FRANCIA | PSG

El PSG juega en secreto con los descartes

El conjunto parisino tiene intención de quitarse de encima a varios jugadores con los que no cuenta Pochettino, pero la situación del mercado es complicada.

0

A falta de una semana para el cierre del mercado, el PSG sigue intentando agilizar la operación salida. El conjunto parisino intentará retener a toda costa a Mbappé y a la vez podría cerrar la incorporación de Camavinga en los próximos días, pero para ello tiene que aligerar la plantilla en una situación que, a priori, se anticipa muy complicada dada la situación financiera que vive actualmente el mercado de fichajes. Según se dice en Francia, el gigante francés está intentando colocar a varios integrantes de la plantilla en secreto para no tener problemas de cara a las inscripciones o para el cupo de jugadores.

Entre los candidatos a salir de París se encuentran Kurzawa y Draxler. El primero estuvo a un paso de fichar por el Olympique de Lyon, pero el alto salario del lateral izquierdo, percibiendo 350.000 € al mes, frenaron su salida de la capital francesa. Kurzawa no cuenta con ofertas ahora mismo y para el PSG mantenerle supondría un problema, ya que Diallo se ha hecho con el puesto de titular en la banda izquierda y Bernat jugará cuando vuelva de la lesión.

Respecto al alemán, la situación no dista mucho de la de Kurzawa. Aunque parecía que el Bayer Leverkusen podría intentar ficharle, el club desmintió de inmediato los rumores que le situaban al extremo en la Bundesliga. Su salario es un impedimento para el resto de clubes y hace varios meses renovó hasta 2024, por lo que sacarle de París no es una operación, en principio, sencilla para el PSG.

Otros jugadores que también están en la rampa de salida son Sarabia y Rafinha. Tanto el exjugador del Sevilla como el exjugador del Barcelona podrían abandonar el PSG antes del final del mercado, pero el problema sigue siendo que no hay, hasta la fecha, ninguna oferta firme por ambos jugadores tal y como ha podido confirmar AS. Sarabia tiene buen mercado en La Liga y Rafinha también tiene un gran cartel en Inglaterra y en España por su pasado como jugador del Celta.

En todo caso, el PSG, que no tiene obligación de vender, pues ya ha garantizado a la DNCG, organismo de control financiero de los clubes en Francia, que tiene solvencia suficiente para paliar las pérdidas, tiene que aligerar la plantilla si no quiere tener un overbooking sin precedentes esta temporada. Hasta la fecha, el club únicamente ha ingresado 7 millones de € por Bakker y Leonardo tiene que moverse para no tener problemas con las inscripciones tanto en la Ligue 1 como en la Champions League.