FINAL CHAMPIONS (F) | CHELSEA 0-4 BARÇA

La Champions recuperó a la mejor Lieke Martens

La neerlandesa fue una de las estrellas tanto de las semifinales como de la final, en la que brilló para guiar al Barça al primer título europeo.

Lieke Martens se abraza con Graham en el primer gol del Barça.
GORKJA LEIZA DIARIO AS

No marcó. Pero no hizo falta que lo hiciera. Lieke Martens dio valor al Barça en la final de la Champions ante el Chelsea (0-4). Su velocidad, su desborde y su gran visión de juego supieron liderar el ataque azulgrana por la banda diestra, donde sus carreras fueron un suplicio para las inglesas. A ello se sumó una asistencia, con el pase para que Graham Hansen hiciera el cuarto gol antes del descanso, y media, siendo protagonista en el primer tanto en propia de Leupolz.

En este último, Lieke demostró haber saltado al campo con un hambre propia de las grandes estrellas del fútbol. Salió a matar y pronto dejó su carta de presentación en la portería de Berger, que retumbó con un disparo suyo al travesaño al medio minuto de partido. No entró la pelota a la primera, pero el destino quiso hacer justicia y hacer que ese balón terminara entrando. El rechace al tiro de la '22' azulgrana cayó en las botas de Graham Hansen, junto a la que conformó una letal dupla ante las inglesas.

La noruega la colgó con precisión al corazón del área y allí, la suerte cayó del lado culé, con una diana que subía al marcador tras golpear en una rival. Fue el inicio de una noche histórica. El comienzo de un partido en el Martens volvió a evidenciar la razón por la que llegó al Barça como una gran estrella. La internacional con Países Bajos, con la que fue subcampeona del mundo en el Mundial de 2019, no caminaba por sus mejores momentos en la Ciudad Condal.

Un doblete en las semifinales confirmó su resurrección

Pero, todo cambió en esta temporada, en la que la Champions actuó de extra de impulso para un equipo imparable. Las dudas, con el lastre de las lesiones detrás, puso de nuevo al alza a esta jugadora, que llegó al Barça siendo una crack mundial y que recuperó su ser en esta histórica temporada. Esto último con gran peso en la Champions. La delantera azulgrana, que también ha tomado protagonismo en Liga y en Copa, empujó al Barça a la final con un doblete de ensueño frente al PSG en las semifinales.

Su determinante papel frente a las francesas pudo motivar de más a Lieke, que aterrizó en Gotemburgo con el reto de ampliar las buenas sensaciones. Un objetivo que cumplió con creces. No gustó. Fascinó. La extremo diestra volvió a ser titular y a nadie le dio tiempo de poner en duda este puesto. Se lo ganó y se lo ha ganado.

Con la Champions en el bolsillo tras una fulminante final frente a las inglesas, Lieke quiere seguir sumando como estrella del Barça. Una condición con la que llegó en 2017 tras ganar el The Best y ser la mejor jugadora de la Eurocopa que ganó con su Selección y en la que quiere seguir haciendo historia. El triplete le espera, en el siguiente objetivo del Barça para ser eterno.