INGLATERRA

Los cuatro problemas de Arteta

El Arsenal no ha encontrado destino para Özil, Sokratis, Kolasinac y Mustafi. Juntos, suponen más de 38 M€ en salario para el club. Dos no serán inscritos en la Premier.

Los cuatro problemas de Arteta
PAUL CHILDS Action Images via Reuters

El Arsenal y Mikel Arteta comenzaron como un noviazgo, pero la relación no tardó en consolidarse y el ascenso del vasco hizo las veces de boda deportiva. El club ha dado a su entrenador una plantilla competitiva y ha sumado a grandes nombres como Gabriel, Willian o Thomas para la causa. Así corresponden la solidificación del proyecto a manos del español, coronado por sus dos primeros títulos como entrenador (FA Cup y Community Shield). Sin embargo, en todo matrimonio surgen los problemas y en este binomio hay cuatro: Mesut Özil, Sokratis Papasthopulos, Sead Kolasinac y Shkrodan Mustafi.

Este cuarteto, formado por jugadores que no hace mucho llegaban como refuerzos de garantías y eran renovados como las estrellas que eran (Özil), había visto como el Arsenal le ponía la maleta en la puerta. Sin embargo, por unas circunstancias u otras, ninguno ha seguido el camino que sí han hecho otros como Lucas Torreira o Matteo Guendouzi, cedidos al Atleti y al Hertha Berlín a última hora. El problema es doble, deportivo y económico. En lo futbolístico, con ellos cuatro, el Arsenal cuenta con 19 jugadores no formados en la casa y el máximo que permite inscribir la Premier League son 17. Esto hace que dos de ellos deban ser excluidos de la lista de inscritos que Arteta debe entregar antes del día 20. Todas las papeletas apuntan hacia Özil y Sokratis, al haber sido ya apartados de la Europa League venidera.

En lo económico, es sencillo. Un rápido vistazo a los salarios de los protagonistas arroja una cifra: más de 38 millones de euros. Esa es la cantidad que corresponde al salario conjunto del cuarteto y que el Arsenal deberá desembolsar a unos jugadores que apuntan a pasar sus días entre la grada y el banquillo. El caso de Özil es el más hiriente, toda vez que comparte el puesto de mejor pagado de la plantilla con un recién renovado Aubameyang, con quien duele comparar rendimientos. Ya dijo el turcoalemán tiempo atrás que él tenía pensado cumplir su último año de contrato ("Estoy aquí hasta el último día de nuestro acuerdo") y todo apunta que así será. En tanto que por los otros tres apenas han llegado ofertas satisfactorias para ninguna de las partes.

Arteta y su puño de hierro

Sea como fuere, Arteta ha demostrado que no le temblará a la hora de apartar jugadores de la rutina diaria. Los casos del propio Özil y de Guendouzi así lo demuestran. En el caso de Mesut, sus actuaciones sobre el campo no han ido acorte a su caché ni a sus posibilidades, mientras que la indisciplina del francés le hizo pasar de promesa a descarte en cuestión de horas. El español mostró no ser laxo y les apartó de cara a la recta final del curso pasado. El otrora mediapunta estrella del Arsenal y la selección alemana ya sabe lo que hay. Veremos si la lista del próximo día 20 confirma lo deslizado para la Europa League. Arteta tiene cuatro problemas y debe lidiar con ello.