CELTA

El Celta busca nuevo jefe para su defensa

El club vigués no está dispuesto a pagar la opción de compra por Murillo pactada con la Sampdoria y una tercera cesión del colombiano se antoja imposible.

Jeison Murillo se ejercita durante un entrenamiento del Celta en la ciudad deportiva del club vigués.

Le hubiese gustado a Eduardo Coudet seguir contando la próxima temporada con Jeison Murillo, pero el regreso del colombiano a Vigo está casi descartado. Tras dos cesiones consecutivas, la Sampdoria no está dispuesta a una tercera. Los italianos aspiran a algo más que ahorrarse el salario del central cafetero. Quieren hacer caja con un jugador que acaba contrato en 2023 y en A Sede no contemplan rascarse el bolsillo.

El Celta y el club genovés pactaron en el segundo préstamo del zaguero una opción de compra. Según la prensa colombiana, la cantidad acordada es de 7 millones de euros fijos y otros 3 que dependen de objetivos. Unas cifras prohibitivas para la directiva presidida por Carlos Mouriño, que apuesta por otro mercado austero, el segundo consecutivo, cuando está a punto de cerrar el ejercicio 2020-2021 con unas pérdidas cercanas a los 16 millones de euros.

El límite salarial de la entidad olívica se reducirá el próximo curso en 10 ‘kilos’ y en el caso de invertir en un central no lo va a hacer en un futbolista de 29 años como Murillo. Aunque Coudet se queda con cuatro especialistas en el eje de la zaga (Néstor Araújo, Joseph Aidoo, José Fontán y el emergente canterano Carlos Domínguez), el Chacho quiere uno más. El técnico argentino consideraba al de Cali, pese a su irregularidad en su segunda campaña en Vigo, el jefe de la defensa.

Siempre que estuvo disponible, Murillo fue titular. Acabó la temporada con 31 participaciones en LaLiga y no jugó más porque la recta final se la perdió por una lesión. Su más que probable adiós obliga a la dirección deportiva a buscar un jugador de jerarquía, tal y como exige el Coudet. Uno de los nombres que ha estado sobre la mesa es el del peruano Luis Abram, pero la opción del compañero de selección de Renato Tapia se ha ido enfriando en las últimas semanas.