ESPANYOL

Espanyol: ascenso de la A a la Z

El equipo blanquiazul completa una campaña inmaculada con nombres propios que le han ayudado a conseguir el objetivo de volver a Primera en un año.

Los aficionados, en Plaça Universitat.
Gorka Leiza.

Anduva: Señalado por el entorno como el punto de inflexión que catapultó al equipo. Después de aquel encuentro ante el Mirandés, llegó una racha de cinco victorias seguidas. Quizás uno de los peores encuentros del curso de los blanquiazules, que rascaron un empate en el añadido, rescatados por Melamed (2-2).

Balón parado: Un aliado del Espanyol, y con la B de Embarba. El máximo asistente de la categoría ha sido una garantía en este tipo de jugadas, en las que su preciso golpeo ha ayudado al equipo perico a decantar partidos que tenía atascados. El técnico asistente Dani Pendín también tiene mucho que ver.

Cantera: No ha sido una campaña de grandes debuts, con una plantilla de 23 jugadores con la necesidad de incluir a todo el grupo, pero el Espanyol ha visto como sus jugadores de la casa han sido determinantes. De Pedrosa a Melamed pasando por Puado, incluso Darder, quien ha recuperado su mejor versión como mediocentro.

Dimata: Llegó en enero y desde entonces el equipo no ha perdido. El belga se quedará la próxima temporada. Marcó en partidos decisivos ante Mallorca y Almería, y, aunque no ha destacado por su participación en el juego, su presencia ha hecho brillar a otros jugadores. La moneda al aire salió esta campaña cara.

Espina: La que se han quitado los jugadores del Espanyol que estuvieron el curso pasado en la plantilla y vivieron la desgracia del descenso. Los Diego López, David López, Cabrera o Darder pudieron remendar por la vía rápida el despropósito del curso anterior.

Golazos: El que logró RdT ante el Almería desde mediocampo o el de Sergi Darder ante el Leganés, pasando por otros del delantero madrileño como ante el Logroñés de falta directa, e incluso el de Nico Melamed frente al Leganés. Los jugadores pericos han anotado algunos de los mejores tantos de LaLiga SmartBank.

Keidi Bare: El albanés ha sido el mejor fichaje de la temporada. Asentado en el mediocentro, se ha ganado a la afición por sus buenas actuaciones, combinando su despliegue físico con su buen pie a la hora de repartir juego. El albanés, que ha tenido que vivir duras experiencias antes de ser profesional, se ha convertido en uno de los más queridos.

Laterales: Ha sido quizás la posición en la que ha habido más rotaciones y más noticiosa. En verano, primero, con la llegada de Miguelón y Gil y la cesión de Víctor Gómez. Durante la competición con la rotación de ambos valencianos, sus lesiones y el debut de Omar El Hilali de apenas 17 años. Dídac vivió claroscuros y Pedrosa ha ido a más, con un gran rendimiento en las últimas semanas.

Moreno: Su mentalidad zen, su excelente gestión del vestuario y su modelo de juego adaptativo han surtido efecto. El Espanyol está batiendo récords y se ha mostrado constante todo el curso, con solamente un bajón en enero que le sacó de las posiciones de ascenso directo. El Espanyol ha ganado un entrenador que sale reforzado para asentar un proyecto a largo plazo.

Nico: Un nuevo icono ha surgido este curso en Segunda. Aunque debutará el curso anterior con David Gallego en la Europa League, el talento del jugador de Castelldefels, con antecesores también futbolistas, se ha destapado este curso. Verticalidad, goles, descaro, juego entre líneas y personalidad. Sus goles, como ante Miranda, Sabadell o Leganés han rescatado a los blanquiazules en momentos de dudas.

Once metros: El Espanyol ha fallado tres penaltis este curso, seguidos además, y por el mismo jugador, Raúl de Tomás. Un hecho inusual que no le ha restado opciones de ascenso a los blanquiazules.

Puado: El jugador de la temporada. Finaliza contrato en 2022 y el Espanyol está en vías de renovarlo y convertirlo en uno de los iconos de la plantilla. Se ha destapado como un jugador total, también en la Sub-21. Goleador (11), asistente (8) y con un entendimiento del juego y un trabajo defensivo capital para la plantilla.

Quinto: El Espanyol firma su quinto ascenso en cinco años en Segunda, lo que demuestra una vez más la supervivencia de la entidad en los malos momentos. Los blanquiazules ya ascendieron en 1963, 1970, 1990 y 1994.

RdT: Metáforas del destino, el héroe perico no pudo estar en Zaragoza, el día del ascenso. Sigue aspirando al pichichi y a superar su récord de goles. Aunque en el mercado de verano intentó salir, aceptó el reto de devolver al Espanyol a Primera y lideró con sus goles la buena marcha del equipo. Algunos de esos tantos adornarán la videoteca de un año fantástico.

Socios: Tan lejos y a la vez tan cerca para el equipo, que siempre notó el aliento de sus hinchas pese a no verlos cada 15 días en el interior del RCDE Stadium. Apoyando desde el primer momento, con la buena marcha del conjunto de Vicente Moreno se hicieron habituales los acompañamientos en los viajes en autocar al estadio o los recibimientos a la llegada. El club también los ha puesto en el centro de sus campañas de comunicación.

VAR: O también Varón Aceitón, árbitro que se ha hecho famoso en el club perico por sus desacertadas decisiones en los partidos del Espanyol. La tecnología arbitral fue objeto de debate durante la campaña, con polémicas entre Mallorca o Espanyol.

Wu Lei: El delantero chino, icono del proyecto de Chen Yansheng en el Espanyol, apenas ha participado esta temporada. Sin alzar la voz, este ascenso puede suponer el adiós de un jugador franquicia, cuyas ausencias han sido también criticadas en China.

Zamora: No solo se cumplían 120 años del que fuera el jugador más carismático de la historia del fútbol español y del club perico, y también se vivió una ardua polémica porque el Museu de Cera de Barcelona lo vistió con un escudo del Barcelona, sino que Diego López aspira a recibir ese galardón como portero menos goleado.