ATLÉTICO DE MADRID

Los 10 fichajes del Atlético que no han llegado a debutar

Desde la llegada de Simeone se han llevado a cabo 66 fichajes, pero el 15% no llegó a jugar ningún partido oficial con la camiseta rojiblanca.

Demichelis, Diogo Jota, Santos Borré y Demichelis.
AS

El Atlético está viviendo un mercado de fichajes en plena calma. Hasta el momento en la primera plantilla tan solo ha habido un cambio de cromos en la portería: Ivo Grbic por Adán. Además Caio Henrique se ha marchado traspasado al Mónaco después de haberle recuperado de su cesión al Gremio. Ahora las incorporaciones se encuentran a la espera de que se produzcan salidas.

Pero desde la llegada de Simeone al club en diciembre del año 2011 han sido habituales las operaciones para incorporar jugadores. Un total de 66, con España (20) y Portugal (16) como principales mercados. Algunos han tenido un rendimiento fantástico (Griezmann, Oblak, Giménez...) y otros no cumplieron con las expectativas (Jackson, Gaitán, Lemar...). Pero directamente 10 de los 66 jugadores firmados por el club no han llegado a debutar, el 15% de los fichajes en este periodo. Alguno de ellos, especialmente Nehuén, está a tiempo de hacerlo. Eso sí, en varios casos se marcharon traspasados dejando más dinero en caja del que costaron. 

Nehuén Pérez: vuelve de cesión y su futuro está en el aire

El central argentino firmó en el mercado invernal de 2018 por 2,5 millones. Tras unos meses entrenando a las órdenes de Simeone, salió cedido al Famalicao portugués, donde ha desarrollado todas sus virtudes. A sus 20 años es uno de los centrales más prometedores del mundo y el Ajax estuvo cerca de hacerse con sus servicios por 25 millones antes de la crisis sanitaria del coronavirus. Ahora falta por ver si se queda, en el caso de que salga alguno de los centrales en plantilla o se le busca club en forma de cesión o traspaso. En el Famalicao ha demostrado carácter, posicionamiento, juego aéreo y una gran seguridad pese a su edad. Capitaneando a la selección argentina Sub-23 consiguió la clasificación a los Juegos Olímpicos también con un rendimiento fantástico. 

Nicolás Ibáñez: el delantero del San Luis

El Atlético anunció el verano pasado que se convertía en el propietario del delantero argentino que milita en la sucursal rojiblanca mexicana. Durante el verano pasado ya le sufrió, ya que superó a Oblak en el empate entre los dos equipos rojiblancos. Un goleador con recursos en el área y un gran remate de cabeza, que en la temporada 2018-19 marcó 22 goles en 42 partidos, la temporada pasada hizo 14 en 28 y en el inicio de esta lleva tres tantos en siete encuentros. No parece probable que vaya a vestir nunca la camiseta del Atlético, aunque con 26 años podría ser traspasado a un club europeo. 

Jonny Otto: firmado por 7 millones y vendido por 20

El lateral fichó desde el Celta en verano de 2018, pero no llegó a enfundarse la camiseta rojiblanca antes de salir cedido al Wolverhampton. El control presupuestario de LaLiga impedía al Atlético inscribir futbolistas, pero se entendía como una oportunidad de mercado un lateral izquierdo que siendo diestro podía jugar sin problemas también en el carril contrario. En su primera temporada en los Wolves disputó 39 partidos, algo que sirvió para debutar con la Selección y que llevó al club inglés a afrontar su traspaso por unos 20 millones. En su segundo curso era indiscutible, con 48 encuentros disputados (dos goles) antes de sufrir una grave lesión de rodilla. Jonny podía haber sido un recurso para los dos laterales colchoneros.

Diogo Jota: firmado por 7 millones y traspasado por 14

El portugués llegó al club como toda una joven promesa en el verano de 2016. Había brillado en el Paços Ferreira con 18 años, anotando 14 goles en 35 partidos como extremo izquierdo. Diogo Jota sí que llevó a cabo la pretemporada con el Atlético, llegando a marcar en el amistoso contra el Crotone, pero la llegada de Gaitán a la par como gran estrella de la liga portuguesa le dejó sin sitio. Salió cedido al Oporto, con un papel importante y haciendo nueve goles en 38 partidos bajo el mando de Nuno. El propio técnico portugués pediría al Wolverhampton hacerse con sus servicios para intentar el ascenso. En su cesión al equipo inglés anotó 18 tantos en 46 partidos, completamente desequilibrante y una de las estrellas del regreso a la Premier. Los Wolves ejercieron la opción de compra por 14 millones y se quedaron con el portugués en propiedad. La temporada pasada Jota hizo 16 goles, 7 en la Premier y 9 en la Europa League, algo que le sirve para estar concentrado con la selección portuguesa junto a João Félix. Con 23 años, por nivel podría haber tenido una oportunidad en el Atlético. 

