ATLÉTICO DE MADRID

El Atleti B da un paso adelante: Soriano, Camello, Moya, Álvaro...

Van dos victorias balsámicas antes de visitar al Socuéllamos. Las principales caras están rindiendo en ataque y en defensa y San Román suma dos puertas a cero.

0
Mario Soriano, con el Atleti B.
JESUS ALVAREZ ORIHUELA DIARIO AS

El Atleti B sigue inmerso en la batalla por no caer dos categorías. Los rojiblancos no consiguieron la permanencia en la Primera RFEF, que comenzará la próxima temporada y ahora se juegan no descender a la Tercera. Para ello, el equipo rojiblanco comenzó la nueva fase con los 19 puntos que había sumado en Liga (el cuarto con mejor balance, a cuatro puntos del Melilla, primero) e inició su nueva andadura con mal pie cayendo en casa ante el Socuellamos por 0-1.

Pero, las dos últimas jornadas han devuelto la ilusión en el segundo conjunto colchonero. Desde la llegada de Antonio Rivas al banquillo, el Atleti B se ha impuesto en casa del Villarrubia y del Villarrobledo por 0-2, teniendo que suspender entre medias el encuentro contra el Melilla por un brote de coronavirus en el vestuario rojiblanco. Ahora mismo, el Atleti B es tercero con 25 puntos, a uno del Socuéllamos (su próximo rival), pero los rojiblancos con un partido menos y a tres del Melilla, contra el que tendrá que recuperar su encuentro pendiente donde en el caso de triunfo le igualaría en lo más alto (mantienen la categoría los dos primeros clasificados y los dos mejores terceros entre los tres grupos).

Y en esas dos victorias de visitante han llegado muy buenas sensaciones, con el paso adelante de las principales figuras del equipo en la lucha por no perder una nueva categoría. Con San Román muy seguro sobre su meta, sin encajar ningún tanto en los dos partidos que ha disputado, la defensa se ha mostrado fuerte y segura a la hora de mantener la ventaja que le han dado los hombres de arriba. Y en los dos encuentros ha vuelto a quedar patente la evolución de Mario Soriano. El canterano de 19 años recién cumplidos y que debutó en Copa del Rey ante el Cornellà bajo el mando de Simeone, se ha consolidado como el jugador que pone la pausa y el toque en el centro del campo.

Pero, además, está siendo definitivo en las áreas. Ante el Villarrubia marcó el primer tanto aprovechando un gran centro de Ricard y siendo el más listo en el área ganando el primer palo y frente al Villarrobledo provocando un penalti que transformó Toni Moya. Ascendido desde inicio de curso desde el juvenil, Soriano ha ido creciendo muchísimo durante la temporada, con su capacidad para jugar de espaldas, dar una salida limpia de balón y provocar faltas cuando el equipo se encuentra asfixiado en defensa. Pese a su aparente físico más liviano, es complicadísimo arrebatarle el balón y ya es fundamental en el segundo equipo del Atlético.

Javi Serrano da un pase con el Atleti B.

Los más veteranos de la plantilla también están llevando las riendas del equipo. Camello, que no consiguió acertar desde el punto de penalti ante el Villarrubia, sí aprovechó un error en la defensa del Villarrobledo para marcar su cuarto tanto del curso. Antonio Rivas ha optado por situar de partida a Camello de referencia en punta en lugar de el sistema con dos arietes de Nacho Fernández (donde le solía acompañar Giuliano Simeone) y su ‘9’ le está respondiendo, también con la evolución de Luis Forcén y Davo desde el banquillo. Toni Moya está demostrando sus galones con dos buenos partidos gobernando el medio y además sumando un tanto desde el punto de penalti donde tanto le ha costado acertar al equipo este curso.

Todo ello escoltado por un Javi Serrano que también es uno de los grandes nombres de esta nueva fase. A sus 18 años, fue ganando protagonismo con Nacho Fernández y con Rivas se ha hecho con un puesto en el centro del campo como el jugador encargado de robar y salir en el inicio de las jugadas. Atrás sigue asentada la defensa con Camus, dando libertad en la derecha por delante a Ricard, Álvaro García, Marco Moreno y Fernando Medrano. Unos buenos resultados que quieren refrendar en su visita del domingo al Socuéllamos, con ganas de venganza y de demostrar que el resultado de la ida no hizo justicia a lo mostrado por los rojiblancos sobre el césped. Un partido clave por seguir en la Segunda RFEF con sus principales figuras enchufadas.