FÚTBOL FEMENINO

Odisea para jugar: los viajes de Atlético y Barça rumbo a Almería para la Supercopa

El temporal ha alterado los viajes de ambos equipos para la Supercopa, en la que se enfrentan el miércoles. También se vio afectado el Logroño.

La odisea del Barça hasta Almería
FC Barcelona.

El temporal hizo peligrar durante horas la llegada de los equipos participantes de la Supercopa a Almería, sede elegida para esta segunda edición del torneo español. Con la excepción del Levante, que llegó a Almería en autobús sin problemas y fue uno de los pocos equipos que pudo disputar su partido de Liga del fin de semana (se aplazaron siete de los nueve encuentros), los otros tres equipos (Atlético, Logroño y Barcelona) se están viendo afectados en mayor o menor medida por las nevadas en su trayecto a Almería.

El caso más leve lo sufrió el Logroño, que ya está en Almería tras viajar en avión desde Madrid. El equipo riojano llegó en autobús el pasado domingo a la ciudad madrileña, pese a las complicaciones de las carreteras debido a la borrasca Filomena que azota la zona centro del país. Una vez en la capital, las jugadoras hicieron noche en un hotel.

Y, este lunes temprano (alrededor de las 5:00) todas se subieron a varios taxis para llegar al aeropuerto y poder embarcar en un vuelo que le llevaba de manera directa a Almería. "Todos en Taxis. Muchas gracias a este sector tan castigado", publicaba el equipo riojano, que describía de la siguiente manera su viaje, con sensaciones similares a las de sus rivales: "Vaya ODISEA... Ni Ulises. A Ilusión no nos gana nadie".

Más alarmante fue la situación del Barça, que se quedó atrapado en Madrid entre el viernes y el lunes por el temporal de nieve en la capital española. El cuadro catalán viajó en AVE desde Barcelona y tuvo que esperar hasta el mismo viernes por la noche, ya en el hotel de Madrid, para conocer que el partido se suspendía de manera oficial por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Una situación que denunciaron desde la entidad culé.

El Barça: aislamiento en Madrid y viaje largo en autobús hacia Barcelona

"Mientras estábamos en el AVE, el Madrid CFF ya nos dijo que habían cerrado las instalaciones y a las 10 de la noche suspendieron el partido. Nos habría gustado que la RFEF hubiera atendido nuestro requerimiento para no viajar", aseguró Markel Zubizarreta, director deportivo azulgrana. Sus declaraciones surgieron tras quejas de jugadoras que reclamaron responsabilidades a la RFEF, como Aitana Bonmatí, Jenni Hermoso o Graham Hansen. "Pues no, no entendemos que se nos permitiera viajar", afirmó la delantera azulgrana en un mensaje de lo más comentado en redes sociales.

Finalmente, tras un fin de semana atrapadas y entrenando en las instalaciones del hotel, las jugadoras del Barça regresaron este lunes por la mañana en autobús a Barcelona. Una vez allí entrenaron en la C. D. Joan Gamper y dormirán en sus domicilios para viajar hoy en avión a Almería. Así, la expedición culé se ha visto obligada a pasar por 'casa' después de que en el hotel las jugadoras no dispusieran siquiera de la ropa adecuada para sus entrenamientos. Todo parece haberse despejado hoy.

El avión del Atlético, anulado a última hora esta lunes

Tampoco fue fácil para el Atlético reorganizar el viaje a Almería por el temporal. Al igual que el Barça, el equipo rojiblanco estuvo sin entrenar o jugar desde el viernes hasta este lunes por la tarde, cuando se ejercitaron en el gimnasio de la C. D. Wanda. Tras el entrenamiento, las de Dani González se dispusieron a coger un vuelo directo (sobre las 19:50) a Almería, tras días y horas de gran confusión por lo que estaba aconteciendo en la capital española.

Sin embargo, al llegar al aeropuerto se encontraron con que su vuelo a Almería había sido anulado a última hora. Un nuevo contratiempo que obligaba a cambiar de nuevo la hoja de ruta del equipo en su viaje a esta Supercopa. Según pudo saber AS, el equipo dormirá esta noche en un hotel de Madrid y mañana (7:30h) cogerá un AVE a Málaga, desde donde partirá en autobús hacía su destino final: Almería. Sin duda, una auténtica odisea.