MMA

Bruno Cannetti, campeón de Combate Américas, sobrevive a un disparo en el pecho

Bruno Cannetti, actual campeón del peso pluma, sufrió un asalto en Lanús. Le intentaron robar la moto y le dispararon dos veces. Las balas no le hirieron de gravedad.

Bruno Cannetti, campeón de Combate Américas, sobrevive a un disparo en el pecho
Combate Américas

Bruno Cannetti es el actual campeón del peso pluma de Combate Américas. El argentino, de 29 años, está a la espera, como otros muchos luchadores, de que regrese la actividad al 100% y poder volver a pelear. De momento no hay noticias, pero el peleador ha copado los titulares en los últimos días debido a un intento de atraco que sufrió. Los hechos ocurrieron el pasado sábado 29 de mayo en su ciudad, Lanús. Por suerte, pese a recibir dos disparos, no tuvo heridas de gravedad y ya se encuentra recuperado. Esta semana, en el programa 'Entre Rounds', dirigido por Andrés Lichtveld y Érick 'Goyito' Pérez, el argentino contó su incidente.

"Estaba de camino a visitar a mi preparador físico. Mi hermano (Guido, luchador de UFC) ya estaba allí. Cuando llegué quité la llave de la moto y saqué el teléfono para avisarles para que me abrieran. En ese momento llegaron dos delincuentes y me pidieron las llaves de la moto. Uno de ellos me apuntó con una pistola en la cabeza. Yo, habitualmente, nunca me acuerdo donde dejo las llaves en casa, y en ese momento ni me acordaba donde las había metido. Ellos se pusieron nervioso y vi que se iban acercando a mí. El que tenía la pistola se puso más agresivo y el que iba desarmado venía con intención de pegarme. Entonces, yo le pegué y el otro me disparó. Me dio dos veces, pero falló otros dos tiros", relató el luchador.

"En ese momento corrí detrás de una camioneta y el que iba armado me persiguió alrededor de ella hasta que se cansó. Después, volvieron hacia la moto y pensé 'me han querido matar, si me roban la moto van a matarme igual'. Por eso decidí ir a intentar quitarle el arma a uno y así sabía que no me matarían... pero cuando salí de detrás de la camioneta, ellos se fueron corriendo a un coche que les esperaba en la esquina y huyeron", añadió. Una bala le rozó el abdomen y la otra se le quedó clavada en el esternón, lo que hizo que no tuviese ninguna herida grave y una vez en el hospital los médicos pudiesen quitársela con facilidad.

Pese a recibir los dos impactos, Cannetti no fue directamente al hospital. "Cuando mi hermano bajó, nos subimos a la camioneta y buscamos por la zona a los delincuentes, pero no estaban. Después llegó la policía y ya me llevaron al hospital", apuntó. "En ese momento con la adrenalina del momento no sentía dolor. Noté los disparos, pero no sabía exactamente dónde los tenía", apostilló Cannetti, quien lamenta que la situación que vive el país por la pandemia de coronavirus provoque que "cada vez esté habiendo mas actos de este tipo".