REAL MADRID

Los cuatro 'potros' del Borussia que brillaron en el Real Madrid

Ambos equipos se enfrentan en Mönchengladbach, pero cuatro jugadores del equipo alemán hicieron historia en el Santiago Bernabéu: Netzer, Jensen, Stielike y Jupp Heynckes.

Stielike, Heynckes y Jensen (segundo, tercero y séptimo de pie y de izquierda a derecha), posan tras ganar la Bundesliga con el Borussia.
ullstein bild ullstein bild via Getty Images

En la década de los años 70, el Borussia Möchengladbach era uno de los equipos más atractivos de ver en Europa. Apodados Los potros (‘Die Föhlen’), su estilo de juego ofensivo, buscando más la portería rival que la defensa para evitar encajarlos, era diametralmente opuesto a lo que ofrecía su gran rival entonces, el Bayern de Múnich, más práctico a la hora de resolver sus encuentros. Forjados por Hennes Weisweiler, el entrenador germano tiró de jugadores jóvenes para modelar un equipo que fuese visualmente atractivo: la columna vertebral de ese equipo estaba compuesto por Berti Vogts (defensa de 19 años de edad), Günter Netzer (centrocampista de 21 años) y el delantero Josef Jupp Heynckes (de 20 años). Ese equipo ganaría cinco títulos de Bundesliga desde 1969-70 hasta la 1976-77. En medio, el Bayern se llevó tres Ligas consecutivas (1971-72 hasta 1973-74).

Pues bien, cuatro jugadores que brillaron en la Edad de Oro del conjunto renano, también lo hicieron vestidos de blanco en el Real Madrid. Tres en el terreno de juego y el restante, en el banquillo blanco.

El primero de todos fue Günter Netzer. El centrocampista llegó en el verano de 1973, cuando se volvieron a abrir las fronteras a los jugadores extranjeros. Ante la imposibilidad de fichar a Cruyff, Bernabéu decidió fichar a este jugador melenudo, con notable físico, buen recorrido y gran calidad técnica. Había brillado con una gran actuación (con gol) con la selección alemana en Wembley (donde los germanos se impusieron por un contundente 1-3). Era un partido clasificatorio para la Eurocopa de 1972. Ese duelo se tomó como la revancha de la final del Mundial de 1966, con el gol/no gol de Hurst. Netzer, además, era el líder del Borussia. Su fichaje costó 1.800.000 marcos alemanes, o lo que es lo mismo, 36 millones de pesetas. De blanco estaría tres temporadas, hasta 1976, jugando 100 partidos (85 de Liga, ocho de Copa de Europa, seis de Recopa y uno de Copa de la UEFA) y anotando 13 goles. Ganó dos Ligas y dos Copas (pertenecía a la plantilla, pero los extranjeros no podían jugar la Copa), antes de irse al Grashopper suizo, donde pondría punto y final a su carrera futbolística.

Ese año de 1976 llegaría otra figura del Borussia Mönchengaldbach a la disciplina madridista. Fue el danés Henning Jensen, que llegaba para suplir la marcha de Günter Netzer. El Madrid pagó casi 50 millones por su traspaso, aunque hubo rumores de que quedaba libre, puesto que su contrato con el conjunto renano expiraba, y curiosamente fue fichado mientras estaba de vacaciones. Su físico (1.85 metros de altura), su juego (solía decir que actuaba mejor en la mediapunta, aunque en el conjunto blanco le tiraban hacia la banda) y su olfato goleador (había sido el tercer máximo goleador del equipo alemán, por detrás de Heynckes y Simonssen). Jensen jugaría 101 partidos vestido de blanco, marcaría 18 goles (entre ellos el gol 300 del Madrid en la Copa de Europa) y ganaría, como Netzer, dos Ligas.

Justo un año después de la llegada de Jensen, el Madrid fichó a Ulrich ‘Uli’ Stielike. Es el jugador que más tiempo estaría en el equipo blanco: desde 1977 hasta 1985: venía a suplir a Breitner, que regresaba a Alemania. En las ocho temporadas que vistió de blanco, jugó 308 partidos en siete competiciones (51 goles). Su pundonor, entrega, sacrificio, calidad… le hicieron ganarse el cariño de la afición blanca. Sus roces con Juanito y su salida, tras no llegar a un acuerdo con Mendoza, le quitaron cierto protagonismo en el Madrid de comienzos de la década de los 80. Como Netzer, se marchó a Suiza, en su caso a las filas del Neuchatel Xamax.

Habría que esperar 12 años para tener al cuarto miembro del Borussia Mönchengladbach en las filas madridistas. En su caso fue en el banquillo donde estuvo. Es Jupp Heynckes, exdelantero (con mucha pólvora), que fue entrenador del conjunto blanco durante una temporada: desde 1997 hasta 1998. En esa campaña ganó una Supercopa de España (derrotó al Barcelona en el encuentro de vuelta con un contundente 4-1) pero, sobretodo, su gran triunfo fue la conquista de la Séptima Copa de Europa. Ayudó a cerrar una herida que duraba 32 años con un triunfo, justo, por la mínima a la Juventus (1-0, gol de Mijatovic), justo en una semana en la que llegó a presentar la dimisión al entonces presidente Lorenzo Sanz. Tras ese partido, dejó la disciplina blanca.

Hoy, el Real Madrid juega por primera vez en Mönchengladbach (las dos veces anteriores que se enfrentaron lo hicieron en Düsseldorf). Una ciudad en la que durante la década de los 70 dominaron Los potros, cuatro de los cuales dejaron su huella también en el Real Madrid...