VALENCIA

Peter Lim usa el comodín CVC

El Valencia, que se benefició del acuerdo de la Liga con el fondo de inversión para poder perfilar la plantilla de Bordalás, informa de la inyección de CVC para prorrogar la ATE Mestalla.

0
Peter Lim usa el comodín CVC
ALBERTO IRANZO DIARIO AS

Generalitat Valenciana, Ayuntamiento de Valencia y Valencia CF SAD llevan meses jugando una partida de cartas con el tema de la caducidad de la ATE de Mestalla. Ahora, tras el informe del 18 de agosto de la Abogacía de la Generalitat, en el que se instaba al Pleno del Consell de Ximo Puig a resolver anticipadamente la ATE ("caducidad o sustitución del promotor", llámese club) y cuando se deslizaba por los pasillos del Palau que el asunto podría tratarse ya este viernes, Peter Lim usa el comodín del acuerdo con CVC para ganar tiempo y mantener abierta vía de prórrogar la ATE.

El Valencia presentó alegaciones a la Conselleria de Economia solicitando la prórroga de la ATE hasta 2030, usando en su argumentario la inyección económica de CVC. Por contextualizar, la ATE se firmó en 2015 y caducaría en 2025; amén de ventajas urbanísticas (40.000 m2 de terciario en la parcela de Mestalla), la operación implicaba cumplir hitos y plazos. Por ejemplo, a estas alturas debería estar construido el nuevo estadio (paralizado desde 2009). De ahí que la Abogacía inste a la nulidad inmediata de la ATE por "incumplimiento grave y reiterado" de los plazos. Y sin el paragüas de la ATE, la parcela de Mestalla pierde valor en su venta.

El Valencia, en su alegación, ni detalla la cuantía que destinaría de CVC ni tan siquiera se compromete a finalizar el estadio. Simplemente informa a las instituciones que la Liga y CVC han llegado a un principio de acuerdo por 2700 millones, que en diciembre espera saber cuánto le toca, que ello abriría (en condicional) un escenario favorable para la reanudación de las obras y que "la mayoría" de lo ingresado lo "destinaría" (de nuevo en condicional) al estadio. Pero ese comodín de CVC le sirve a Lim para ganar tiempo. Este viernes el Consell ya no tiene previsto tratar el tema, aunque los políticos siguen exigiéndole "avales" y "garantías". No se fían.

82 millones en infraestructura

El Valencia, en su escrito a la Conselleria, no detalló la cuantía que le corresponderá del acuerdo con CVC. Hasta noviembre no quedará fijado, pero el primer borrador destinaba 118 millones para el club che. La Liga obligará a que el 75% (82 millones) se destine a infraestructuras y el Valencia dice que destinaría "la mayoría" (no todo) al estadio, para según estimaciones realizadas por el club, faltarían unos 130 millones para acabarlo. Es decir, más allá de CVC, el modelo de negocio del club para acabar el nuevo estadio pasaría por vender la parcela de Mestalla. Pero, según apuntan los técnicos del club, la operación sería más 'sencilla' de realizar si los posibles compradores ven que las obras del otro estadio están en marcha y, por lo tanto, el traslado del equipo tiene fecha y su capacidad para explotar la parcela, también. 

Salvados por el principio de acuerdo con CVC 

El Valencia ha usado el comodín de CVC para tratar de conseguir la prórroga de la ATE de Mestalla, aunque ya se ha beneficiado de ese principio de acuerdo que alcanzó la Liga. De hecho el Valencia, hasta la firma de ese pacto, no pudo inscribir a Omar Alderete, a pesar de que el paraguayo llegó a principio de verano. Es más, a raíz del anuncio de la inyección económica que recibirán los clubes firmantes (entre ellos, obviamente, el Valencia), el club pudo lanzarse a por los fichajes de Marcos André, Foulquier, Hugo Duro y Hélder Costa sin necesidad de traspasar a ninguno de sus referentes (solo a Rubén Sobrino al Cádiz, además de la infructuosa operación de salida de Kang-in Lee).