SAN FRANCISCO 49ERS

Kaepernick dice que la bandera estadounidense es racista

El quarterback de los San Francisco 49ers de la NFL, se sentó durante el himno, sin mostrar respeto por el símbolo supremo de su país, por motivos raciales.

Colin Kaepernick durante el partido en el que se sentó durante el himno americano

Colin Kaepernick, quarterback de los San Francisco 49ers, creó una polémica cuando se negó a levantarse durante la interpretación del himno, con despliegue de bandera incluido, en el último partido que su equipo disputó. Fue el viernes, contra los Green Bay Packers. Pero de polémica pasó a absoluta tormenta mediática cuando explicó los motivos de su gesto: considera esa bandera un símbolo de la opresión racista contra los afroamericanos y, por lo tanto, no piensa respetarla. Casi nada en Estados Unidos.

"No voy a levantarme y mostrar respeto por una bandera que oprime a la gente negra y a la gente de color", declaró Kaepernick, que añadió: "Para mí, esto es más grande que el football y sería egoísta por mi parte mirar hacia otro lado. Hay cuerpos tirados en la calle, muertos, mientras que gente pagada por el estado se va de rositas por esos asesinatos". El jugador, además, subrayó que si molesta a alguien, o pierde contratos publicitarios, le da igual, porque va a seguir haciendo "lo que es correcto".

Postura valiente de Kaepernick

Es una postura difícil para un deportista de élite. El debate racial en Estados Unidos está en un punto álgido debido a los últimos asesinatos de personas afroamericanas a manos de la policía. Se han desatado protestas, movimientos sociales de enorme potencia y contundencia e, incluso, de forma trágica, ha habido asesinatos de policías no relacionados con estas muertes, sólo por el hecho de ser policías, cometidos por gente que quiso tomarse la justicia por su mano.

Es una postura difícil y valiente, además, para alguien en la situación concreta de Kaepernick. Ha pasado de titular a reserva e, incluso, no son pocas las voces que pedían que fuese cortado por motivos estrictamente deportivos. No está en posición de poder, ni mucho menos.

No es la primera vez que Kaepernick se sienta con el himno americano

El QB ya había despreciado el himno y la bandera en los dos primeros partidos de la pretemporada, pero no había trascendido porque estaba vestido de calle, sin poder jugar debido, a sus lesiones y limitaciones físicas.

Ahora se ha convertido en una figura polarizada y polarizante, con detractores y defensores, como siempre ocurre cuando un deportista expresa una opinión política. Y más si es con algo tan sensible en Estados Unidos como sus símbolos nacionales, y en un tema tan complejo y visceral como es la discriminación racial.