MERCADO DE FICHAJES

Joan Laporta y Florentino Pérez cazan en el mismo coto

El Barça se apunta a la subasta por Haaland y Alaba y el nuevo presidente culé revive los tiempos de Beckham y el club blaugrana entrará con fuerza en el mercado.

Barcelona

La última vez que el Real Madrid sintió la presión del Barcelona cuando salió en busca de un fichaje determinante fue en la pugna por Neymar. En aquella ocasión, Sandro Rosell le ganó la partida a Florentino Pérez aunque fuera a costa de pagar un precio altísimo por la oscura arquitectura del fichaje, que acabó con el Barça condenado. Desde entonces, Madrid y Barça sólo han competido en el césped. Desde la victoria en las elecciones y el retorno de Laporta al palco del Camp Nou, la competición se traslada también al mercado. Ambas entidades buscan cazar en el mismo coto en busca de dos piezas tan cotizadas como Haaland y Alaba.

Tanto el delantero del Borussia Dortmund como el polivalente defensa del Bayern llevan tiempo en el radar del Real Madrid, pero la irrupción de Joan Laporta como presidente del Barcelona viene a interferirse en unas negociaciones que el Madrid ya tenía iniciadas.

Según pudo saber este diario, el próximo presidente del club mantuvo en Barcelona una reunión el pasado miércoles con Pini Zahavi y Fali Ramadani, agentes de David Alaba. Preguntado por este particular en RAC1, el vencedor de las elecciones quedó en fuera de juego e hizo una larga pausa cuando el periodista Jordi Basté le preguntó por el asunto. "...No es verdad". Para luego decir que "mis contactos con representantes vienen de lejos. Sabemos cómo está situación de algunos jugadores y si son interesantes para el Barça y las posibilidades lo permiten, pueden venir."

Desde el inicio de la campaña, Laporta ha evitado hablar de nombres propios para no desestabilizar al equipo, pero también ha dejado caer de manera constante que mantiene buenas relaciones con los grandes representantes de los mejores jugadores. Y uno de los que conoce bien es Pini Zahavi, que cuida de los intereses de Alaba, que ya ha anunciado que no seguirá en el Bayern.

Con quien también mantiene Laporta una relación fluida es con Mino Raiola, el representante que trajo y se llevó a Ibrahimovic del Barcelona haciendo un negocio estupendo y que ahora representa a Erling Haaland, un futbolista que está en el punto de mira de los grandes equipos de Europa.

Laporta es consciente de que esta vez acude a la batalla con menos arsenal que sus competidores. El potencial económico del Barcelona es escaso y depende principalmente de las ventas que pueda realizar el conjunto blaugrana.

Lo que sí tiene el Barça es un presidente con contactos, y que va a plantar cara al Madrid en el mercado. No será la primera vez, Nada más acceder a la presidencia en 2003 Laporta contrató a Eto'o después de jugar electoralmente con la confusión que creó en torno a Beckham. La ilusión por arrebatárselo al Madrid le fue de perlas, pero acabó de blanco.