LEGANÉS

Los cinco retos del nuevo Leganés cincuenta días después

Hace medio centenar de días que los pepineros compitieron por última vez. Ahora miran al futuro con esperanzas de mantener el objetivo (ascender) pero con varios retos para conseguirlo.

0
Los cinco retos del nuevo Leganés cincuenta días después
PEPE ANDRES DIARIO AS

Han pasado 50 días. Fecha simbólica. También pudo ser histórica. Pero el quiero se tropezó con el no puedo y la remontada mutó en derrota. Leganés 1-2 Rayo Vallecano. Aquel fue el último partido que disputaron los pepineros la pasada temporada. El que les eliminó del playoff, borró el sueño del ascenso inmediato tras el descenso y puso la primera piedra del nuevo proyecto. Medio centenar de días más tarde, el Lega aún no ha vuelto a vestirse de corto por culpa de las ‘precauciones sanitarias’. Lo hará el miércoles, a 17 días del estreno liguero y con un buen puñado de deberes por delante. Tareas pendientes para resucitar el mismo objetivo del curso pasado.

Ascender es el anhelo, aunque se camufla con discursos diferentes. Sabin Merino, por ejemplo, no se esconde. “Tenemos la misma meta que la temporada pasada”, comenta. José Recio es algo más prudente con las palabras, que no con los deseos. “El objetivo debería ser ir partido a partido, pero con mentalidad ambiciosa”, añade. Garitano lo reformula con mucha más cautela. “El objetivo es estar entre los mejores”, sentencia. Formas diferentes de decir lo mismo. Y todas pasan por un puñado de retos.

1.- Relevo en la portería

Por primera vez desde 2017 el Leganés no tendrá en Pichu Cuéllar a su portero habitual y recurrente. La salida del extremeño justo con el final del curso pasado deja vacante su posición cuatro campañas después y aviva la necesidad de encontrar un recambio de garantías. Gustara más o menos, se había convertido en un habitual de la meta, un puesto especial en el que los relevos son más que importantes.

Por ahora, Asier Riesgo continuará entre palos. El final del curso pasado del guipuzcoano fue excelente. Por eso desbancó al propio Cuéllar y se ganó el derecho a ejercer de titular, aunque su actuación en Vallecas, en la ida del playoff no fuera la mejor. Un borrón que no lastra el resto de sus actuaciones, ésas que permitieron al Leganés sostenerse en la tercera plaza. Ahora se le busca acompañante en una urgencia relevante por la edad del propio Riesgo (37 años camino de 38 en octubre) y porque el Leganés está acostumbrado a ver como su portería es un puesto de habitual actividad. Encontrar un recambio acertado se antoja clave para el proyecto.

2.- Nueva sala de máquinas

Algo parecido a lo que sucede en la portería ocurrirá en el centro del campo, donde la marcha de Rubén Pérez deja también la vacante de un titular recurrente. Sin el astigitano, ahora el Leganés deberá recomponer una medular para la que, salvo sorpresas, ya tiene todas sus piezas: Gaku, Recio, Doukouré y Luis Perea. También podría quedarse Facu García, aunque está complicado. Cuatro hombres para dos puestos que Garitano siempre ha considerado trascendental. El de Bergara busca nuevo timonel. La sombra de Rubén Pérez será alargada en la tarea de reemplazarlo.

3.- Garantía de gol

Nunca han sido los Leganés de Garitano equipos con un ‘9’ goleador. Al entrenador le gustaba tener futbolistas que trabajaran por el equipo y repartir la tarea de la puntería entre el resto de líneas. Ahora está por ver cómo se redefine esta función en una plantilla sin un ‘9’ definido. Tanto es así, que su ‘9’ más ‘9’ no ejerce de ‘9’. Sabin Merino está probando como extremo en los entrenamientos. Son Diego García y Manu Garrido los que, por ahora, ejercen como potenciales arietes en un equipo en el que aspiran a quedarse. De nuevo lo que se fiche de aquí al cierre de mercado para el puesto de delantero centro definirá también esta tarea importante.

4.- Canteranos

El Leganés ha ido recuperando poco a poco la esencia de su pasado, ése que se solía cimentar en gente de la casa. En canteranos. Javier Avilés logró la pasada temporada la hazaña de subir desde el filial y quedarse entre los mayores. Opción que ahora podría repetir algún jugador más, casos de los mencionados Diego García o Manu Garrido. Tampoco se descarta que haya futbolistas que alternen el filial (que mañana martes vuelve al trabajo como equipo de Segunda RFEF) y los mayores como fórmula casi habiutal.

5.- Lesiones

Fue el gran lastre que tuvo el equipo la pasada temporada, cuando en el tramo final de curso, perdió de golpe a Bustinza, Ignasi Miquel, Omeruo, Arnáiz o Borja Bastón, entre otros. Una sangría que, como admitió el propio Garitano, lastró el rendimiento del equipo. Afortunadamente para los blanquiazules el fondo de armario era muy largo en previsión del COVID-19. Pero esta temporada no se repetirá una plantilla tan amplia. Que las lesiones respeten al grupo se antoja trascendental para aspirar a cotas importantes en una liga tan, tan larga.