ATLÉTICO DE MADRID

El seguro de Simeone

El Atlético cuenta con un centro de la defensa de plenas garantías. Savic y Hermoso superaron los 3.000 minutos, Felipe los 2.500 y Giménez los 2.000.

0
Savic, Felipe y Giménez, durante un partido del Atlético.
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El Atlético siempre ha abogado por la competencia interna y, si hay un puesto que sobresalga por su enorme y parejo nivel, es el del centro de la defensa. Simeone ha apostado esta temporada por dar un aún mayor protagonismo a sus centrales con una línea de tres atrás y, desde su cambio de sistema, los resultados han sido fabulosos.

El Cholo ha encontrado al mejor Savic, a sus 30 años en plena madurez, en un sobresaliente estado físico y con una enorme mejoría en la salida jugada desde atrás. Con el montenegrino perfilado a la derecha, el Atlético ha tenido el mejor guardaespaldas posible para Trippier y al probablemente mejor central de la competición, que únicamente se perdió cinco encuentros de Liga, cuatro de ellos por sanción. Savic acabó la temporada con 3.744 minutos disputados, cifra únicamente superada en la plantilla por Oblak (4.140).

Pero, si Savic ha agigantado aún más su presencia en la zaga colchonera, el otro gran salto de calidad ha sido el de Mario Hermoso. Completamente secundario en su primera temporada en el club (participó en 23 partidos y sumó 1.691 minutos), este curso se ha mostrado brillante en la salida de balón, perfectamente adaptado al perfil izquierdo en la línea de tres atrás y con la capacidad de actuar en el lateral, mucho más cómodo que cuando le había tocado hacerlo en su primer año. El cambio es drástico, pasando de ser el decimoquinto en minutos al séptimo jugador que más participación ha tenido en el Atlético con 3.019 minutos en 38 partidos, cuando el curso pasado había sido el decimoquinto de la tabla. No tuvo el premio de la Eurocopa, pero sin duda pudo ser uno de los citados por Luis Enrique para el torneo.

En el caso de Felipe, había finalizado el curso pasado como uno de los grandes fichajes rojiblancos y a un nivel enorme, algo que le ha costado más conseguir esta campaña. El sistema de tres atrás le provocó muchos dolores de cabeza cuando tenía que perfilarse a un costado, principalmente al izquierdo, mostrándose mucho más cómodo como cierre en el centro. Pero, el brasileño ha ido recuperando el brillo en la fase final del campeonato, titular en las últimas cuatro jornadas con todo en juego, hasta alcanzar los 2.613 minutos. Acabó teniendo su papel en el título liguero y le sirvió para ganarse su espacio en la Copa América.

Hermoso y Savic se felicitan tras derrotar al Villarreal.

Un torneo en el que estará Giménez, que ha vivido una temporada deslucida por las constantes lesiones. El uruguayo es clave siempre que está bien, pero los problemas físicos le han impedido tener continuidad. Giménez también ha encontrado su encaje en la nueva zaga con una gran jerarquía en el centro de la línea de tres, con su velocidad, poderío en el cuerpo a cuerpo y fuerza por arriba que le permite vivir cómodo con muchos metros a su espalda. Pese a esos constantes frenos a su participación, acabó con 2.115 minutos disputados en 26 partidos.

Cuatro centrales que han vuelto a ser todo un seguro para que Oblak lograse su quinto Zamora y el Atlético volviese a destacar por su solvencia defensiva, especialmente en el inicio de curso. Es muy complicado ver en un equipo que sus cuatro centrales superen los 2.000 minutos, buena prueba de la competitividad y alto nivel de Savic, Hermoso, Felipe y Giménez, llevando a su técnico a modificar los esquemas para dar cabida a un jugador más. No sería de extrañar que el Atlético se plantease contar el próximo curso con un quinto central de perfil bajo, teniendo en cuenta que cuando se producía alguna lesión o sanción y Simeone alineaba a tres de ellos no había recambio en el banquillo. En la recámara está Nehuén Pérez, cedido al Granada y que ha continuado con su progresión, aunque el argentino es uno de los jugadores con mejor mercado para obtener una rentabilidad económica a la hora de buscar un posible traspaso.