Demichelis: firmado libre, se marchó a cambio de Alderweireld (7 millones)

El caso del argentino es uno de los más curiosos. Había dejado tres grandes temporadas en el EuroMálaga y al finalizar su contrato en 2013 firmó por el Atlético con el beneplácito de Simeone, que veía en su compatriota un veterano fantástico para pelear el sitio con Godín y Miranda. Después de llevar a cabo la pretemporada, el Manchester City se lanzó a por su fichaje, convenciendo al jugador. El Atlético recibió a cambio a Alderweireld desde el Ajax en un traspaso cifrado en unos siete millones. Con el belga se acabaría conquistando LaLiga, mientras que Demichelis vivió tres grandes años en el City antes de volver a España, al Espanyol y al Málaga donde colgó las botas. 

Santos Borré: fichado por 2,7 millones y vendido el 50% por 3,5

El colombiano llegó un año antes que Diogo Jota y ha sido un caso similar. Firmado como promesa muy joven en 2015, en su caso con 20 años, Borré ha ido progresando mucho en su carrera después de una primera cesión en el Villarreal. River compró la mitad de su pase y ha explotado en las dos últimas temporadas como segundo delantero. La última, con 17 goles en 29 partidos, algo que ha provocado que el Atlético se haya planteado recomprar al jugador, bien para quedárselo o para volver a venderlo, aunque parece que no será así. Borré goza de un gran cartel en Sudamérica. 

Roberto Jiménez: fichado por 6 millones y traspaso por otros 6

Muy extraño fue el caso de Roberto en 2013, cuando Courtois era el portero titular cedido por el Chelsea. El Benfica le traspasó al Atlético por seis millones, pero sin llegar a entrenar se marchó a Olympiacos, que acabaría pagando otros seis millones por él. Desde entonces ha jugado en el Espanyol, Málaga, West Ham y ahora lo hará en el Valladolid. Su nombre llegó a aparecer como posible recambio de Adán este mismo verano. 

André Moreira: Firmado por 0,3 millones y salió libre

El portero portugués ha sido un fantasma en el club. Ha ido enlazando cesiones sin desligarse del Atlético hasta el verano pasado, donde su escasa progresión llevó al club a rescindir su contrato. Firmado en 2014, llegó a convertirse en el suplente de Oblak en la temporada 2016-17, pero nunca consiguió debutar. Entre medias salió al Moreirense, União Madeira, Belenenses, Sporting de Braga, Aston Villa, Feirense y Belenenses de nuevo en todos ellos como cedido hasta quedarse finalmente en este último. 

Velázquez: Fichado por 1,1 millones y se fue libre

Con Emiliano Velázquez se buscó una operación similar a la de Giménez. Firmado en el verano de 2014 también desde Danubio, no tuvo el calado de su compatriota. No llegó a vestir la camiseta rojiblanca y comenzó a enlazar cesiones para intentar demostrar su valía. Primero en el Getafe, luego en el Sporting de Braga y finalmente en el Rayo, donde ha echado raíces.  El uruguayo se ha asentado como central en el equipo vallecano y con 26 años aspira a volver a jugar en Primera. 

Bernard Mensah: incorporado por 6 millones y vendido por 3

El ghanés se había destapado con su buena temporada en el Vitoria de Guimaraes y fichó por el Atlético en 2015. Un centrocampista con llegada, ida y vuelta y muy joven. Sin embargo, en su primer día en la oficina comprobó que no le iba a resultar fácil. En su primera sesión con el Profe Ortega acabó vomitando sobre el césped del Cerro del Espino. El Atlético le fue buscando cesiones a ver si destapaba esas características que se le habían visto en el fútbol portugués, pero el africano nunca explotó. Ni en el Getafe (10 partidos) ni en su regreso al Guimaraes volvió a ser lo mismo. Encontró acomodo en el fútbol turco, primero en el Kasimpasa y luego en el Kayserispor, que acabó haciéndose con sus servicios. Esta temporada, con 25 años, jugará cedido en el Besiktas.