ATLETISMO

Husillos vs. Ben: el atletismo se reactiva con el 'Desafío 500'

Según ha podido saber AS, el ochocentista gallego y el cuatrocentista palentino planean un duelo sobre 500 metros para finales de julio.

Husillos vs. Ben: el atletismo se reactiva con el 'Desafío 500'

Adrián Ben tiene 21 años y fue sexto del mundo de 800 en Doha 2019, la mejor clasificación de un español en la historia de la distancia. Óscar Husillos suma 26 primaveras y la pasada temporada cazó dos platas europeas bajo techo, en 400 y 4x400. Un día, a Ben se le encendió una bombilla en la bici estática de su casa de Viveiro (Lugo): “Pensé, ‘está todo parado a nivel de competiciones y quiero que la gente sepa que el atletismo no se ha dormido, ¿Por qué no crear un duelo con Husillos?’ Lo suyo sería una carrera de 500 metros, distancia híbrida entre 800 y 400. Le escribí a Óscar y aceptó”. Y así, según ha podido saber AS, nació el Desafío 500, el proyecto de competición cara a cara que planean para final de julio el gallego y Husillos, el Misil de Astudillo (Palencia).

¿Y cómo sería esa carrera? “Lo primero es cumplir todos los criterios de Sanidad, respetaremos cada protocolo y la fase en la que estemos”, explica Ben. Y Husillos desvela las tres opciones del formato de competición que barajan: “Según pase el tiempo veremos. La primera es intentarlo en un mismo estadio, en un lugar que se pueda por sus condiciones de desescalada. Sería un cara a cara. Los dos a la vez. La segunda opción, si no se puede estar en contacto, que cada uno haga una contrarreloj, en la misma pista. La tercera, si no podemos desplazarnos, cada uno en su ciudad más cercana. Yo en Palencia y Ben en Lugo, y retransmitirlo de alguna forma”. Quedaría ver si a puerta cerrada o con público. Sí habrá streaming.

“Lo que queremos es que la gente disfrute, que vea atletismo y dejar claro que nos amoldamos a la nueva situación que tenemos. Qué mejor que un 500 a todo trapo entre un ochocentista y un cuatrocentista, que somos de marcas diferentes”, dice Ben, de Nike. Husillos, de Adidas, le refuerza: “Ya que no habrá citas oficiales a la vista, se trataba de salvar un poco la situación del atletismo, de llamar la atención”. A la vista, el récord de España de 500, fijado en 1:01.40 de Samu García, cuatrocentista. Ben habla del morbo del 500: “Siempre se dice si en 500 son mejores los de 800 o los de 400”.

 Y desde el punto de vista deportivo, tanto para Husillos como para Ben es “una motivación. Lo explica el gallego: “No había nada en el horizonte, y la motivación en un deportista es algo esencial, porque en 2021 hay Juegos y hay que encontrar alicientes. La gente de 21 o 22 años, de mi edad, si no entrenamos podemos perder una temporada en nuestro proceso de maduración”. Husillos es ese chico que entró primero en un Mundial bajo techo, fue descalificado por pisar una línea y se resarció con la plata europea tras el poderoso noruego Warholm: “Pensar en el duelo te saca del sofá, te pone las pilas”.

El atletismo, a nivel internacional, ha explorado alternativas de competición como el enfrentamiento de pértiga en sus jardines de Duplantis, Lavillenie y Kendricks, la Diamond de Oslo se hará con pruebas con distancia social (Warholm intentará el récord mundial de 300 vallas). En España ya hay dos pioneros de la ‘nueva normalidad’. Un gallego y un palentino, que, “si los protocolos lo permiten”, protagonizarán el Desafío 500.