los 32 años de Londres y Río a los 34. Además, un 45% de los deportistas participan por primera vez en unos Juegos, por lo que hay un relevo generacional, y el 70% de los clasificados son beneficiarios del Plan ADOP. Madrid y Barcelona aportan 23 deportistas y Galicia le sigue con 16".

Susana Gaytán, directora general adjunta del CPE, también anunció una gran novedad: "Pondremos en marcha la Casa Paralímpica de España y será el lugar de encuentro entre los patrocinadores, las familias de los deportistas y las autoridades. Aquí nadie nos impedirá que animemos. Nos traeremos Tokio a Madrid, estará ambientada en la ciudad nipona y se podrán seguir los eventos".

"Somos un equipo: ganamos y perdemos juntos"

Gerard Descarrega

Objetivos en el horizonte

Después, llegó el turno de los deportistas y de sus sueños ahora que asoma esta gran cita. "Nosotras queremos dar la campanada y sorprender con un diploma, aunque no vamos a renunciar a las medallas. Los chicos, por su parte, van a luchar por el oro", afirmó Sara Revuelta, jugadora del Ilunion y representante de las selecciones de baloncesto en silla. La femenina ya ha reescrito la historia, puesto que sólo había estado en Barcelona 92 en calidad de anfitriona. Ahora lo ha logrado en la cancha.

También se quiso destacar la enorme importancia de los deportistas de apoyo. "Los guías son una parte fundamental del deporte paralímpico. Su función no es entrenarme ni tirar de mí, sino acompañarme. Que el atleta pueda dar su máximo nivel. Guille es mis ojos. Somos un equipo: ganamos y perdemos juntos. Aspiramos a revalidar el título", analizó el atleta Gerard Descarrega, a lo que Guillermo Rojo, su guía, añadió: "Al final se crea una relación de amistad. Gerard corre tanto que necesita un guía que corra mucho y esta ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Nos merecemos soñar e ir a por todas".

Pareja de abanderados

Una de las grandes novedades de estos Juegos reside en que los abanderados de cada país serán una pareja de deportistas. La nadadora Michelle Alonso y el ciclista Ricardo Ten han sido los elegidos para encabezar el desfile de nuestra delegación en Tokio. Ambos coincidieron al definir lo que esta experiencia supondrá: “Es un orgullo”. La canaria no quiso perderse esta cita y se sumó a ella por videoconferencia: "Esperemos conseguir muchas medallas como en Río". Precisamente allí, la sirenita se coronó como campeona de los 100 metros braza en categoría de discapacidad intelectual (S14). Al igual que en Londres 2012.

A su lado estará Ricardo Ten, que aúna como nadie eso de veterano y novel. Estos serán sus sextos Juegos, pero los primeros en los que no compite en una piscina —ahí ganó tres medallas de oro, una de plata y dos de bronce—, sino sobre ruedas: "Es una cita muy especial. Estaremos en una Villa satélite. Estamos preparando especialmente la pista, que es donde tengo más posibilidades, en concreto en los 3 kilómetros persecución. Venimos de una constante evolución desde que cambié de disciplina. Sabemos que siempre hay sorpresas. En la natación se puede tener todo más atado, pero aquí las caídas o los pinchazos son incontrolables".

"No sé si llegaré a una final, pero no me voy a rendir"

Teresa Perales

Incombustible, pese a la lesión

Otra de las veteranas, Teresa Perales, Premio Princesa de Asturias de los Deportes, apareció con el brazo en cabestrillo. Ella, que ha conseguido 26 medallas en cinco Juegos y soñaba con alcanzar las 28 de Phelps, tomó la palabra. "La lesión me acompaña desde el 17 de mayo. Es una fecha que no olvidaré porque tuve una luxación en el hombro izquierdo. Me ha venido en un momento muy malo. No llegaré a una recuperación completa para los Juegos. Estoy peleando y compagino la rehabilitación con los entrenamientos. La idea es competir lo mejor posible, sabiendo que no podré hacerlo por medallas. Seguiré peleando y dándolo todo. No sé si llegaré a una final, pero no me voy a rendir. Eso nos caracteriza a los paralímpicos, que plantamos ante la adversidad. Otro motivo que me mueve para ir es que si no voy, mi plaza se queda vacante", esgrimió la nadadora.

Igualdad de oportunidades

Ese espíritu de lucha tan característico del movimiento paralímpico es el que enarboló Miguel Carballeda, presidente del CPE.  "Me estaba acordando ahora que, cuando venían las cosas mal dadas y la cuesta se ponía muy hacia arriba, nos decían nuestros abuelos: 'Al mal tiempo, buena cara'. Y en nuestro caso, mucha ilusión y capacidad de superación. Somos los paralímpicos españoles y eso no es cualquier cosa. Vamos a ganar para nuestro país, para subir al podio y escuchar nuestro himno, para que se nos caiga alguna lágrima y también las derramen quienes están solos viéndonos desde casa. Lo que hemos conseguido mejora nuestra tarjeta de presentación. En los últimos tiempos escuchamos a los representantes de las Administraciones diciendo que nadie se quede atrás. Y esta casa lo hace y quiero agradecerlo. Que tengamos el mismo reconocimiento que el trabajo, esfuerzo o medalla que los olímpicos. La vida para una persona con discapacidad es más cara. Teresa (Perales) ha conseguido algo muy importante para ella y para el mundo de la discapacidad, que se la reconozca. Tenía la ilusión de superar a Phelps, quizá ocurra algún día. Me siento muy orgulloso del equipo paralímpico español. Igualdad de oportunidades", insistió.

Y José Manuel Franco, presidente del CSD, recogió el guante. "Soy consciente del ejemplo de coraje, superación y valentía que dais a la sociedad. Sois el espejo en que mirarnos y una fuente de sorpresas siempre. Pienso que lo importante es participar y que a veces nos fijamos más en las medallas que en los diplomas o llegar a una final. Pero entonces os escucho decir: 'No, no, vamos a por medallas'... Sois ejemplares. En Río lograsteis 31, en Londres 42, 651 en todas vuestras participaciones y Tokio será la prolongación de estos éxitos. Acabar con las desigualdades es nuestro compromiso y el del Gobierno. Queda mucho camino por recorrer, pero por algo hay que empezar. Por primera vez, los premios por medalla serán cofinanciados entre el CPE y el CSD. Cada oro se compensará con 70.000 euros, por los 30.000 de Río. No estamos regalando nada, sino recorriendo un camino hacia la igualdad. Vuestra participación en Tokio será un éxito con o sin medallas. España confía en que seguiréis dando ejemplo de la grandeza de este deporte. Tened claro siempre que detrás tenéis a un gran país que os quiere y os valora", concluyó.