DEPORTIVO

El Depor se va de vacaciones con todo por resolver

Couceiro y su Consejo se reúnen hoy lunes con la renovación de Rubén de la Barrera y el futuro de Richard Barral y media plantilla sobre la mesa.

El presidente del Deportivo Antonio Couceiro, en la foto de familia de la plantilla en el último entrenamientoen Riazor.
RCD

El Deportivo puso punto final en Soria a una lamentable temporada que lo ha condenado a seguir un año más en Segunda B y, posiblemente, ni jugar la Copa del Rey después de que el Racing de Ferrol acabase como primero de grupo en la segunda fase. La decepción presente se une a un futuro todavía muy incierto, ya que la plantilla deportivista inicio después del partido ante el Numancia sus vacaciones con el destino de numerosos futbolistas en el aire. Además, sigue sin concretarse la renovación de Rubén de la Barrera en el banquillo blanquiazul y la decisión sobre la continuidad de Richard Barral al frente de la dirección deportiva todavía está por tomar.

Esta tarde de lunes está prevista una reunión de Antonio Couceiro con su Consejo de administración de la que se espera decisiones para poner en marcha el plan estratégico para la temporada 2021-2022. La que parece más clara es la continuidad de Rubén de la Barrera que, pese a no clasificar al equipo para el playoff, convence por su estilo de juego, trato a la cantera, juventud y conocimiento del club. Todas las declaraciones del presidente Antonio Couceiro señalan a su renovación, pero el técnico coruñés ha insistido en sus dos últimas de rueda de prensa en la “necesidad de conocer lo que quiere el club”. Su intención es continuar, pero con ciertas garantías sobre la plantilla que tendría a sus órdenes la próxima temporada.

Mucha mayor incertidumbre hay sobre la parcela deportiva. El secretario técnico, Alfonso Serrano, se irá al Albacete. Richard Barral, el hombre que diseñó la plantilla con el mayor presupuesto de la categoría, tiene contrato y tras el partido ante el Numancia no aclaró nada sobre su futuro: “No puedo confirmar si voy a seguir o no. A partir de ahora se tomarán decisiones”. En su debe, además del fracaso del equipo, están varios contratos de larga duración con cantidades inasumibles, sobre todo después de que el club perdiese en el pasado ejercicio 9 millones de euros y su futuro sea la Primera RFEF. Su función, en estos momentos, está centrada en intentar liberar la mayor parte de esos contratos y generar ingresos con traspasos, como el de Mujaid.