INTERNACIONAL

Rabiot: mejor fuera de casa

El centrocampista ha dejado atrás un 2018 para olvidar gracias a una necesaria salida de Francia. En la Juventus es fundamental y 'Les Bleus' comienza a serlo.

Adrien Rabiot.
MARCO BERTORELLO AFP

Del todo a la nada y de la nada al todo. Así se resume la carrera de Adrien Rabiot (3 de abril de 1995), tanto a nivel de clubes como con la selección. En noviembre de 2016, el de Saint-Maurice veía premiada su efervescente llegada al primer nivel con el PSG con su primera llamada con Les Bleus. La sala de máquinas de la Francia del futuro parecía aposentarse sobre sus hombros, pero su evolución no siguió los derroteros esperados. 2018 no será un año que el centrocampista recuerde con especial cariño.

En mayo, Deschamps le incluyó entre los reservas de cara al Mundial. Rabiot se niega a acudir a ese equipo B y las puertas de la selección se le cierra. Más adelante se niega a renovar con el PSG, cerrándosele, de esta manera, las del conjunto francés. La Juventus aparece como escapatoria. Al tran tran inicial le siguió la consolidación en la Vecchia Signora y, con ello, el indulto del seleccionador. Ahora, Deschamps no duda de su presencia en las listas y en L'Équipe explica el porqué de este giro a la situación de Adrien.

La determinación, clave

"Si volví de llamarlo no es para complacer a unos o a otros. Es porque vi lo que hacía con la Juventus y que no había hecho en sus primeros meses en Italia. Hoy en día ya no hace preguntas como: '¿No estaría mejor un poco más abajo?', ¿no estoy demasiado alejado?'. Ahora tiene verdadera confianza en sí mismo. Tiene la capacidad técnica necesaria y un impacto físico que antes no tenía. Todavía es joven (tiene 25 años), pero ha madurado. En las confrontaciones es más fluido. No se reprime, no hay 'peros'. La gran diferencia es que lo hace todo con más determinación", explica el seleccionador francés.

Rabiot ha tenido que dar un paso atrás para dos adelante y buscar fuera de casa una estabilidad que no tenía en París. Ahora, la comodidad que muestra al desplegar su juego con la Juventus tiene su réplica con Les Bleus. Para Pirlo es indiscutible (992 minutos en 16 partidos, la mayoría como titular) y para Deschamps comienza a serlo: ha partido en el once inicial en cuatro de los últimos cinco encuentros con Francia. Parece que Rabiot ha encontrado su lugar en Italia. Ya saben, a veces se está mejor fuera que en casa.