GOLF | ROCKET MORTGAGE CLASSIC

EL PGA Tour llega a Detroit con medidas más estrictas

El circuito, que celebra su cuarto torneo tras el parón, en el que no estará Jon Rahm, anunció un nuevo positivo y un aumento en las precauciones a tomar.

El Detroit Golf Club, hogar del Rocket Mortgage Classic.
Leon Halip AFP

El PGA Tour sigue con su particular desescalada, acercándose cada vez más a volver a abrir sus puertas al público. Este jueves, el Rocket Mortgage Classic dará el pistoletazo de salida. El Detroit Golf Club acogerá el cuarto evento del circuito desde su reinicio y será el penúltimo torneo a puerta cerrada, ya que la PGA mantiene su intención de recibir espectadores en el The Memorial Tournament, que tendrá lugar dentro de dos semanas.

A la espera del arranque del torneo, siguen llegando noticias de golfistas contagiados. A los casos de Dylan Frittelli, Cameron Champ, Denny McCarthy, Nick Watney y Harris English, se les suma el positivo de Chad Campbell. La PGA anunció que el jugador había contraído el virus, por lo que el golfista estadounidense no estará en Detroit. Campbell, que llevaba sin competir desde desde el 14 de junio, ha declarado que se encuentra bien y que ya ha comenzado a seguir el protocolo de aislamiento establecido. A estos seis positivos también se suman los dos casos registrados en los caddies de Koepka y McDowell, quienes no estarán tampoco en esta cita.

Para atajar el virus de una manera más eficaz, el PGA Tour publicó una nueva serie de medidas: aumento en el número de test a quienes viajan en vuelos chárter, retirada del dinero conseguido en caso de dar positivo por no haber seguido el protocolo o el regreso de los camiones donde los jugadores se podrán ejercitar. Otra novedad es que jugadores, caddies, y todo el personal que participe en el evento, no podrá acceder al Detroit Golf Club hasta que no se registre el negativo en las pruebas a las que serán sometidos, puesto que previamente sí lo podían hacer para practicar por el campo, siempre y cuando no accedieran a recintos cerrados. 

La representación española en Detroit se verá limitada a la participación de Rafa Cabrera Bello. Ni Jon Rahm ni Sergio García participarán en el evento, dándose un descanso tras haber jugado los tres torneos previos. Con ocho eventos por jugarse hasta el comienzo de los Playoffs de la FedExCup, el de Barrika marcha en una cómoda 25ª posición, mientras que Sergio García (120º) y Cabrera Bello (114º) se encuentran con más apuros para estar en el Northern Trust, primer evento de las finales.

A la espera de volver a competir, Jon Rahm tendrá que aguardar para asaltar el número uno de Rory McIlroy en el ránking mundial. Mientras tanto, puede incluso ver cómo, si Webb Simpson gana el Rocket Mortgage Classic, perdería su actual segundo puesto en la clasificación. El estadounidense, que además camina líder de la FedExCup, vuelve a la competición tras su ausencia la semana pasada en el Travelers Championship, debido al positivo por coronavirus de un miembro de su familia. Simpson, que nunca llegó a contagiarse, anunció que toda su familia había dado negativo en una última prueba y que este jueves estaría en el tee de salida.

Además de Simpson, son varias las estrellas que estarán presentes en el Detroit Golf Club. Algunas llegan con urgencias por su clasificación, como Rickie Fowler o Jason Day. También estará el ganador del año pasado, Nate Lashley, quien se alzó con el triunfo siendo el número 353 del mundo. Del top 10 de la FedExCup, además de Simpson, participarán Sungjae Im (3º), Patrick Reed (5º), Brendon Todd (6º), Lanto Griffin (9º) y el colombiano Sebastián Muñoz (10º). También veremos a otras estrellas como Bryson Dechambeau, Hideki Matsuyama o Bubba Watson. 

En cuanto a bajas, junto a la de Jon Rahm llaman la atención las ausencias de Dustin Johnson, vencedor el pasado domingo del Travelers Championship, Jordan Spieth, Xander Schauffele, Justin Thomas o Rory McIlroy, estos dos últimos dentro del top 5 de la FedExCup. Como es lógico, tampoco estarán los golfistas contagiados, a excepción de Cameron Champ, recuperado ya completamente. Tampoco estarán Koepka y McDowell, todavía en aislamiento por los positivos de sus caddies.

El Rocket Mortgage Classic repartirá un total de $7.500.000, además de un máximo de 500 puntos para la carrera hacia los Playoffs. El Detroit Golf Club, además de garantizar la seguridad de los participantes con unas medidas reforzadas, garantizará a buen seguro espectáculo, ya que durante la temporada pasada se vieron un total de 1.895 birdies, el segundo mejor registro del año. El torneo podrá seguirse desde mañana jueves en Movistar Golf, a partir de las 21:00.