LEGANÉS

La crisis francesa, inesperado aliado del Leganés por Palencia

En Butarque creen que los salvajes recortes que está sufriendo la Ligue 1 podrían ayudar a que el lateral retornase. Opción compleja, pero viable. Rubén Pardo, otro ex en situación similar.

0
La crisis francesa, inesperado aliado del Leganés por Palencia
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El lateral derecho ya no es una prioridad para el Leganés. Pero eso no significa que el lateral derecho del Leganés no tenga sus propias prioridades. Sin prisa, pero sin pausa y con un nombre encima de la mesa: Sergi Palencia. Tal y como ya contó AS, el club quiere que el catalán prolongue su estancia al sur de la capital. No será asunto sencillo, aunque la crisis financiera que castiga a la Ligue 1 por culpa de sus problemas con los derechos televisivos podría convertirse en un aliado inesperado para que los de Butarque consigan su objetivo. No sería en el corto plazo. La paciencia sigue siendo la máxima virtud que acompañará a los blanquiazules en este movimiento.

Incorporación que, en condiciones normales de mercado, no podría asumirse. Hace un año el Saint Etienne, club al que pertenecen los derechos de Palencia (lo compró al Barça por tres millones de euros en 2019), lo cedió a Butarque sin cláusula de compra y asumiendo parte de su salario con el plan de que no perdiera valor e incluso pudiera retornar con perspectivas de ser pieza relevante. Claude Puel, su técnico, no contaba con él entonces.

Pasado un año, todo sigue como estaba… o peor. Puel sigue en el banquillo como figura inamovible tras su buena temporada. Entre sus intenciones se mantiene no contar con un Palencia que no logró el ascenso con el Leganés, pero que desea retornar a Butarque tras un año en el que ha sido el jugador de la plantilla con más minutos. Un intocable.

Una crisis sin precedentes

Deseos que serían papel mojado de no ser porque el Saint Etienne, como todos los equipos de la Ligue 1, necesitan reajustar salvajemente sus presupuestos. A la crisis generada por el COVID-19 se ha unido el caos televisivo que amenaza con dejar tocadas de muerte las arcas de muchos de sus equipos.

Todo comenzó cuando la productora española Mediapro firmó hace más de un año un contrato de 814 millones de euros por temporada desde 2020 hasta 2024 por el 80% de los derechos de retransmisión del torneo. Pero el parón provocado por la pandemia obligó a la compañía a dar marcha atrás y retirarse dejando vacante los ingresos que iba a proporcionar.

Recientemente la competición (LFP en siglas en francés) sacó a concurso esos derechos y llegó a un pacto con Amazon para asumirlos, pero por cantidades mucho menores que las que ofrecía Mediapro. Apenas los 250 millones de euros por campaña. El 20% restante fue adjudicado a Canal + por una cuantía superior, cercana a los 332 millones de euros anuales.

Poco después, y tras filtrarse las cifras, Canal + se retiró por el agravio que suponía pagar más por menos partidos. Mientras se busca comprador para ese paquete de partidos, los clubes galos han visto segados sus ingresos a niveles impensables, lo que les obliga a liberar masa salarial. Es ahí donde entra la esperanza del Leganés con Palencia.

Libre como Rubén Pardo

El escenario ideal del Leganés sería encontrarse con la carta de libertad del jugador. No sería descabellado. Es más, otro ex pepinero está próximo a protagonizar un caso similar. Rubén Pardo, también cedido por el Girondins de Burdeos al Leganés (éste con opción de compra en caso de ascenso) está próximo a quedar libre por los antes mencionados problemas económicos que sacuden a la competición. El caso es similar porque los galos pagaron por él otros tres millones de euros, en su traspaso, a la Real Sociedad. Incapaces de asumir sus emolumentos y de lograr un traspaso por su venta, el club está próximo a dejarlo marchar.

De repetirse hoja de ruta con Palencia y el Saint Etienne, el Leganés espera convencer al futbolista (con pretendientes también de Primera) con un proyecto en el que sería de nuevo pieza básica y un salario que, sin ser el que tendría en Francia, podría prolongarse varios años e incluso incrementarse en caso de ascender. El plan es complicado, pero no inviable.