LEGANÉS

Urgencias en la meta del Leganés

A falta de tres semanas para que inicie el curso, el Leganés sólo tiene a Riesgo como portero del primer equipo. En los últimos cinco años han pasado trece jugadores por ma meta blanquiazul.

0
Urgencias en la portería del Leganés
JAVIER GANDUL DIARIO AS

Urgencias con guantes. El Leganés necesita portero. Por ahora, en singular. Sólo uno. Pero lo necesita. “La intención es tener dos porteros de primer equipo, más un portero de filial”, cuenta un Asier Garitano que ha iniciado la pretemporada con, por el momento, sólo un arquero de los ‘mayores’. Asier Riesgo se convirtió en la primera renovación del verano. Pero salieron Cuéllar (aún sin equipo) y Conde (el Atlético lo traspasó al Getafe) y después de tres semanas de pretemporada, aún no ha llegado nadie que pueda suplirles en el puesto. La meta pepinera se convierte, de nuevo, en una posición agitada.

Porque esta situación no es relativamente nueva. En las últimas campañas ha sido habitual ver cada verano (incluso en invierno) un trasiego constante de protagonistas para defender el arco de Butarque. Ninguna fue tan intensa como la primera del Leganés en la élite. Aquel curso 16-17 llegó a haber cinco futbolistas como guardarredes blanquiazules: Serantes (se lesionó), Brignoli (fuera por nulo rendimiento), Diego Barrios (del filial), Champagne (fichado en enero) y Herrerín (sustituto de Serantes y, a la postre, el definitivo).

Trece porteros en cinco años

Calculadora en mano, desde entonces, en el último lustro, el Leganés ha tenido trece porteros. Además de los cinco citados anteriormente, otros ocho más: Cuéllar, Lunin, Andrés Prieto, Soriano, Grandi, Lombo, Conde y Riesgo. Resulta llamativo que, pese a tanto ajetreo, en verdad sólo uno, Cuéllar, se ha asentado en el puesto. El resto salvo Riesgo, quién logró arrebatarle el puesto a final de la pasada campaña, ha vivido a su sombra. El extremeño abandonó Butarque el final del curso anterior tras cuatro cursos al sur de la capital y 126 partidos oficiales con el Lega entre sus guantes.

“No es fácil atajar en un candidato al ascenso”, reflexionaba en octubre a propósito de lo complejo que es ejercer entre palos del Leganés Nereo Champagne, uno de los hombres que tuvo que competir en la meta y que, pese a su rol de secundario, gozó de cierta regularidad y momentos de gloria. Como el ‘Pepinazo’ copero en el Bernabéu.

Portero competidor y compañero

El argentino, ahora en el Rayo Majadahonda, primer y próximo rival de Leganés en pretemporada (el debut ante el Talavera se suspendió por “precaución sanitaria”), es modelo de lo que pretende el Leganés en este mercado estival. A saber, un guardameta que pueda luchar por la titularidad, pero que sea leal escudero en caso de que tenga que aguardar turno en el banquillo. Algo similar a lo que sucedió con Riesgo, que empezó casi de tercer portero (Conde le ganó la partida cuando Cuéllar se lesionó en el arranque de curso), pero acabó de titularísimo sin haber levantado la voz cuando no jugaba.

“Asier reúne todas las condiciones que tiene que tener un futbolista del Leganés. Puede jugar a un nivel alto, cuando no ha jugado ha tenido un comportamiento en el día a día bestial. Es un jugador que conoce el oficio y que ayuda a la gente de abajo… lo tiene absolutamente todo”, piropea Garitano a su tocayo.

En ese “ayudar a la gente de abajo” se encuentra ahora mismo inmerso el de Deba junto a Víctores y Garrido, los dos porteros de las inferiores que se han incorporado al trabajo diario para apuntalar la meta del equipo en estas primeras semanas de trabajo, ésas que se han desarrollado por ahora con un solo cancerbero del primer equipo. En el ecuador de la pretemporada, se busca otro más que acompañe a Riesgo. Urgencias con guantes.