CELTA

El Celta quiere fichar con dinero turco

El club vigués necesita vender a Okay y librarse de la ficha de Emre Mor en su último año de contrato para moverse con algo de liquidez en el mercado.

Los futbolistas turcos Emre Mor y Okay Yokuslu, durante un entrenamiento del Celta con niebla.

El próximo 30 de junio el Celta pondrá fin a doce años consecutivos cerrando sus ejercicios económicos con beneficios. El club estima que la pandemia provocará esta temporada unas pérdidas que rondarán los 12 millones de euros, lo que obligará a la entidad presidida por Carlos Mouriño a apretarse el cinturón por segundo verano consecutivo en el mercado de fichajes. Sin embargo, Eduardo Coudet ha repetido en sus últimas comparecencias ante la prensa que quiere un proyecto a largo plazo y ambicioso. El argentino exige incorporaciones y la vía turca se presenta como una solución para satisfacer las peticiones del Chacho.

En A Sede aspiran a desprenderse en las próximas semanas de los internacionales otomanos Okay Yokuslu y Emre Mor. Las salidas del mediocentro y del atacante supondrían un alivio para las arcas celestes por motivos distintos y ese dinero se sumaría a los 2 millones de euros que el Celta va a ingresar por la venta de Álvaro Vadillo al Espanyol.

El traspaso también es la fórmula que el Celta contempla con Okay y los dirigentes célticos son optimistas. El pivote está aprovechando su cesión en el West Bromwich Albion para revalorizarse. Aunque el equipo donde se encuentra a préstamo, y sin opción de compra, puede descender matemáticamente el próximo fin de semana, el centrocampista de 27 años lo ha jugado prácticamente todo desde que en enero aterrizó en la Premier League.

Al mediocentro, con contrato hasta 2023, todavía le queda la Eurocopa como escaparate antes de tener que regresar a Vigo si no se concreta su marcha. El Celta pagó 6 millones de euros por su fichaje en 2018 y el portal especializado Transfermarkt le otorga actualmente un valor de mercado de 5 'kilos'.

  • Centrocampista
  • Turquía

Por el contrario, con Emre Mor el escenario de la venta ni se plantea. Es una utopía. Los planes del club olívico con el fichaje más deficitario de su historia pasan por llegar a un acuerdo para rescindir la temporada que le queda de contrato o por encontrarle un destino como cedido. Cualquiera de estas opciones sería más que bienvenida en A Sede para ahorrarse parte los 2 millones de euros brutos que el díscolo delantero percibe por año, la hipoteca que el Celta lleva abonando desde que lo compró por 13 'kilos' en 2017.