GOLF | TOUR CHAMPIONSHIP

Rahm, a por otro milagro

El vasco (-4) remó en balde en la tercera ronda de la final ante un Johnson intratable, que saldrá líder en el desenlace del circuito con seis golpes sobre él.

0
Rahm Tour Championship 2020
Kevin C. Cox AFP

Cuando un jugador está al nivel de Dustin Johnson en los playoffs de la FedEx Cup poco se puede hacer. Jon Rahm consiguió seguirle el ritmo en el Northern Trust, incluso apartarle con un putt milagroso de un triunfo al que se agarró con uñas y dientes en un BMW en el que llegó a forzar el playoff cuando el vasco lo tenía hecho.

Este lunes, en la última ronda del Tour Championship, la final del PGA, necesitará otro acto de fe y épica. Su vuelta de +4 el sábado, ese doble bogey con salida al agua en el 15, han marcado su sino en East Lake (EE UU). Lo de este domingo fue casi remar en balde. Rahmbo recuperó el ritmo en el swing con los hierros y los birdies volvieron a entrar. Cuatro en concreto sin bogeys para una buena vuelta de -4 que vale la cuarta plaza.

Sin los cuatro golpes perdidos el día anterior la distancia con Johnson de cara al desenlace sería de dos. En cambio es de seis, un abismo. Tampoco pone de su parte el estadounidense, en un absoluto trance. Cuando no coge calle, cosa rara últimamente, recupera bien y en los greenes ve el hoyo como una piscina con la ayuda de su hermano Austin, un caddie que lee las caídas con pericia.

El margen parece definitivo, pero le persigue una división acorazada: Xander Schauffele y Justin Thomas, empatados en -14. Ambos saben ya lo que es ganar en Atlanta y Thomas se llevó la FedEx Cup en 2017. También anda por ahí, a dos golpes más, el joven Collin Morikawa, reciente ganador del PGA Championship.

"Si arrancas haciendo un par de birdies y él (por DJ) comete algún error le puedes meter presión", comentó el de Barrika, consciente la dificultad de la empresa. Él saldrá primero con Thomas, en un combo que puede retroalimentarse si las cosas salen bien desde el comienzo. Sea como sea ya es un todo o nada, la última ronda de la temporada en el circo norteamericano. En juego están el circuito, el número uno y 15 millones de dólares (unos 12,7 de euros) para el vencedor. Solo quedan 18 hoyos de por medio. Y qué hoyos.