ATLÉTICO DE MADRID

La operación salida del Atlético de Madrid se atasca

El equipo rojiblanco vuelve mañana a los entrenamientos con las únicas bajas de Adán y Caio, que no formaba parte de la plantilla. Sin salidas no hay llegadas.

Thomas Lemar y Mario Hermoso.
JAVIER BARBANCHO REUTERS

El Atlético tiene claro que para que haya fichajes primero tiene que haber salidas. Es la condición necesaria para poder lanzarse a por el refuerzo de un mediocentro, con Marc Roca a la espera, un delantero tras una temporada aciaga con el gol o un segundo lateral izquierdo. Sin embargo, esa operación salida se encuentra parada. La crisis económica conllevada por el coronavirus afecta a todos los ámbitos de la vida y no solo ha golpeado con fuerza al Atlético.

Los principales clubes europeos están en una situación económica delicada, por lo que no se esperan grandes dispendios como en años anteriores. El Atlético tiene claro que no quiere trastocar su columna vertebral después de que la temporada pasada ya hubiese un cambio de ciclo, con la salida de cinco jugadores fundamentales y la llegada de otros tantos que han necesitado un periodo de adaptación en ese año definido por el Cholo como de transición. Así los Oblak, Giménez, Thomas, Saúl, João Félix y compañía no saldrán por menos de su cláusula.

Pero sí que hay otros futbolistas que han tenido protagonismo, principalmente tras el parón, con la acumulación de partidos y las cinco sustituciones, pero cuyas bajas se entienden como necesarias para poder reforzarse. Y ahí llega el problema, ya que las ofertas escasean. El Atlético trabaja desde el primer día de mercado para dar salida a uno de sus tres laterales derechos, con Trippier como el futbolista más importante ahí, pero también con mayor cartel, Arias con la condición de extracomunitario y Vrsaljko con más dificultades para recibir ofertas después de sus múltiples lesiones. De momento ninguno ha recibido ofertas que satisfagan las pretensiones.

Sueldos importantes

También podría salir algún central, principalmente un Hermoso que no ha quedado satisfecho con los minutos que ha tenido como cuarto jugador en el puesto. Pero, pese a su juventud y buen cartel, tampoco hay una oferta definitiva. Si se marcha, Nehuén Pérez está llamado a ocupar su hueco, aunque también el argentino está abierto a ofertas con la Roma como último pretendiente. Sin embargo traspasar al jugador de 20 años es arriesgado, ya que en su cesión en el Famalicao ha demostrado que tiene un gran potencial y su venta podría ser perjudicial mirando al futuro.

En ataque Herrera, Lemar, Vitolo o Costa pueden abandonar la plantilla, pero no hay nadie dispuesto a hacerse cargo de sus salarios y además de un traspaso. Una vía a estudiar, principalmente en el caso del francés, es intentar incluirle en una operación de intercambio, como ya ha sonado con el Arsenal por Lacazette. Por el momento la operación salida tan solo fluye con los jugadores del Atleti B, bien como traspasados o como cedidos (Clemente, Carlos Isaac, Alex dos Santos, Diego Conde, Cedric, Poveda, Montero...). Así el Atlético se plantará en el primer día de trabajo con el único fichaje de Ivo Grbic para cubrir las ausencias de Oblak en portería y con una plantilla amplia donde varias caras podrían no iniciar la Liga de rojiblanco, pero mientras sigan aquí evitarán más llegadas.